Logotipo Caloryfrio
Menu
Paneles para aislamiento térmico y acústico de cubiertas ventiladas ISOVENT® de Isosystem

Paneles para aislamiento térmico y acústico de cubiertas ven…

Isosystem, líder italiano en aislamiento...

Nueva tarifa de Mitsubishi Heavy Industries 2020

Nueva tarifa de Mitsubishi Heavy Industries 2020

Mitsubishi Heavy Industries, marca ja...

Soluciones de eficiencia energética de Orkli

Soluciones de eficiencia energética de Orkli

Si preguntáramos a un ni&ntild...

Prev Next

¿Ventanas de PVC, aluminio o madera? Claves para elegir una ventana

Claves para elegir una ventanaLa ventana es un elemento clave en la vivienda, y por ello debemos prestar especial atención a la hora de hacer su compra. Debemos tener en cuenta que es una decisión importante, porque es un elemento que nos va a acompañar a lo largo de 40 o 50 años en nuestros hogares. Además, no es un producto que se pueda devolver y reemplazar por otro si al tenerlo en nuestra casa no cumple con las expectativas esperadas.

A continuación, en este artículo se van a dar las claves para poder tomar una decisión acertada de acuerdo con las necesidades particulares de cada vivienda. ¿Qué es mejor, ventanas de PVC o de aluminio? Analizaremos los materiales, el aislamiento que aportan, su seguridad, durabilidad, mantenimiento, diseño y precio para averiguarlo.

Material de las ventanas

La eficiencia energética que la ventana aporte a la vivienda dependerá del material elegido. Para decantarnos por un material u otro, deberemos tener en cuenta el nivel de aislamiento térmico, acústico y de seguridad que pretendemos alcanzar, así como la situación de la vivienda o el clima.

Aunque existen diversos materiales en el mercado vamos a hacer un resumen de los 3 principales materiales:

Ventanas de PVC: El PVC es un material que proviene de la sal (57%) y el petróleo bruto (43%). Su origen está en la combinación química de carbono, hidrógeno y cloro es lo que se conoce como policloruro de vinilo, es decir, el PVC. La característica principal es que es un material no conductor eléctrico y térmico, lo que convierte este material en un buen aislante de forma natural.

Ventanas de aluminio: Este elemento químico es un metal que está presente en grandes cantidades en nuestro planeta. Su tenacidad, maleabilidad y ductilidad lo convierten en un material muy apreciado para la fabricación de diversos tipos de productos.

Ventanas de madera: La madera es una materia prima de origen vegetal. Es un recurso renovable, abundante, orgánico, reciclable y con el cual es muy fácil de trabajar, además de ser un excelente aislante. 

Aislamiento térmico 

Una vivienda bien aislada se traduce en confort y en un importante ahorro energético, gracias a unas menores pérdidas energéticas en forma de calor por la fachada. Para evitar este tipo de pérdidas, debemos elegir el material adecuado para la ventana unido a un vidrio con propiedades térmicas.

El aislamiento térmico de un material se define por su coeficiente de conductividad térmica λ (W/mºK). Cuanto menor sea este valor significa que estamos ante un material más aislante.

Aislamiento de la ventana de PVC

La ventana de PVC tiene un coeficiente de 0,17 W/mºK. Su sistema de cámaras de aire y sus propiedades aislantes del frio y del calor, conseguirán que la ventana tenga una temperatura agradable al tacto tanto en invierno como en verano, con el consiguiente ahorro de energía.

Aislamiento de la ventana de aluminio

La ventana de aluminio, al estar fabricada con un metal, tiene una alta conductividad 204 W/mºK. Para reducir estos valores, las ventanas se fabrican con rotura de puente térmico (inclusión de piezas no conductoras), para así tener mejores propiedades aislantes, aunque va asociado un sobrecoste.

Aislamiento de la ventana de madera

La ventana de madera, por su parte, cuenta con un coeficiente de 0,21 W/mºK, por lo que es un elemento aislante por naturaleza que aporta calidez y confort, al mismo tiempo que son eficaces para evitar los puentes térmicos.

Aislamiento acústico 

En nuestros hogares es muy importante disfrutar del silencio y la tranquilidad aislándonos de los molestos ruidos del exterior. El tráfico, las terrazas de bares o las discotecas son causantes de la llamada contaminación acústica, que puede llegar a ser perjudicial para los ocupantes de una vivienda. Por ello, debemos elegir un material adecuado para las ventanas, además de un vidrio con propiedades acústicas.

El impacto acústico siempre vibrará más en una ventana de aluminio, al ser un metal, que en una de PVC o madera que absorben mejor el impacto. Esta diferencia de vibración es imperceptible al oído humano, pero si se aprecia la diferencia en los ensayos y además se traduce después en una falta de confort acústico.

Debemos recordar que los datos, tanto del aislamiento térmico como acústico, se pueden consultar en la etiqueta energética de la ventana.

Seguridad

En cuanto a seguridad, lo que se debe tener en cuenta es la elección del cristal y del herraje adecuados (seguridad RC1, RC2…) más que en el tipo de perfil, ya que todos nos aportarán seguridad a nuestra vivienda.

Resistencia al fuego 

El PVC es un material difícilmente inflamable, no propaga la llama, no gotea y además cuenta con la ventaja de ser autoextinguible si se retira el foco de la llama. Es decir, el PVC por sí solo no arde.

El aluminio es un material incombustible, pero tiene una alta conductividad térmica, por lo que puede alcanzar muy altas temperaturas. También es importante mencionar que no desprende gases nocivos ni humos.

La madera tiene un buen comportamiento frente al fuego; se quema, pero no es inflamable. Es imposible evitar que la madera sea combustible, pero existen métodos, mediante la aplicación de agentes químicos al material, que colaboran en el retardo de la combustión.

Durabilidad y mantenimiento 

Las ventanas de PVC están hechas de un plástico altamente resistente con grandes cualidades aislantes:

  • Gran durabilidad, se estima una vida útil media de 50 años.
  • Permanece inalterable antes los agentes externos (contaminación, salinidad, agentes corrosivos, humedad, radiación solar…).
  • Mantenimiento muy bajo: se deben engrasar los herrajes metálicos y partes móviles para que funcionen correctamente sin perder sus propiedades.
  • Fácil de limpiar, tanto los perfiles de PVC como las juntas de cierre y acristalamiento con un paño, agua y jabón.

El aluminio es un metal muy demandado en la construcción por su alta durabilidad.

  • La vida útil de una ventana de aluminio se estima superior a 50 años.
  • Se debe recordar que en zonas costeras las ventanas de aluminio se ven afectadas por el ambiente salino, lo que favorece la aparición de corrosión.
  • El mantenimiento es sencillo: acondicionar y engrasar los herrajes para que la ventana no pierda movilidad, así como revisar y limpiar las juntas.
  • El aluminio es un material que no atrapa la suciedad, por eso se pueden limpiar con agua y jabón, teniendo cuidado de evitar usar productos que puedan provocar arañazos en la superficie.

La ventana de madera ha mejorado su fabricación con los años, solventando los problemas de posibles deformidades con el cambio de temperatura.

  • Vida útil: con un adecuado mantenimiento tiene una gran durabilidad.
  • Mantenimiento: requiere de cuidados muy específicos para evitar moho, insectos o deterioro por el paso del tiempo. Es necesario darle una capa de barniz cada cierto tiempo para que se restaure la impermeabilidad y la protección ante los rayos ultravioleta del sol. Si el barniz está deteriorado hay que lijar previamente.
  • Las ventanas de madera requiere limpiarlas con frecuencia para que no se acumule polvo y suciedad. Para ello se usa un pincel o brocha suave para quitar la primera capa de suciedad y después pasa un paño humedecido de agua templada para limpiarlas.

Diseño y colores

En la actualidad, la tendencia es hacer ventanas cada vez más grandes para aprovechar la luz natural y en colores blancos y grises para así establecer contrastes. Pero lo importante es que hay una gran variedad al alcance del usuario para que haga de su hogar un lugar especial.

  • La ventana de PVC, con el paso de los años, tiene más posibilidades de aportar diseño y exclusividad con una amplia gama de colores, algunos con texturas y acabados únicos como pueden ser realwood, acrycolor, spectral… manteniéndose el color inalterable en el tiempo.
  • La ventana de aluminio tiene múltiples posibilidades de diseños y colores. Cuentan con la opción de lacados RAL sin límites, posibilidad de anodizado, lacados maderas… pero sí que es cierto que pueden presentar problemas de decoloración. Otra ventaja de la ventana de aluminio es que tiene la posibilidad de trabajar con perfiles más estrechos que aportan diseño y luz a los hogares.
  • La ventana de la madera en cuanto al diseño y colores está mucho más limitada, porque, aunque se han incluido nuevas tonalidades, la variedad es más pequeña. Su principal ventaja es que aporta calidez al hogar.

Comportamiento ecológico

Ahora es interesante también analizar cómo de sostenible pueden llegar a ser las ventanas que instalamos en nuestro domicilio.

  • La ventana de PVC, es reciclable y requiere muy pocos recursos para su fabricación, lo cual disminuye las emisiones de CO2 asociadas a dicho proceso. También es un producto muy eficiente energéticamente, y eso ayuda a reducir el consumo de energía en la vivienda.
  • La ventana de aluminio está hecha de un material reciclable, pero que en este caso requiere de mucha energía para su fabricación, lo que aumenta las emisiones de CO2.
  • Con respecto a las ventanas de madera, el propio material es beneficioso para el medio ambiente; es renovable, natural, reciclable, sostenible, reutilizable y no es tóxico. Siempre es recomendable asegurarnos de que la madera que consumimos provenga de bosques de producción sostenible.

Precio 

Si comparamos una ventana de PVC con una ventana de aluminio con rotura de puente térmico, e igualando las prestaciones en cuanto aislamiento y calidad, el precio es muy similar, siendo ligeramente inferior el precio de la ventana de PVC.

Si la ventana es de aluminio, pero con prestaciones más bajas, por ejemplo, sin rotura de puente térmico, el precio sí puede ser inferior al de la carpintería de PVC.

La ventana de madera, si es de alta calidad y está fabricada con la tecnología adecuada para que requiera un mantenimiento inferior, el precio es más elevado que el de las dos anteriores.

Como se puede observar, a la hora de elegir una ventana existen múltiples factores que hay que tener en cuenta. La mejor recomendación es que te dejes asesorar por un experto a la vez que mediante estos consejos elijas la ventana que sea ideal para ti, ya que todas tienes sus ventajas y desventajas. El objetivo siempre es dar con unos cerramientos que te aporten calidad de vida, ahorro energético y te permitan disfrutar del confort con tu familia.

 

Modificado por última vez enLunes, 06 Julio 2020 11:54
volver arriba

Ventilación forzada de doble flujo EVO de Siber

La ventilación forzada para combatir la polución en las ciudades

Rehabilitación energética: conceptos clave - Entrevista a Oscar Del Rio (Knauf Insulation)

Morteros autonivelantes de anhidrita para suelo radiante ANHIVEL

Jaga Climate Designers: filosofía sostenible, climatización renovable y ventilación eficiente

Consejos para aislamiento de fachada ventilada, SATE o morteros - Tabiraterm

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes