Sedigas advierte un incremento del 7% en el coste del gas a la industria y al consumidor

sedigasLa demanda convencional, formada por el sector industrial y el doméstico-comercial, debería quedar al margen de la reforma eléctrica, según opina Sedigas, la Asociación Española del Gas.  La aplicación de una “tasa verde” al gas natural de forma generalizada, penaliza a sectores ajenos al problema del déficit eléctrico como son la industria y el consumidor doméstico-comercial. 

Tal y como se plantea en el Anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, una tasa de 2,79 céntimos /m3 penalizará la competitividad de la industria con un incremento del coste del gas de un 7%. Tampoco favorecerá a la economía doméstica, que deberá asumir ese mismo 7% junto con una importante alza en los precios al consumo repercutidos por el incremento del coste de la energía.

Adicionalmente el sector del gas afirma que la tasa es discriminatoria para el mercado convencional, ya que afecta a la competitividad del gas natural frente a otros combustibles con los que compite en los mercados industrial y doméstico-comercial, y que no han sido gravados por la misma tasa.

Por otro lado, el sector gasista considera que la tasa verde aplicada al gas natural es desproporcionada, ya que supone la aportación del 24% (804 millones) del total de la recaudación asignada a las empresas energéticas.

Además, en el caso de la generación eléctrica, el sector se verá afectado por el impuesto del 6% que grava las tecnologías de generación. Cabe recordar, que las centrales de ciclo combinado están soportando unos índices de utilización bajos (utilización media del 20% en 2012). Las causas son el incremento de energía a través de fuentes renovables, el incremento de la electricidad producida por carbón, las altas temperaturas, así como la crisis económica y el menor consumo de energía eléctrica.

El sector gasista considera que la solución del problema eléctrico no pasa por producir desequilibrios en un sistema altamente competitivo como es el gasista.

El gas es una fuente energética limpia, abundante, segura y, sobre todo, altamente competitiva que, en condiciones de libre mercado, equitativas para todas las energías en competencia, debe convertirse en uno de los motores económicos que necesita España. En tan solo 40 años, el sector del gas ha construido todas las infraestructuras existentes creando una industria muy potente que hoy supone el 0,5% del PIB español, emplea a más de 150.000 trabajadores, y sigue invirtiendo a un ritmo de 1.000 millones de euros anuales.

Modificado por última vez enLunes, 17 Septiembre 2012 16:26
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes