Aislamiento térmico en los edificios

aislamiento térmico en los edificiosEl correcto aislamiento térmico de los edificios puede suponer ahorros energéticos, económicos y de emisiones de dióxido de carbono del 30%, por un menor consumo de energía en las instalaciones térmicas de los edificios.

El aislamiento térmico de una vivienda consiste en lograr que sus elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor, lo que se consigue incorporando materiales aislantes(*) en: muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos.

La entrada en vigor de del Código Técnico de la Edificación (aprobado mediante R.D. 314/2006) supone para este sector la consideración obligatoria de medidas de eficiencia energética en el proyecto de un edificio. A partir de la aplicación de este conjunto de normas, el parque edificatorio español va a reducir de forma notoria el consumo de energía de su sector, pues se empieza por construir edificios que de por sí, demanden menos energía para conseguir el mismo nivel de confort en su interior.

En España más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada; es decir, sin el necesario aislamiento térmico. Estos edificios son auténticos depredadores de energía y suelen ser, además, los que precisan de una rehabilitación por un determinado problema.

Tengamos en cuenta que el consumo de energía de las viviendas españolas supone alrededor del 20% del consumo total del país y que en los últimos 15 años se observa un crecimiento ascendente y sostenido. Por otro lado, España tiene una dependencia energética del exterior superior al 80%, por lo que cualquier medida de ahorro de energía resultaría muy beneficiosa, en primer lugar, para la factura energética del consumidor y, en segundo lugar, para la economía de todo el país.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITyC) en el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2012 incluye una medida estratégica dirigida a mejorar el aislamiento.

Así que tenga en cuenta que...


Un edificio bien aislado consume menos energía pues conserva mejor la temperatura en su interior.

Cuando haga una pequeña reforma en su casa aproveche para incorporar aislamiento por un coste reducido.

Instale ventanas de calidad con unidades de vidrio aislante (doble acristalamiento) con vidrio bajo emisivo y marcos con "rotura de puente térmico" que son muy eficientes energéticamente.

Obras de fontanería: aproveche el cambio de tuberías de agua caliente de la vivienda para aislarlas correctamente.

Aproveche cualquier obra de modificación de los revestimientos interiores (techos, paredes, suelos) para incluir aislamiento térmico.

Cuando cambie el pavimento piense en la posibilidad de aislarlo planteando un enfoque energético además del ornamental o decorativo.

No desdeñe aislar térmicamente las fachadas de los patios de luces y galerías interiores o de ventilación, las ventajas pueden ser notables.

Los cerramientos que separan los edificios, viviendas o zonas comunes, también deben ser objeto de atención en el proceso de rehabilitación térmica.

¡Muy importante!


Debe tener en cuenta que la rehabilitación térmica se paga por sí sola.

El coste que suponga acometer esta reforma se verá compensado en una menor factura de energía.

Una rehabilitación térmica media, considerando el coste total de la obra y del aislamiento, se puede amortizar en 5-7 años.

Considerando la larga vida media del aislamiento, se podrá ahorrar en ese periodo de 8 a 9 veces más de lo que costó toda la rehabilitación.

Artículo y video cedidos por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía)

Modificado por última vez enJueves, 29 Mayo 2014 12:13
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes