Soluciones para el diseño de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo

edificios-consumo-energia-casi-nulo

Los edificios representan cerca del 40% del consumo final de energía, una cifra verdaderamente elevada que ha llevado a la Unión Europea a tomar medidas mediante la promulgación de nuevas normativas en materia de eficiencia energética, cuya aplicación y ejecución se han convertido en prioridad absoluta para el establecimiento de la Unión de la Energía.

La normativa más importante es la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios 2010/31/UE, aprobada el 19 de mayo de 2010 que, en su artículo nueve, establece como objetivo específico que antes del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos deben tener un consumo de energía casi nulo o muy bajo; además, la cantidad de energía casi nula o muy baja que requieran dichos edificios deberá proceder, en una proporción muy significativa, de fuentes de energía renovable. Ese mismo objetivo de consumo, pero con una fecha límite más temprana -31 de diciembre de 2018-, se aplica a los edificios nuevos que sean propiedad de las autoridades públicas y que estén ocupados por ellas.

La Directiva también dispone que los Estados miembros apliquen políticas de apoyo que fomenten la adaptación del parque inmobiliario existente a unos niveles de consumo de energía casi nulo y, aunque es cierto que algunos países han aumentado a nivel nacional las medidas destinadas a impulsar el número de edificios con un consumo de energía casi nulo, desde la UE animan a los Estados miembros a multiplicar sus esfuerzos para garantizar que, en las fechas límite previstas en la Directiva, todos los edificios nuevos tengan ya ese nivel de consumo.

La legislación española aún no cuenta con una definición de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (ECCN); sin embargo, sí están bien definidas y se utilizan con regularidad las regulaciones que implican los certificados de eficiencia energética. Se requiere que los nuevos edificios públicos alcancen, al menos, una letra de clasificación energética "A”, pero no se dice nada en relación con la renovación de los edificios existentes.

Con el objetivo de ahondar en algunos temas relacionados con los EECN, la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración (ATECYR) organizó una Sesión Plenaria en la última edición de la Feria Climatización bajo el título “Soluciones prácticas en el diseño de un Edificio de Energía Casi Nulo” en la que intervinieron Pedro Vicente Quiles, miembro de la Junta Directiva y del Comité Técnico de ATECYR; Ricardo García San José, Director Técnico de Factor4 y Vicepresidente del Comité Técnico de ATECYR; Juan Travesí, Vicepresidente de ATECYR y Socio Director de proyectos de ACH; y Laura Soto, arquitecta del Instituto Valenciano de la Edificación (IVE).

En líneas generales, los ponentes fueron desgranando diversos asuntos de interés para el sector, poniendo el foco de atención en explicar las diferentes formas que, tanto en diseño como en rehabilitación, se pueden adoptar para lograr un consumo de energía neta casi nula en los edificios, tanto en su envolvente térmica como en la integración de sistemas pasivos para alcanzar el bienestar de las personas. También hicieron referencia a la importancia que tiene en los edificios EECN la integración de diferentes fuentes renovables -in situ o en el entorno de los edificios- y de cómo lograr una mayor eficiencia -tanto técnica como económica-, en los sistemas técnicos convencionales de consumo de energía fósil, además de desvelar la importancia que tiene el uso del mantenimiento y la gestión energética para que los consumos casi nulos se mantengan en la vida útil del edificio.

Proyecto PROF TRAC para mejorar la formación

Uno de los protagonistas de la Jornada fue el proyecto PROF TRAC, una plataforma educativa para la formación continua de los profesionales del sector de Edificios de Consumo Casi Cero que pretende lograr una nueva forma de trabajar mediante equipos multidisciplinares. Un tipo de enfoque que, en opinión de los ponentes, es esencial, pero que no suele ser habitual, especialmente en proyectos medianos y pequeños, en los que no suele haber intercambio de información entre las partes. El proyecto está dirigido a arquitectos, ingenieros, gestores de edificios y otros profesionales vinculados con el diseño, construcción, gestión y uso de edificios EECN nuevos o rehabilitados.

El plan incorpora cursos de formación nacionales, con el objetivo de ayudar a los técnicos a actualizar los conocimientos y sus métodos de trabajo para poder participar en un proceso de diseño de edificios EECN, el los que los asistentes obtienen conocimientos de los parámetros clave a tener en cuenta en el diseño y funcionamiento de este tipo de edificios.

Los técnicos asistentes desarrollan un trabajo de colaboración entre las partes implicadas en un proyecto, enfocado al entendimiento mutuo de los retos que se presentan en su desarrollo. Los participantes se integran en un proceso de diseño y evaluación de alternativas de forma competitiva, comparando sus propias soluciones con las propuestas por otros y contrastando sus ventajas e inconvenientes. Para ello, se emplean herramientas y metodologías de evaluación de las distintas soluciones técnicas propuestas y analizan su eficiencia práctica, así como su rentabilidad económica.

Tal y como se planteó durante la disertación del Proyecto, los edificios de consumo casi nulo requieren el conocimiento de nuevas técnicas y tecnologías, una afirmación con las que los ponentes se mostraron de acuerdo, llegando a afirmar que la tecnología que existe actualmente en el mercado es altísima, pero los proyectos, sin embargo, suelen incluir soluciones estándar. De hecho, incidieron en que la presión inmobiliaria ha sido tal, que se han llegado a hacer edificios con cuatro fachadas distintas en las que se ha aplicado la misma solución.

En este sentido, la colaboración entre arquitectos, ingenieros y gestores es fundamental. La formación, señalaron los ponentes, es esencial, pero consideran que no es la adecuada. Además, según los ponentes, existen una serie de barreras que están impidiendo el desarrollo de soluciones de consumo casi nulo, entre las que destacaron los conocimientos limitados de los agentes partícipes en el diseño, construcción y explotación del edificio; los procedimientos de trabajo no basados en grupos interdisciplinares y la ausencia de una certificación y cualificación armonizada en Europa sobre los técnicos y sus conocimientos.
 

Modificado por última vez enViernes, 24 Marzo 2017 12:28
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes