La solución más sencilla está en el aire: sistemas de ventilación para viviendas

Zehnder-ventilación

La Guía de Sistemas Eficientes y Energías renovables editada por la Asociación FEGECA publica un artículo sobre sistemas de ventilación para viviendas que desde Caloryfrio.com hemos querido compartir con nuestros lectores, recogiendo aquellos aspectos más relevantes en relación con el funcionamiento de las instalaciones de ventilación, en este caso, con recuperador de calor.

Pero antes de nada debemos definir la ventilación como  la técnica que permite sustituir el aire interior de un local, considerado inconveniente por su falta de pureza, temperatura inadecuada o humedad excesiva, por otro exterior de mejores características. Un sistema de ventilación permite cambiar, renovar, y extraer el aire interior de un recinto y sustituirlo por aire nuevo del exterior.

Los sistemas de ventilación abastecen las estancias de una vivienda con aire exterior fresco de una manera controlada. Generalmente, suelen contar con un regulador de varios niveles y cumplen varias funciones al mismo tiempo:
 
  • Renuevan el aire saliente con molestos olores y vapores de aire fresco, garantizando así la necesaria renovación del aire.
  • Reducen el CO2 y los compuestos volátiles y en denominado contenido VOC presente en el aire y que hace referencia a los compuestos orgánicos volátiles, es decir, sustancias químicas, liberadas, por ejemplo, por materiales de construcción, pegamentos y barnices, pero presentes también en el humo del tabaco y los gases de escape de los automóviles. También ofrecen protección efectiva contra sonidos molestos y ruidos.
  • Incrementan la calidad y reducen la humedad presente en el aire. Este hecho, incide en la protección de la estructura del edificio y contribuye a evitar la formación de moho  por la presencia de aire. Al mismo tiempo se aísla la propagación de ácaros domésticos gracias a la reducción de la humedad. (Los ácaros forman parte de los alérgenos más frecuentes en interiores).
Fegeca-ventilación-concentración-CO2
 
También se puede limpiar de polen el aire exterior, mediante la colocación de un filtro que se encargará de reducir la presencia de polen y otros alérgenos de manera muy eficaz.
 
Así, los sistemas de ventilación de viviendas ofrecen numerosas posibilidades para hallar una solución a medida de la demanda individual.
 

Instalaciones con recuperador de calor

 
La ventilación es necesaria. Sin embargo, suele conllevar una pérdida de calor, porque el aire fresco entra al interior desde el exterior. Tan solo los sistemas de ventilación que funcionan automáticamente pueden garantizar un equilibrio óptimo entre la necesaria entrada de aire del exterior y la mínima pérdida de calor.
 
Fegeca-ventilación-pérdida-calor
 
Se logra un ahorro energético máximo, cuando se aprovecha la energía del aire saliente caliente para precalentar el aire exterior frío entrante (recuperador de calor). Los sistemas más modernos son capaces de recuperar hasta el 90% de calor presente en el aire saliente. Para ellos se utilizan intercambiadores de calor por placas, circuitos líquidos, intercambiadores de calor rotativos y contracorriente, así como bombas de calor de aire de extracción.
 
Los requisitos mínimos que deben cumplir los sistemas de ventilación con recuperación de calor, están claramente definidos:
 
  • Garantizar la protección de la humedad y del intercambio  mínimo necesario de aire
  • Transmisión de calor eficiente como mínimo del 75%
  • Consumo eléctrico inferior a 0,45 Wh/m³
  • Filtrado del aire saliente y del aire entrante para asegurar la higiene
  • Conducto de condensación así como una apertura de flujo de retorno entre las salas de entrada y salida de aire.
 

Requisitos especiales

 
En los sistemas de ventilación con recuperador de calor, la humedad se condensa en el aire de extracción y se precipita como agua de condensación. El condensado se debe evacuar correctamente.
 
Además, deben protegerse los intercambiadores de calor de las heladas, por ejemplo mediante un registro precalentador o intercambiadores de agua salina o calentadores de aire. Al utilizarlos se consigue además un efecto secundario interesante, ya que se reduce también la demanda de calor para calentar.
 
Con respecto al mantenimiento y limpieza de estos sistemas de ventilación con recuperador de calor, la limpieza la debe realizar una empresa instaladora o mantenedora a través de un plan periódico. Los cambios o sustitución de los filtros los puede hacer el propio usuario.
 
El mantenimiento periódico ha de observar, al menos, las siguientes tareas de control y limpieza:
 
  • Las lamas del intercambiador de calor
  • Comportamiento del intercambiador
  • Los ventiladores
  • Compartimentos del aire, desagüe y posibles sensores
  • Regulación de las velocidades, anti-helada, bypass y cableados
  • Filtros (limpieza o sustitución)
 
Un buen mantenimiento y un buen sistema de regulación permite, en los servicios comunes, ahorros totales de energía superiores al 20%. Ante una ausencia de mantenimiento, los filtros incorporados a las unidades de tratamiento de aire se obstruyen, provocando un aumento en la pérdida de carga, la cual debe ser absorbida por los ventiladores.
 
Fotografía de portada: Zehnder Group
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Modificado por última vez enMartes, 21 Abril 2015 12:29
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes