Tipos de termostatos para regular la temperatura (infografía)

Un termostato es el componente de un sistema de regulación y control que abre o cierra un circuito eléctrico en función de un cambio de temperatura. Los termostatos son una herramienta imprescindible para regular la temperatura y por tanto, para asegurar la eficiencia energética de una instalación tanto de calefacción como de aire acondicionado. 

La programación de horarios, ajustes de temperatura, regulación por zonas mediante termostatos, cronotermostatos o válvulas termostáticas en el caso de los radiadores, pueden proporcionar ahorros de hasta un 30% y ayudarnos a hacer un uso más eficiente de la energía. A través de la siguiente infografía, veremos los distintos tipos de termostatos que existen.

Infografía sobre tipos de termostatos y sus funciones

Infografía ofrecida por:

Vaillant

www.vaillant.es

Termostatos mecánicos

Como definíamos al principio, en su versión más simple, un termostato está compuesto por un interruptor de encendido/apagado que se activa cuando un sensor interno en particular detecta una diferencia de temperatura. Los clásicos termostatos on-off simplemente indican a la caldera que pare una vez se alcanza la temperatura asignada para una habitación o zona determinada.

Hoy en día existen mecanismos de regulación mucho más sofisticados capaces de predecir ese cambio de temperatura antes de que se produzca, como es el caso de los termostatos modulantes para calderas de condensación, de los que hablaremos más adelante.

Los termostatos mecánicos basan su funcionamiento en el comportamiento físico de diversos materiales. Generalmente dos delgadas tiras de metales como hierro o cobre que se expanden o contraen hasta tocar un contacto eléctrico y completar un circuito, encendiendo o apagando el sistema de calefacción o de refrigeración.

Termostatos digitales

Los termostatos digitales utilizan sensores electrónicos de temperatura, mucho más exactos que los físicos. Los termostatos digitales muestran una información más completa a través de la pantalla y permiten más funciones de control. Pero sin duda, los elementos de regulación que más control permiten son los cronotermostatos o termostatos digitales programables, ya que cuentan con diversas funciones que permiten adaptar el funcionamiento del sistema de climatización a las necesidades y rutinas de sus usuarios, como son:

Programación horaria: los termostatos digitales programables pueden programarse con distintas temperaturas según la hora del día. Si una familia pasa todo el día fuera de casa, el equipo puede programarse para activarse a partir de las 7 de la tarde, activándose el “modo noche” con temperaturas más suaves a partir de las 10, por ejemplo.

Programación por días: esta función es realmente útil en segundas viviendas, pudiendo programar el encendido del equipo sólo sábados y domingos, los días en los que se va a utilizar la vivienda.

Programación por zonas: Cada zona de la vivienda necesita una temperatura de calefacción diferente, es importante ajustarla en cada caso y ocasión. Los últimos modelos de termostatos digitales cuentan con distintas terminales que permiten un control individualizado de los equipos en zonas diferentes: una habitación, varias o una planta entera, con opción para agrupar estancias con características comunes: las menos utilizadas, las orientadas a la zona norte, primera planta, etc.

Termostato digital WiFi: la funcionalidad WiFi de los termostatos más modernos nos permite controlar la calefacción a distancia y en cualquier momento, a través de dispositivos móviles como el Smartphone o la tablet. Las aplicaciones diseñadas por los fabricantes de termostatos permiten hoy en día programar al detalle el funcionamiento de la instalación lo que convierte a estos termostatos en una herramienta perfecta para ahorrar en calefacción y ganar en confort.

Termostatos modulantes, ahorros de hasta un 10% adicional

Los termostatos modulantes son un formato de termostato digital que adaptan la temperatura de los radiadores. Estos dispositivos controlan la temperatura ambiente de la estancia donde están instalados y, en función de esa temperatura, comunican con la caldera de condensación para reducir la temperatura de impulsión y por lo tanto, el consumo.

Los termostatos modulantes son de obligatoria instalación en obra nueva para regular el funcionamiento de una caldera de condensación según el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en la Edificación (RITE), que ofrece también la opción de instalar un sistema de regulación con sonda exterior. La sonda exterior es un dispositivo que permite anticiparnos a la temperatura exterior, adaptar la temperatura de impulsión de la caldera y por lo tanto, la emisión de los radiadores.

Al gestionar mejor el funcionamiento de la caldera, el rendimiento de la instalación es mucho mayor y el consumo, por tanto, es menor. La regulación modulante permite un ahorro en calefacción de hasta un 10% adicional.
 

Modificado por última vez enMartes, 04 Octubre 2016 09:45
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes