Diferentes tipos de humedades y cómo afectan a los edificios

Humedades edificaciónLa mayor parte de los daños que aparecen con el tiempo en los edificios están relacionados con el agua. Un elemento que a priori puede parecer inocuo pero que a la larga puede generar lesiones importantes en determinados elementos de un edificio. Hablamos de lesiones por humedades, las cuales se deben de tratar como lesiones en sí mismas o como causa de determinados procesos de deterioro.

Por un motivo o por otro, la presencia de humedades no controladas debe de limitarse y darle la importancia que se merece. Bien mediante un correcto diseño y ejecución, bien mediante la realización de tareas periódicas de mantenimiento o de reparación e incluso sustitución en su caso.

Clasificación de las humedades en función de su orígen

A continuación vamos a clasificar las humedades:

  • Por capilaridad. Son comunes en bases de muros en contacto con el terreno. La causa suele estar relacionada con una incorrecta ejecución de la impermeabilización que aísle de la humedad contenida en el terreno o peor aún, por su ausencia. El agua que no puede drenar el subsuelo, asciende por los poros de los materiales de la cimentación y del muro en un proceso natural. La solución es evidente.
  • De condensación. Pueden ser de dos tipos:

Condensaciones superficiales. Afectan a las superficies frías de muros y techos. Suelen estar relacionadas sobre todo con un exceso de humedad en el espacio interior debido a la escasa ventilación del mismo.

Humedades intersticiales. Se generan en alguna de las capas a lo largo de la sección del cerramiento afectado, donde la presión de vapor es superior a la presión de vapor de saturación. Si se producen, no pueden afectar al aislante térmico ya que reduce sus prestaciones térmicas. En ese caso es necesario recoger el agua condensada y evacuarla, o bien colocar una barrera contra el vapor en el interior.

Para reducir el riesgo de condensaciones es importante realizar un estudio específico en fase de proyecto. Por un lado, se debe de considerar las condiciones interiores y exteriores de humedad y temperatura, lo más reales posible. Por otro, el diseño del cerramiento y su composición también son determinantes. Factores como la posición del aislante térmico, el espesor y el material elegido, el factor de resistencia a la difusión del vapor de agua de cada una de las capas del cerramiento así como la necesidad o no de disponer de una cámara de aire ventilada. Garantizar la ventilación adecuada de los espacios también es imprescindible.

  • Por filtración. Este tipo de humedad se produce cuando el agua atraviesa algún elemento constructivo debido a la presencia de fisuras o grietas en el propio material o como consecuencia de un encuentro mal ejecutado. Es una lesión muy común en cubiertas y también en muros enterrados, debido por ejemplo a un fallo en la impermeabilización, ya sea por una incorrecta ejecución o bien por el propio deterioro de la misma a lo largo del tiempo.

Las juntas de dilatación y los encuentros singulares con huecos de ventanas y lucernarios, sumideros y tubos o conductos que atraviesan muros y forjados suelen ser puntos conflictivos. En estos últimos casos conviene realizar un correcto sellado y sobre todo llevar a cabo tareas preventivas de mantenimiento.

  • Por roturas o fugas. Son de tipo accidental ya que están relacionadas con la rotura de alguna tubería o conducto. En el caso de fugas puede estar relacionado con la perforación del propio conducto debido a un proceso de deterioro, por ejemplo como consecuencia de la corrosión. Este tipo de humedades puede generar lesiones en los elementos constructivos del entorno.

Lesiones por humedades y cómo afecta a los requisitos básicos en los edificios

La presencia de humedades en los edificios afecta a:

  • La funcionalidad reduciendo la durabilidad de los materiales generando manchas, eflorescencias, abombamientos, desprendimientos, pudrición y corrosión. La importancia del daño dependerá del alcance de la lesión.
  • La habitabilidad en los espacios interiores haciéndolos más insalubres. Este tipo de lesión afecta a la salud de las personas que habitan en dichos espacios. Tanto por el exceso de humedad como por la formación de moho en superficies de techos y paredes. Reduce a la calidad del aire interior y también es causa de un mayor consumo de energía de las instalaciones de climatización para alcanzar las condiciones interiores de confort.
  • La seguridad ya que la humedad por filtración en elementos estructurales puede causar oxidación en las armaduras de elementos de hormigón armado, pérdida de cohesión en el hormigón, deformaciones y pudrición en elementos de madera, afectando por lo tanto a su capacidad mecánica. Las consecuencias pueden ser mucho más graves llegando a producir incluso el colapso.

Como se ha podido comprobar a lo largo de este artículo determinar el origen de la lesión es fundamental.Los daños por humedades en los edificios pueden ser causa de muy diferentes procesos de deterioro. En este sentido, un estudio previo de evaluación de las posibles causas que incluya en caso necesario la realización de pruebas y ensayos puede ser garantía de éxito.

Artículo realizado por Paula Serrano Yuste, Arquitecta  

 

 

Modificado por última vez enJueves, 02 Mayo 2019 14:36
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes

¿Quieres recibir nuestro boletín de actualidad y contenido exclusivo para tí?

Suscríbete a nuestros boletines

Y recibe en tu email toda la actualidad del sector.

Por favor, indica tu nombre

Entrada no válida

Entrada no válida

Por favor, selecciona un país

Entrada no válida

Especifica un email válido

Debes aceptar la política de privacidad

Entrada no válida

¿Quieres recibir nuestro boletín de actualidad y contenido exclusivo para tí?