Nuevo Catálogo de Airzone: Control por voz, nuevas compatibilidades y novedades de productos

Nuevo Catálogo de Airzone: Control por voz, nuevas compatibi…

Los nuevos productos y servicios que ...

Unidad evaporativa IntrCooll® TECNA OXYCOM para climatizar una iglesia

Unidad evaporativa IntrCooll® TECNA OXYCOM para climatizar u…

TECNA presenta su innovadora unidad e...

Instalación de SATE en fachadas con lana mineral

Instalación de SATE en fachadas con lana mineral

Los sistemas constructivos de fachada...

Prev Next

Plan estratégico de rehabilitación del parque de viviendas existente en España

Luis Vega Catalán, Subdirector General de Arquitectura y Edificación del Ministerio de Fomento, expuso durante el XIV Encuentro Anual de Atecyr la situación del Plan estratégico de rehabilitación del parque de viviendas español, para los años 2014-2017 y los problemas estructurales que han ido apareciendo para poder cumplir con el porcentaje de edificios a rehabilitar. En este artículo, repasamos la complejidad del parque residencial español, la estructura actual de propiedad horizontal, la ausencia de marcos estratégicos territoriales y las barreras culturales o falta de financiación, entre otros obstáculos.

En España existía la necesidad de establecer un marco estratégico general que supusiera una modificación significativa del parque de viviendas existente. Este marco vino dado por la Unión Europea a través directivas como la Directiva Europea 2018/844 de eficiencia energética en edificios.

En 2014 el Ministerio de Fomento realizón un análisis que ponía de manifiesto que con las más de 18 millones de viviendas del parque español (si contabilizamos también la segunda residencia) y teniendo en cuenta el crecimiento que se estaba experimentando, surgía un problema serio sobre cómo lograr mejorar la eficiencia energética del país. Se contaba con un parque de los años 80 con pocas prestaciones energéticas, como por ejemplo toda la edificación residencial de la periferia de los años 60 (casi 4 millones de viviendas). En quél momento se elaboraron varios escenarios de posible desarrollo en cuanto a la edificación del parque pero no se logró un cambio sustancial de la situación. Todo lo que se auguraba como realista no se estaba produciendo y no conllevó mejoras en el uso de las energías.

En el año 2017 se hizo un análisis en profundidad sobre cuáles podrían ser los motivos que frenaban la mejora de eficiencia energética del parque y se identificaron ciertos problemas:

  • La complejidad del parque residencial español, con muchas viviendas unifamiliares.
  • Factores relacionados con la climatología, ya que la de España es menos adversa que la de otros países de Europa y eso condiciona que los ahorros potenciales sean menores.
  • La poca disponibilidad financiera por parte de los hogares. Las dificultades económicas en las comunidades de vecinos y la gran crisis económica que dio lugar a consumidores vulnerables, hacen imposible pensar en aportaciones para generar una mejora de la edificación.
  • Se ha fomentado más la reforma en las viviendas de alquiler que en las viviendas propias, lo cual afecta al propio mantenimiento del edificio.
  • La ausencia de marcos territoriales estratégicos. Este es un elemento que también distorsiona porque las leyes ya están transferidas en cada comunidad autónoma. 
  • La gran dependencia energética y la escasa potencia instalada de energías renovables en España.
  • La compleja facturación que hace que muchas veces el usuario no sepa cómo se generan esas facturas energéticas.

En 2017 se implementó también un conjunto de acciones que se consideraban fundamentales para revertir la situación desfavorable. Estas acciones involucraban a las administraciones del estado, a las comunidades autónomas y también suponían potenciar un cambio cultural que hiciera que todos estuvieramos más involucrados con los temas de sostenibilidad. Se hacía importante generar una nueva dinámica de negocio, una nueva capacidad profesional, y cambiar las prioridades de los profesionales. Se trababa de primar la calidad y la eficiencia por encima de la estética.

Todo esto ha supuesto un gran desarrollo en el marco legal, por ejemplo, en el código técnico de edificación (CTE), clave para saber si las condiciones que se cumplen son admisibles o no en el edificio. Ahora también hay que potenciar que los usuarios participen e inviertan en su edificio, por ejemplo, dándoles ayudas combinadas con las políticas reglamentarias que dinamicen el sector.

Escenario 2050

La financiación está siendo un tema espinoso, tanto por la dificultad de acceder a los créditos, como por los problemas que están generando algunas ayudas. Aun así, se están proponiendo toda una serie de políticas de financiación y fiscalidad cuyo objetivo es hacer derivar el mercado hacia una orientación más favorable. Aunque los números sean difíciles de cuadrar, se deben buscar estrategias de seguimiento y control para estas políticas. Lo cierto es que se está lejos de las previsiones para ese 2030, y el paso del tiempo augura que el plan de 2050 será inviable.

Por lo tanto, para 2050 se busca la construcción de un parque con medidas que se puedan establecer y que sean económicamente rentables, introduciendo algunos elementos interesantes:

  • La posibilidad de evaluar aquellos momentos en los que es posible que se realicen intervenciones en el edificio, por ejemplo, el momento en el que se pone en alquiler.
  • El "pasaporte de la renovación de edificios". Este es un término que básicamente surge de la necesidad de que se hagan planes directores en lo que se refiere a la intervención sobre el edificio, de forma que las inversiones se vayan haciendo de forma gradual.
  • La necesidad de evaluación de los edificios menos eficientes.
  • El problema de la pobreza energética, que es un problema de necesidad.
  • Los edificios públicos y la renovación del parque de un 3% a nivel estatal y la necesidad de implicar también a las autonomías y su parque autonómico.
  • Y por último, resaltar también los aspectos relacionados con la salud, la seguridad y la calidad del aire, porque la construcción del parque requiere de ellos para su adecuada habitabilidad.

Debemos recordar que el momento actual está inmerso en un desarrollo en el que se debe dar un salto muy fuerte en lo cualitativo para que las cosas no se desvíen. El problema con el parque actual debe ser atajado en busca de un escenario en el 2050 con unas emisiones mucho más reducidas, con un parque descarbonizado y con un gran ahorro de energía. Se debe apostar por la eficiencia energética sin perder calidad de vida.

Modificado por última vez enMartes, 10 Septiembre 2019 16:54
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes