La central de calor de la Txantrea servirá a 4.500 viviendas

proyecto central calor TxantreaNasuvinsa, la empresa pública de vivienda y urbanismo del Gobierno de Navarra ha iniciado ya los trámites para licitar la puesta en marcha y explotación de la Central de Calor de la Txantrea, "un novedoso y ambicioso proyecto vinculado a la rehabilitación energética de este barrio pamplonés, que dará suministro a las redes de calefacción y agua caliente de más de 4.500 viviendas y varios edificios dotacionales, utilizando además la biomasa forestal como fuente de energía renovable".

Este proyecto promueve la utilización de la biomasa forestal como fuente renovable de origen local, la introducción de la eficiencia energética en la rehabilitación de edificios o la reducción en un 80% de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Estos son algunos de los factores que convierten a la Central de Calor de la Txantrea en un proyecto pionero en España.

La empresa pública Navarra de Suelo y Vivienda (NASUVINSA) ya fue galardonada con el premio Fomenta la Bioenergía 2016 que concede anualmente la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, AVEBIOM, reconociendo “el enorme trabajo que viene desarrollando desde hace años por esta empresa, promoviendo proyectos de regeneración energética de barrios integrando las redes de biomasa como solución energética renovable”.

La central de calor estará en pleno rendimiento en 2020, ampliándose a una segunda fase a partir de 2023. En la primera fase tendrá una capacidad de producción térmica de 14,5 MW y tres años después se duplicará hasta alcanzar los 29 MW. La central se servirá principalmente de la biomasa forestal como combustible en un 90% -el máximo en este tipo de instalaciones- y de gas natural únicamente en el 10% restante, de forma subsidiaria y como alternativa para cubrir los principales picos de demanda.

El volumen de biomasa que se estima requerirá la central térmica de la Txantrea para su funcionamiento rondará entre las 6.000 y 13.000 toneladas anuales, lo que va a permitir la creación de una cadena logística estable que garantizará unos ingresos importantes a las entidades locales suministradoras de recursos forestales implicadas en el proyecto.

En cuanto a la red de distribución de calor, el proyecto de la Txantrea contempla desplegar 4,5 kilómetros de trazado, que puede ir ampliándose en función de la demanda. Esta infraestructura alimentará inicialmente las redes de calefacción y agua caliente de más de la mitad de las 8.000 viviendas que integran la Txantrea, con vocación de extender también el suministro al resto del barrio y al municipio colindante de Burlada, así como a varios edificios asistenciales y de servicios situados en el entorno de la central, como el Centro Psicogeriátrico San Francisco Javier.

Esta infraestructura térmica contará con 13 millones de inversión.
 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes