La Comisión Europea reitera su apuesta por el desarrollo urbano sostenible

desarrollo-urbano-sostenible

La Comisión Europea (CE) da a conocer y pone a disposición de sus Estados Miembros dos nuevos instrumentos financieros en el marco de las inversiones de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeo (EIE). Uno de ellos está especialmente destinado a las empresas de nueva creación, mientras que el otro nace con el objeto de facilitar el acceso a la financiación a aquellas firmas o equipos de trabajo que emprendan proyectos vinculados al desarrollo urbano sostenible.

Concebidas para contribuir a que los distintos países de la Unión Europea (UE) tiendan a aceptar las denominadas ayudas financieras rotatorias – en lugar de las subvenciones tradicionales – y, de ese modo, poder promover la combinación de recursos públicos y privados, estas nuevas modalidades de financiación se suman a las tres ya existentes: préstamo de riesgo compartido, préstamo de garantía con un límite máximo, y préstamo para renovación dedicado a proyectos de eficiencia energética y energías renovables en el ámbito residencial.

Desde el comisariado de Política Regional, en concreto su máxima representante Corina Cretu, se ha argumentado que los instrumentos financieros “son una forma eficaz de invertir en nuevas ideas y empresas, así como en el talento de los ciudadanos de la UE” y, en este sentido, se incide en que “su potencial para movilizar capital privado es enorme”.

Dos nuevos instrumentos financieros

La primera de las dos herramientas que ahora se lanzan al mercado se articula bajo el régimen de coinversión con el objetivo de promover las iniciativas encaminadas a emprender empresas de nueva creación, así como pymes, permitiéndoles desarrollar sus modelos de negocio y captar financiación adicional – a través de un sistema de inversión colectivo gestionado por un intermediario financiero principal -. Todo ello sin llegar a superar, entre recursos públicos y privados, los 15 millones de euros por empresa o pyme de inversión total.

El segundo de los instrumentos, constituido por fondos de desarrollo urbano, ha sido ideado para prestar apoyo a proyectos urbanos sostenibles y enmarcados, por ejemplo, en ámbitos como el transporte público, la eficiencia energética o la regeneración de zonas urbanas. Desde la CE se advierte que todas las propuestas deben de poder ser viables desde un punto de vista financiero y que han de estar incluidas en una determinada estrategia integrada de desarrollo sostenible, ascendiendo la inversión total a como máximo 20 millones de euros por proyecto, incluyendo capital público y privado. En este caso, la ayuda adopta la forma de un fondo de préstamos gestionado por un intermediario financiero que será quien esté autorizado para manejar recursos de los Fondos EIE y precisan de una contribución de, como mínimo, un 30% de capital privado.

Una rápida implantación

Los Fondos EIE para el período 2014-2020, que comportaran la utilización de aproximadamente 20.000 millones de euros, se consideran más flexibles y con más posibilidades que otras iniciativas de esta naturaleza, puesto que han ampliado su radio de acción a las ayudas a las pymes, la eficiencia energética, así como a la utilización eficiente de los recursos, las tecnologías digitales, el transporte sostenible, la investigación y desarrollo y la innovación. En esta misma línea, los instrumentos financieros han sido concebidos para su rápida implantación debido a que son estandarizados y exhiben condiciones predefinidas.

Con la intención de prestar ayuda a las autoridades de gestión y a otras partes interesadas en la puesta en marcha de dichos instrumentos financieros, en enero de 2015 se puso en marcha la plataforma FI-compass que, en asociación con el Banco Europeo de Inversiones, actúa como valiosa fuente de aprendizaje gracias a la información práctica que proporciona.
 

Modificado por última vez enMartes, 02 Agosto 2016 12:51
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes