Logotipo Caloryfrio
Menu

Problemas de la Formación Profesional y la carencia de profesionales instaladores

Formación y experiencia profesionalEl balance entre la teoría y la práctica en la Formación Profesional es muy importante para poder abastecer el sector español de profesionales competentes. Por eso, la formación es un valor que hay que cuidar y mejorar continuamente. Pero ¿qué hace falta para impartir formación profesional en España? Lo primero que debemos conocer sobre la enseñanza es lo que dicta la normativa al respecto. La Ley Orgánica 2/2006 de Educación del 3 de mayo, vigente actualmente, en su Artículo 95 “Profesorado de formación profesional” dice:

“Para impartir enseñanzas de formación profesional será necesario tener el título de Licenciado, Ingeniero o Arquitecto, o el título de Grado equivalente, además de la formación pedagógica y didáctica de nivel de Postgrado, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 100 de la presente Ley, sin perjuicio de la habilitación de otras titulaciones que, a efectos de docencia pudiera establecer el Gobierno para determinadas áreas, previa consulta a las Comunidades Autónomas”.

"Excepcionalmente, para determinados módulos se podrá incorporar, como profesores especialistas, atendiendo a su cualificación y a las necesidades del sistema educativo, a profesionales, no necesariamente titulados, que desarrollen su actividad en el ámbito laboral. Dicha incorporación se realizará en régimen laboral o administrativo, de acuerdo con la normativa que resulte de aplicación.”

  1. El valor de la práctica como complemento a la teoría
  2. La formación por parte de los fabricantes
  3. Implementar la experiencia práctica en la formación
  4. La formación como solución para la falta de técnicos

El valor de la práctica como complemento a la teoría

Según podemos entender, un técnico de frío y calor, salvo excepciones, puede ser formado por titulados que no hayan ejercido la reparación ni el mantenimiento en su trayectoria profesional. Esto queda reflejado en que el mayor tiempo de estudio se invierte en aspectos teóricos como el cálculo de resistencias, de potencias de instalaciones, de conducciones de fluidos o de transmitancias térmicas.

Esto genera que la transmisión de la experiencia profesional se convierta en algo excepcional, lo cual no debería ocurrir de esa forma.

Los conocimientos teóricos sin duda son necesarios, pero deben ser complementados con conocimientos prácticos imprescindibles en mantenimiento, reparación e instalación adquiridos en instalaciones reales y que son el día a día en la profesión. Estos conocimientos aplicados deben ser impartidos por profesores que sirvan de nexo entre la teoría y las maquinas con las que se vaya a trabajar, y que por su trayectoria profesional estén sobradamente cualificados para resolver todas las dudas e inquietudes de sus alumnos.

Los temarios están claramente orientados a las capacidades de los formadores, y no a las necesidades de los mercados laborales ni a las de futuros mantenedores reparadores, en los que no se aplican los conocimientos teóricos adquiridos en casos prácticos.

En este sentido, aplaudimos la iniciativa de la formación profesional dual.  Se debería, además, mantener los contactos entre formadores y mandos intermedios en las empresas para garantizar que las necesidades de las empresas son atendidas por los formadores.

La formación por parte de los fabricantes

Otra necesidad no cubierta, es que los fabricantes deberían formar más a los formadores en sus productos, buscando la atención de estos, como medio de llegar a los futuros profesionales del sector. Un instalador comprará siempre un producto conocido y que le transmita confianza, antes que uno que le genere incertidumbre, y se fiará más siempre del criterio de un profesor informado.

La empresa instaladora demanda talento, por lo que trata de mitigar su posible falta mediante una formación paralela, donde los docentes con más renombre, en muchas ocasiones, no tienen titulación. Pero, en cambio, son tremendamente prácticos y conocen las necesidades empresariales, debido a haber sufrido las consecuencias de las carencias formativas de la formación profesional.

A estos posibles futuros docentes (antiguos encargados y técnicos sin titulación) se les requiere demostrar horas de experiencia en formación, titulaciones y capacitación docente, que difícilmente conseguirán por haber estado dedicados a la instalación, mantenimiento o reparación práctica.

Estos profesionales, con la experiencia que tienen liderando y formando equipos, en muchas ocasiones están sobradamente preparados para transmitir conocimientos, haciéndose cargo con excelencia de la formación de sus alumnos.

Implementar la experiencia práctica en la formación

La formación en este país está perdiendo valor, recursos y experiencia al poner tantas trabas a los expertos, los cuales tienen dificultades para incorporarse al mundo de la docencia y la formación por la falta de titulación.

Los alumnos que en un futuro se convertirán en Técnicos en Instalaciones de Producción de Calor, al entrar en el mundo laboral deben aprender a reparar por el método de ensayo y error. En ocasiones, esto hace que dejen la máquina peor de lo que la encontraron.

Cuando los recién titulados comienzan como aprendices, no encuentran que lo que han estudiado se aplique y se sienten frustrados y con la sensación de haber perdido el tiempo. Los mejores profesores y conocimientos técnicos muchas veces llegan más adelante a través de cursos de formación no reglada, por profesores a los que, cuando se iniciaron en la docencia, no se les requirió experiencia docente.

La formación en España debería mejorar aprovechando las destrezas, habilidades y conocimientos prácticos que muchos profesionales han adquirido a lo largo de sus dilatadas vidas laborales. Profesionales que, en muchos casos, han disfrutado de su oficio y son capaces de transmitir, además de conocimientos, ilusión y pasión por su trabajo. Su edad ya no les permite seguir en el mundo laboral pero su experiencia no puede ser desperdiciada.

La falta de coherencia teórico-práctica hace que los alumnos perciban a grandes profesionales y conocedores del conjunto, arquitectos e ingenieros, como poco prácticos, incluso como el “enemigo” en vez de como el colaborador. Los temarios en la mayoría de los casos poco tienen que ver con las necesidades del sector y erróneamente las empresas instaladoras piensan que es falta de talento de sus trabajadores.

La formación como solución para la falta de técnicos

Otro problema que observo repetidamente en el profesorado es que cuando salen de sus universidades, recién licenciados, prueban suerte directamente en el mundo de la formación, sin ninguna experiencia en instalaciones. La mayoría de las veces sin entender la utilidad de los conocimientos que imparten, ni su aplicación en el mundo real.

En este país no ha habido demasiada tradición en frío y calor. Durante mucho tiempo solo hubo tres escuelas de refrigeración en el territorio nacional, situada una de ellas en Vizcaya promovida por el gran empresario hecho a sí mismo Ramón Vizcaíno, otra en Cataluña fundada por los Jesuïtes Clot y una tercera en Valencia.

Como consecuencia de lo anterior, ha habido carencia de técnicos en frio, cuando en épocas de crisis siempre ha habido demanda de estos profesionales. Como mínimo, el mantenimiento de un edificio en un 75 % corresponde a climatización y refrigeración.

Sorprende que los cursos de formación no reglada de climatización o frío industrial sean de menos duración que los que reciben los eléctricos, sabiendo que un buen frigorista debe ser experto en automatismos eléctricos y electrónicos, tubería, sistemas de bombeo, ventilación, soldadura, conducción de fluidos, termodinámica o mecánica.

En conclusión, aprovechemos el conocimiento de los profesionales senior que retirados o no pueden ser motivantes por el amor que transmiten hacia su profesión, aunemos teoría y práctica y adecuemos temarios. Este sector ofrece grades oportunidades a los jóvenes y necesita que el remplazo generacional se realice sin perder conocimientos y experiencia en el proceso.

Modificado por última vez enJueves, 16 Abril 2020 10:40
volver arriba

¿Qué es la Biomasa y cómo funciona?

El futuro de la energía renovable en España | Javier García Breva, Experto en modelos energéticos

¿Qué es el suelo radiante y cómo funciona? Explicación y características

¿A qué se enfrenta el mercado de la refrigeración comercial? | Roberto Solsona CEO de Frost-trol

Smart City: proyecto Future Living Berlin | Enrique Vilamitjana, Dtor Gral Panasonic AC & Heating EU

Aislamiento y lana mineral, apuesta por el ahorro de energía | Oscar del Rio, Presidente de AFELMA

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes