Logotipo Caloryfrio
Menu
ISTA adquiere los negocios de las compañías Wintel y Habidat

ISTA adquiere los negocios de las compañías Wintel y Habidat

ISTA ha culminado el proceso de adquisic...

AISLA se une a CNI para impulsar la figura del instalador profesional

AISLA se une a CNI para impulsar la figura del instalador pr…

AISLA (Asociación de Instaladores de Ais...

Raúl Álvarez, nuevo presidente de la Comisión Técnica de AIFIm

Raúl Álvarez, nuevo presidente de la Comisión Técnica de AIF…

Raúl Álvarez Antón, director técnico de ...

Prev Next

Tribuna de Javier García Breva, líder de opinión en eficiencia energética: La “energía vudú” y Donald Trump

javier-garcia-brevaDe la misma manera que Donald Trump retorna a la política que aplicó Ronald Reagan en los años ochenta, conocida como economía vudú, que fiaba el crecimiento a las bajadas de impuestos a las grandes empresas y a las rentas más altas, pretende también imponer la energía vudú, es decir, impulsar los combustibles fósiles eliminando las energías renovables y los objetivos de lucha contra el cambio climático como única garantía de autosuficiencia energética.

 

La apuesta de Trump es un deseo imposible por la sencilla razón de que las nuevas tecnologías de generación y ahorro han transformado el mapa de la energía en el mundo. La competencia entre EEUU y China se juega ahora en el terreno de las energías limpias y, además, el perfil de los consumidores con respecto al uso de la energía ha cambiado desde la gran recesión de 2008.

Las lecciones del huracán Sandy

El huracán Sandy de 2012 cambió la percepción del cambio climático en EEUU. Doce Estados y la costa atlántica quedaron afectados, más de cien muertos, ocho millones de personas sin luz, un millón de hogares y negocios devastados, récord de oleaje en Manhattan y la costa norte de EEUU, 15.500 millones de euros de coste para las aseguradoras y 40.000 millones para el Gobierno de EEUU. La temperatura de la superficie del Océano Atlántico era 2,8 grados superior a la media de los 30 años anteriores. El calentamiento aumentó el nivel del mar. El cambio climático es parte del origen de Sandy y de que estos fenómenos extremos se repitan por todo el litoral.

Como la reconstrucción era insuficiente, fueron los Estados y las ciudades quienes tomaron la iniciativa. Desde California a Nueva York se fijaron objetivos de renovables y reducción de emisiones ante el convencimiento mayoritario de la sociedad americana de que los impactos del cambio climático eran ciertos. El Estado de Nueva York estableció un objetivo del 50% de generación renovable para 2030, en los últimos cinco años la fotovoltaica ha crecido un 795% y sólo en 2016 se instalaron 744 MW. California ha conseguido en 2016 que el 13% de su electricidad se genere con energía solar.

Nueva York ha decidido cerrar en 2021 la central nuclear de Indian Point, ubicada a 50 kilómetros de la ciudad. El alcalde se ha fijado el objetivo de 1 GW de solar fotovoltaica de los que ya ha instalado los primeros 101 MW repartidos por toda la ciudad. La mayoría son de autoconsumo residencial. Ahora se quiere interconectar las instalaciones solares y las baterías de almacenamiento en una central eléctrica virtual.

El laboratorio nacional de energías renovables de EEUU (NREL) ha pronosticado que la capacidad solar instalada se multiplicará por 10 en los próximos 15 años con baterías de almacenamiento y vehículos eléctricos. Los datos de 2016 reflejan cómo China y EEUU lideran la inversión renovable en el mundo, algo impensable hace solo cinco años.

El autoconsumo es un concepto republicano

El líder republicano, Barry Goldwater Jr., escribía en 2015 un artículo en la Renewable Energy World.com defendiendo la importancia de que el dueño de una vivienda pueda instalar energía solar para proporcionar libertad de elección y competencia en la electricidad. Y añadía que el balance neto es la única política de libre mercado que preserva los valores conservadores y permite el crecimiento de la energía solar porque los propietarios tienen derecho a decidir lo que hacen en su propiedad, lo que incluye la instalación de paneles solares para alimentar sus hogares, libre de tasas e impuestos. Concluía afirmando que cuando lo monopolios piden al Estado que regule cómo los clientes han de utilizar sus propios bienes, están atacando la ideología conservadora.

La economía productiva ha apostado por las renovables

Los hechos evidencian la imposibilidad de la energía vudú. EEUU es el líder mundial en baterías de almacenamiento. Y es el almacenamiento lo que puede hacer grande a EEUU otra vez. TESLA es el primer fabricante mundial de baterías para uso residencial y vehículos eléctricos y desde esta primavera es el primer fabricante de automóviles de EEUU, su valor ha superado a los gigantes General Motors y Ford.

Las grandes tecnológicas, Google, Amazon y Microsoft han alcanzado valores récord en Wall Street a pesar de haber sido los más críticos con Donald Trump. Y todas ellas han apostado por las renovables. Apple se ha fijado el objetivo 100% renovables, como otras grandes corporaciones como Facebook, Home Depot o Nike.

Las empresas de carbón y energía nuclear están más cerca de la quiebra por falta de rentabilidad, descenso de la demanda e incremento de costes. Mientras Toshiba Westinghouse Electric, que gestiona el parque nuclear de EEUU, se ha declarado en bancarrota y hace imposible nuevas centrales nucleares, empresas del sector del carbón, como Duke Energy, Southern Co. o American Electric Power se desprenden de sus activos del carbón para invertir en energía eólica y solar, a pesar del presidente Trump. Las mismas dudas se ciernen sobre el petróleo, cuyas futuras exploraciones requerirán costes y precios mucho más elevados en un contexto de baja demanda y pérdida de competitividad.

La energía vudú no es rentable

La rentabilidad es la única ideología en una economía como la de EEUU. Por eso la nueva economía de la energía desplazará a los combustibles fósiles. La guerra total contra las energías renovables no tiene futuro, representa el último intento de proteger la ineficiencia y la contaminación con verdades alternativas desmentidas por los hechos.

Las principales economías del mundo hoy se protegen con más inversiones en energías renovables. El cambio de modelo energético se está produciendo ya en la economía productiva al margen de lo que digan ministros o presidentes de gobierno. El nuevo complejo industrial y tecnológico lo están conformando las empresas de renovables, almacenamiento, microrredes, redes inteligentes, edificios de consumo nulo y fabricantes de vehículos eléctricos. La autosuficiencia energética que importa es la del consumidor.
 

Modificado por última vez enViernes, 12 Mayo 2017 12:44

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

¿Cómo funciona la bomba de calor geotérmica para calefacción y refrigeración?

Soluciones para el hogar del futuro | Jesús Requena, Schneider Electric

¿Cómo rehabilitar la fachada de nuestro edificio? ¿Qué debe tener en cuenta el usuario?

¿Cómo escoger ventanas nuevas para una vivienda? Consejos de los profesionales

¿Por qué apoyar el movimiento #ComunidadInstalador? INTARCON responde

A pie de Obra 🏗 Aislamiento realizado por GAINZA. Viviendas unifamiliares en construcción en Madrid

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes