Energías renovables en España. Principales datos macroeconómicos

energias-renovables-en-españa

Por octavo año consecutivo, la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA ha presentado el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España correspondiente al año 2015 en el que se muestran los principales indicadores macroeconómicos del sector renovable.

Así, y tal y como se muestra en el estudio, el sector de las energías renovables aportó en su conjunto 8.256 millones de euros al PIB español, redujo nuestra balanza comercial en 2.511 millones, realizó una aportación fiscal neta al Estado de 1.090 millones, invirtió en innovación tecnológica 230 millones, evitó importaciones energéticas por valor de 6.866 millones, ahorró 423 millones en emisiones de CO2 y empleó a 75.475 personas.

En el sector eléctrico las energías renovables generaron un ahorro en el mercado diario o pool por valor de 4.180 millones de euros, al abaratar en 16,9€ cada MWh vendido.

PIB, balanza comercial e innovación

La contribución total en términos agregados del Sector Renovable al PIB fue en 2015 de 8.256 millones de euros, lo que supone un aumento del 8,7% en términos reales y vuelve a crecer tras los descensos de los últimos años, cifra que representó el 0,76% del PIB español, lejos del 1,2% alcanzado en el año 2012.

El estudio revela que el aumento registrado en el PIB renovable en 2015 se debe a los altos precios que durante el pasado ejercicio registró la venta de electricidad en el mercado eléctrico y no a la recuperación del sector, que durante el pasado ejercicio no instaló nueva potencia renovable y registro un descenso en la venta de energía al sistema eléctrico.

Por tecnologías, la contribución de las diferentes renovables al PIB fue la siguiente:

grafico-contribucion-renovables-pib

Con respecto a la balanza comercial, las renovables exportaron por valor de 2.783 millones de euros, una cifra que contrasta con la baja cifra de importaciones – 273 millones de euros – fruto de la escasa actividad del mercado interno.

Y a pesar de esta situación interna de crisis del sector, las renovables siguieron apostando por la innovación con una inversión de 230 millones de euros en I+D+i situando a España como el segundo país del mundo en porcentaje de patentes renovables por detrás de Dinamarca.

Ahorro en el mercado eléctrico

El pasado año 2015, el sector de las energías renovables evito la importación de 19.925.281 toneladas equivalentes de petróleo (tep) de combustibles fósiles, con lo que generó un ahorro económico equivalente a 6.866 millones de euros y evitó la emisión de 55.141.676 toneladas de CO2 a la atmósfera por un importe equivalente de casi 423 millones de euros.

Con respecto a la penetración de las energías renovables en el sistema eléctrico provocó el año pasado un abaratamiento en el coste de adquisición de la energía en el Mercado Diario de OMIE de 4.180 millones de euros, como consecuencia de reducir el precio del MWh en 16,9 euros. Del mismo modo, las renovables produjeron en el sistema eléctrico en el pasado año unos ahorros en importaciones por valor de 2.353 millones y en reducciones de emisiones de CO2 por valor de 309 millones.

Estos datos constatan el abaratamiento del mercado eléctrico reduciendo considerablemente el coste de la electricidad.

En cuanto al empleo, el 2015 puso fin a tres años consecutivos de caídas en la creación de empleo y alcanzó en términos globales los 75.475 puestos de trabajo lo que representa un aumento del 0,5% con respecto a las cifras del año anterior. Las tecnologías con un mayor aumento de empleo neto fueron la eólica con 365, la solar fotovoltaica con 266, los biocarburantes con 257 y la biomasa térmica con 113 empleos.

Consumo de energía primaria en España

A diferencia de lo ocurrido en el resto de Europa, las energías renovables disminuyeron su participación en el consumo de energía primaria en España hasta situarse en el 13,9% del total. Esta disminución del 3,1% ha sido la primera de la serie analizada desde el 7,6% alcanzado en 2008; desde entonces las energías renovables siempre habían crecido como parte del compromiso de España por cumplir los objetivos europeos de cara a 2020.

Durante 2015, el consumo de energía primaria creció y el petróleo siguió siendo la fuente energía primaria más consumida en España, creciendo incluso en un 3,9% con respecto al año anterior y representando así, el 42,4% de las fuentes de energía primaria. El gas natural se situó en el segundo puesto con un porcentaje del 19,9% seguido de las energías renovables – con un 13,9% - y de la energía nuclear con un 12,1%.

consumo-energia-primaria


Como dato significativo cabe destacar que España fue el país del mundo que más incrementó el consumo de carbón en el año 2015, con un aumento del 24% con respecto a cifras del año anterior, alcanzando el 11,7% de participación en el consumo de energía primaria. Este hecho provocó un aumento del 6,8% de las emisiones de CO2 frente al aumento del 1,3% de Europa.

España también experimento un crecimiento en el consumo de energía final en 2015 con un incremento del 0,5%, representando las renovables un 14,8% del total de energía final consumida, un porcentaje ligeramente inferior al 15,6% alcanzando en 2014.

Este descenso se debe fundamentalmente a una menor generación eléctrica procedente de energías renovables.

Con todo ello se concluye que España continua teniendo una altísima dependencia energética exterior, una dependencia cuyo máximo histórico alcanzó el 81,3% en el año 2008, disminuyendo desde entonces paulatinamente hasta que en el año 2014 aumentó nuevamente, y se estancó en 2015 en un 72,8%.

España se sitúa así unos veinte puntos porcentuales por encima de la media europea - cuya dependencia alcanzaba el 53% en 2014 – y las energías renovables se presentan como la única solución a este grave problema de dependencia energética.

Objetivos 2020

La Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables establece los objetivos de consumo de energías renovables que deberán cumplir los Estados miembros en los próximos años y que en el caso de España coinciden con los objetivos globales europeos y fija en el 20% el porcentaje de renovables sobre el consumo de energía final bruta.

En el año 2015 el Gobierno aprobó la llamada “Planificación Energética. Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020”, desarrollada según el Ministerio de Industria para cumplir los objetivos comprometidos con Europa en materia energética.

Este documento prevé la instalación de casi 8.500 MW nuevos hasta 2020, es decir, una media de 1.695 MW anuales durante los próximos cinco años, 2016 incluido. Si tenemos en cuenta que entre 2014 y 2015 se han instalado solo 70 nuevos MW renovables – 27 MW en 2015 - y que cumplir con los objetivos europeos supondría instalar 8.476 MW nuevos hasta 2020, o lo que es lo mismo, 1.695 MW anuales durante cinco años… parece improbable que España pueda cumplir su compromiso.

Ante este previsión, el sector de las energías renovables demanda un sistema de subastas adecuado, de periodicidad anual, sencillo y competitivo y en definitiva una planificación energética a medio y largo plazo a nivel nacional, en la que se definan los objetivos de energía producida y el futuro reparto de tecnologías en base a la necesidad de cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de Paris.

Descarga del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España:


 

 

Modificado por última vez enMartes, 29 Noviembre 2016 12:56
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes