La legislación sobre gases fluorados reducirá las emisiones de CO2 entre un 15% y un 60% en los próximos 20 años

Gases refrigerantesUn estudio encomendado por la asociación sectorial EPEE revela que las emisiones de CO2 equivalente procedentes de los equipos de refrigeración, de aire acondicionado y de bombas de calor ya han disminuido más de un 13% desde 1990 y que disminuirán aún más en los próximos 20 años.

Los reglamentos sobre sustancias perjudiciales para la capa de ozono y sobre gases fluorados finalmente han dado sus frutos. A pesar de que el stock de refrigerantes se ha multiplicado por más de dos en los últimos 10 años, las emisiones de CO2 equivalente han disminuido sustancialmente en más del 13%. Para los próximos 20 años el estudio predice una mayor reducción de emisiones de entre el 15% y el 60%, aún considerando un crecimiento continuo del mercado.

 

El estudio, realizado por los institutos franceses Arminese/Erie, analiza dos futuros escenarios. El primero es el de “gases fluorados”, el cual se basa en la implementación total del Reglamento de Gases Fluorados vigente y en las tendencias actuales del mercado. El segundo, llamado “escenario de gases fluorados plus”, considera la introducción más intensiva de refrigerantes de menor GWP. Los resultados muestran claramente que el principio de contención del Reglamento de Gases Fluorados ya ha empezado a producir sus frutos. El “escenario de gases fluorados plus” pone de manifiesto el potencial del sector para avanzar aún más. Además de la introducción de refrigerantes de menor GWP, existen otros factores esenciales que contribuyen en la reducción de las emisiones como, por ejemplo, la mejora de las tasas de emisiones, las menores cargas de refrigerantes y los mayores volúmenes de recuperación al final de la vida útil de los equipos que contienen fluidos refrigerantes.

Andrea Voigt, director general de EPEE explica: “Los resultados del estudio ARMINES/ERIE indican que con la implementación completa del Reglamento de la Unión Europea sobre Gases Fluorados, la reducción de las emisiones en 2030 superarán incluso las previsiones de la Comisión en aproximadamente el 15%. Las emisiones bajarán aún más gracias a la reducción de la cantidad de refrigerantes HFC en el mercado debida al programa de reducción gradual que se basa en el contenido de CO2 equivalente. Se ha observado, no obstante, que utilizar refrigerantes de menor GWP puede exigir tener que volver a evaluar sus implicaciones de seguridad debido a que la mayoría de las alternativas son medianamente inflamables o muy inflamables, lo cual excluye su empleo en ciertas aplicaciones. No existe el refrigerante perfecto”.

A la vez que se reconocen los aspectos positivos de un programa de reducción gradual realista y equilibrado, la EPEE deja muy claro que no se debe sacrificar nada en términos de eficiencia energética, seguridad y asequibilidad de las soluciones futuras.

Mientras que los gases fluorados solamente suponen el 1,8% de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Europa de los 27, el CO2 contribuye en más del 80%, principalmente debido al consumo energético. Por tanto, cualquier prohibición de refrigerantes o recorte de GWP que suponga tener que usar ciertos refrigerantes podría ser contraproducente, ya que podría conducir a un mayor consumo energético y a más emisiones.

El estudio se encargó con el fin de poner de manifiesto la reducción máxima alcanzable de la demanda y de las emisiones en los equipos de refrigeración, de aire acondicionado y de bombas de calor para 2030. Por consiguiente, el estudio puede servir como base para establecer programas fiables de reducción gradual de emisiones dentro de la Unión Europea. La EPEE invita a la Comisión Europea a que tenga en cuenta estos datos a la hora de adoptar una decisión política sensata sobre la revisión del Reglamento de Gases Fluorados.

Fuente: Elinstaladordigital.com

Modificado por última vez enLunes, 21 Octubre 2013 12:58
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes