Caldera de baja temperatura

Una caldera de baja temperatura es una caldera cuyo rendimiento se ajusta al nivel baja temperatura según la directiva europea.

Las  calderas de baja temperatura son más económicas y aportan un ambiente térmico más agradable con relación a una caldera normal. Permiten realizar ganancias de consumo aproximadamente del 12 al 15% al suministrar calor al suelo radiante a baja temperatura o a radiadores a baja temperatura. Además de eso, los componentes internos de la caldera son altamente calificados y seguros. Gracias a la tecnología aplicada que no produce corrosiones, se logra ampliar el tiempo de vida del equipo.

La caldera de baja temperatura funciona como una caldera convencional, sola que trabaja a temperaturas menores, entre 35 ° C y 45 ° C, y regulan la temperatura según la demanda energética real. La curva de calefacción se adapta a las necesidades caloríficas de cada edificio, teniendo en cuenta varios factores como la localización, orientación, pérdidas térmicas del edificio…

Si la temperatura exterior es fría, la temperatura de impulsión será mayor. Si, en cambio, la temperatura exterior aumenta, la temperatura de impulsión baja, hasta alcanzar el límite mínimo. Su tecnología evita que esté arrancándose y apagándose continuamente. De ésta forma se consigue aprovechar al máximo el calor generado, y se reducen las pérdidas, el consumo de combustible y la emisión de gases.

Éste tipo de calderas son estancas. Esto quiero decir que produce una técnica de combustión en una cámara que se encuentra cerrada y que no está en contacto con el ambiente de la zona donde está instalada. Esto impide que los gases procedentes de la combustión puedan entrar y contaminar la zona. Al estar totalmente cerrada no tiene vínculo con el exterior, pero necesita absorber el aire exterior para su funcionamiento y lo hace mediante un conducto especial. 

Los sistemas de distribución más habituales en las calderas de baja temperatura son:

  • Radiadores: transporta el calor entre el agua caliente y el espacio que se va a calentar.
  • Suelo radiante: Los radiadores se sustituyen por un sistema de tubos que se colocan  debajo del suelo y por donde circula el agua caliente, volviéndose el suelo emisor de calor. Éste sistema es muy eficiente, ya que la temperatura a la que hay que calentar el agua está entre 35 ° C y 45 ° C, justo la temperatura a la que trabaja la caldera, ahorrando energía. 

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes