Calderas de gas: ¿cómo elegir la caldera que necesitas?

Cómo elegir calderas de gasLas calderas son el elemento principal de las instalaciones de calefacción basadas en circuitos de agua cerrados. En el caso de las calderas de gas, utilizan como combustible el gas natural, propano o incluso butano para generar el calor necesario para alimentar un circuito de agua caliente, que emitirá el calor a través de radiadores o de un sistema de suelo radiante. Hemos preparado este artículo e infografía para ayudarte a elegir la caldera de gas más eficiente y con la potencia adecuada a tus necesidades. 

¿Qué debes tener en cuenta al elegir una caldera de gas?

A la hora de elegir una caldera de gas debemos conocer algunos conceptos como son el de rendimiento y eficiencia energética así como la potencia que necesitamos según las necesidades que tengamos que cubrir. No es lo mismo calentar un piso de 50 m2 que uno de 180, al igual que no es lo mismo necesitar agua caliente para uno o dos baños. En este artículo te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para elegir una caldera de gas:

Infografía Elegir Calderas de Gas

Infografía patrocinada por:
ferroli
http://www.ferroli.com/es/products/calderas_res

Tipos de calderas de gas según su diseño

Según su diseño las calderas gas pueden ser de suelo, cuya potencia calorífica suele ser más elevada, o calderas murales, las más comunes instaladas en una vivienda y que vienen preparadas para colgarse en la pared (generalmente en la cocina o en el balcón).

Según su tecnología de combustión

Actualmente, sólo se permite la nueva instalación de calderas de condensación estancas, que son las que obtienen energía condensando el vapor de agua existente en los productos de la combustión logrando la máxima eficiencia y el máximo rendimiento posible para un sistema de calefacción a gas.

En comparativa con las calderas convencionales, las calderas de condensación consiguen un ahorro en torno al 25-30% en el consumo de energía y se reducen hasta en un 70% las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2).

Todavía se pueden adquirir en el mercado calderas estandar (que no son de condensación) mientras sigan en stock sólo para reposición.

La instalación de calderas de tipo atmosférico está prohibida. 

Según su uso (calefacción o mixta)

Una caldera de gas puede dar servicio sólo de calefacción o también de calefacción y agua caliente sanitaria. En éste último caso, hablamos de calderas mixtas.

  • Calderas mixta instantánea: cuentan con un serpentín directo que calienta el agua al paso. Son válidos para periodos cortos de uso. Al cambiar la presión del circuito, afecta a la temperatura del agua. 
  • Calderas mixtas instantánea con microacumulación: cuentan con un pequeño depósito acumulador que conserva el agua caliente de forma contínua a una temperatura concreta. 
  • Calderas mixtas instantáneas con acumulación: cuantan con un gran depósito acumulador que puede dar servicio a una vivienda con varios puntos de demanda (una cocina y dos baños, por ejemplo). 

La acumulación permite disponer de más cantidad de agua caliente de forma instantánea, pero a cambio de un mayor consumo de energía.

Rendimiento de las calderas de condensación

A la hora de elegir o comprar una caldera de gas, un factor en el que debemos fijarnos es en su rendimiento que viene indicado por el factor PCS .  Desde el 26 de septiembre del 2015, ninguna caldera puede superar los rendimientos del 100%, por el hecho de que se ha empezado a trabajar con el índice del PCS (Poder calorífico Superior), en vez de con el del PCI (Poder Calorífico Inferior).

El poder calorífico inferior indica el calor generado en la combustión sin tener en cuenta la energía de la condensación del agua. Por este motivo, cuanto se trabajaba con el PCI, los rendimientos eran superiores al 100% en calderas de condensación. Pero actualmente, al utilizar el PCS, que sí tiene en cuenta la energía de la condensación del agua, los rendimientos no pueden ser nunca mayores al 100%. Este es un concepto importante a la hora de comparar los rendimientos de las calderas en el mercado actual.

El rendimiento de las calderas estándar es del 90%, mientras que el de una de caldera de condensación es del 100%. 

Por otra parte, cabe señalar que las calderas de condensación obtienen su máximo rendimiento trabajando con sistemas de calefacción a baja temperatura (radiadores a baja temperatura, suelo radiante...) ya que en este tipo de sistemas - que funcionan con temperaturas de retorno de agua en torno a los 40 ºC - la caldera estará condensando la mayor parte del tiempo y por lo tanto, aumenta su eficiencia. 

 

Elegir la caldera de gas más eficiente

Etiqueta energética para las calderas de gas

La legislación de la Comisión Europea se compone de dos importantes leyes: la norma de Diseño ecológico (ErP) y la de etiquetado energético, ambas de obligado cumplimiento en los estados miembros de la Unión Europea a partir Septiembre de 2015. 
 

La primera de ellas, la Normativa de Ecodiseño (ErP) establece requisitos mínimos de eficiencia energética, emisiones de NOx y de niveles de ruido para los equipos de calefacción, entre ellos, las calderas de gas que se fabriquen o instalen en Europa. El objetivo de esta norma es la de alcanzar los protocolos internacionales de reducción de emisiones de CO2 y más en concreto lograr los objetivos del plan europeo 20/20/20 en el 2020.

Para conocer la eficiencia energética de una caldera a gas (mixta o de sólo calefacción), debemos fijarnos en la información que presenta la etiqueta energética de la caldera, una etiqueta informativa que es obligatoria en todos estos aparatos. 

En el caso de una caldera a gas mixta, la más eficiente tendrá una clase de eficiencia energética en calentamiento de agua (A) y Perfil de demanda. (XL)

Es muy importante fijarnos en la clase de eficiencia que muestra la etiqueta energética (A es la más eficiente) pero también es importante fijarnos en el perfil de demanda que indica la etiqueta, ya que la clase variará según éste dato.

El perfil de demanda indicado junto con el icono de agua (un grifo) en la etiqueta declara con una letra la cantidad de agua que es capaz de producir la caldera. S, M, L, XL, XXL, etc. 

No existe una tabla clara que identifique el perfil con la demanda de agua necesaria. Para una utilización normal en una vivienda con uno o dos baños se necesitará un perfil L o XL. 

¿Qué potencia necesito?

La potencia que utiliza para su funcionamiento una caldera de gas viene también reflejada en su etiqueta energética pero hace referencia a la potencia térmica nominal (kW) para sólo calefacción.

Debemos tener en cuenta que se necesita más potencia para generar agua caliente sanitaria que para calefacción, por lo que debemos elegir la potencia que necesitamos en función al uso para generación de ACS que vayamos a darle. La potencia para ACS, podremos consultarla en la ficha técnica de la caldera y nos va a indicar la cantidad de ACS que es capaz de generar el aparato. Por ello, debemos comparar la potencia térmica nominal (kW) y la potencia en ACS (kW). 

Como apunte, no debemos considerar que por elegir una caldera con una potencia mayor, ésta va a consumir más. Ésto dependerá del rendimiento de cada caldera, que vendrá también determinado por el tipo de instalación de calefacción que tengamos (radiadores a baja temperatura, regulación modulante inteligente, etc.)

Instalación y mantenimiento de calderas de gas

Toda instalación que funcione con gas deber seguir unas reglas de seguridad estrictas que garanticen su correcto funcionamiento. Por esa razón sólo los instaladores de calefacción expertos y con carnet de instalador deber realizar la instalación de una caldera a gas.

Cuando el instalador profesional termine su trabajo, éste debe entregarle un certificado de instalación en un impreso oficial expedido por la Delegación de Industria de su comunidad autónoma.

Si estás interesado en instalar calderas de gas,
PIDE PRESUPUESTO sin compromiso a un instalador de tu zona.

En cuanto al mantenimiento y revisión de las calderas de gas, el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios, RITE (Real Decreto 1027/2007 ) obliga a todos los usuarios de calderas a gas con potencia útil nominal instalada igual o menor a 70 kW a realizar una revisión obligatoria de la instalación cada dos años.

Esta revisión obligatoria de mantenimiento debe realizarla una empresa mantenedora certificada que el usuario elija (no tiene que corresponder necesariamente a la marca de la caldera) la cual debe emitir un certificado que el usuario debe conservar durante un periodo de 5 años.

En ocasiones se suele confundir esta revisión con la inspección de gas natural, que es obligatoria cada 5 años ( En el BOE nº 211 de 4 septiembre de 2006,  Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, del Ministerio de Industria,Turismo y Comercio). La empresa comercializadora del gas se pondrá en contacto con el usuario.

En el caso del gas butano la revisión debe efectuarse cada 4 años.

Fuentes: FEGECA

 
 
Modificado por última vez enMartes, 16 Octubre 2018 11:25
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes