La eficiencia energética, el objetivo al alcance de todos

Día mundial de la eficiencia energéticaCada 5 de marzo, se conmemora en todo el mundo el Día de la Eficiencia Energética. Es tal la importancia que ha adquirido este concepto hoy en día que no hay sector de la sociedad industrial que no lo aplique a cada uno de sus procesos. Optimizar los recursos energéticos para conseguir su máximo rendimiento consumiendo lo menos posible es el objetivo. Un objetivo al alcance de todos. 
La política europea ha convertido la eficiencia energética en una de sus armas contra el cambio climático y la pobreza energética. El propio Presidente de la Unión Europea, Jean-Claude Juncker,  presentaba su estrategia para crear una unión energética sólida e implicada en la lucha contra el cambio climático, en la que animaba a “revisar totalmente el concepto de eficiencia energética, abordándolo como si fuera una fuente energética más con el objeto de que pueda competir en igualdad de condiciones con la capacidad de producción energética”.
 
Sin embargo, en nuestro país aún queda mucho trabajo por hacer. Actualmente se encuentra pendiente de aprobación un proyecto de Real Decreto de eficiencia energética que resolverá la transposición de la Directiva Europea de Eficiencia Energética (2012/27/UE) en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos, promoción de la eficiencia energética y contabilización de consumos energéticos. Y es que España tan sólo ha llevado a cabo la transposición parcial de algunos artículos de dicha Directiva.
 
 

Diseño ecológico de productos, la eficiencia al alcance del consumidor

Como hemos comentado, es a través de las directrices venidas desde Europa donde más pasos se están dando en materia de eficiencia energética. El más reciente, la entrada en vigor en septiembre de la Directiva ErP de Diseño Ecológico de productos que utilizan energía. Esta norma establece unos requisitos mínimos de eficiencia energética, emisiones de NOx y de niveles de ruido para los equipos de consumo -como son los equipos para generación de calefacción, aire acondicionado y climatización en general- que se fabriquen o instalen en Europa. 
 
Esta normativa, además viene acompañada de la aplicación de la etiqueta energética también obligatoria para los todos los países del ámbito económico de la UE, con la que se identifica la eficiencia energética de los productos comercializados.  En las instalaciones que combinen varios productos y accesorios (generadores, captadores solares, etc.) se ha introducido también el concepto de etiqueta de sistema.
 
Dichas etiquetas deberán estar un lugar visible de los productos, con la finalidad de incentivar la compra de los productos más eficientes por parte del consumidor.
 

Eficiencia energética en los edificios: rehabilitación y sistemas de gestión energética

En el sector de la construcción, la obligación de elaborar un Certificado Energético de las viviendas y edificios tanto de nueva construcción como de las existentes y que se pongan en venta o alquiler es una realidad desde 2013 gracias a la transposición al ordenamiento español de la  Directiva 2010/31/UE, de 19 de mayo. 
Este certificado energético permite que cada propietario conozca el estado energético de su inmueble y pueda poner en marcha las medidas necesarias para mejorar su calificación energética no sólo con el fin de contribuir a la sostenibilidad del edificio, sino para conseguir una revalorización del mismo.
 
A pesar de llevar activa la norma casi dos años, en España menos del 20% de inmuebles en venta o alquiler cuentan con un certificado energético y casi el 50% obtienen una calificación muy baja, según datos del IDAE. 
 
En el caso de edificaciones completas, la apuesta actual para conseguir una mayor eficiencia energética pasa por la rehabilitación integral de todo el inmueble. Una renovación completa de las instalaciones, incidiendo sobre todo en la envolvente térmica de un edificio antiguo puede generar unos ahorros en emisiones globales que rondan el 90%.  Según los datos obtenidos del primer Proyecto Piloto de Rehabilitación Energética Integral coordinado por ANERR (Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reformas), la amortización teórica de las actuaciones en la envolvente y en las instalaciones térmicas ronda los 16 años. 
 
Por su parte, la Asociación de empresas de Eficiencia energética, A3e, en su estudio “Consumos, medidas y potenciales ahorros en edificios” realiza un completo análisis sobre el ahorro que se puede conseguir  mejorando la eficiencia energética en grandes instalaciones como hospitales, oficinas o universidades. En el caso ejemplar de la rehabilitación energética de un hospital tipo de 500 camas con una factura energética de 1.775.590 euros al año, la realización de una serie de acciones como la renovación de los sistemas de climatización, aislamiento de la envolvente térmica, la incorporación de sistemas de regulación y control más eficientes o la aplicación de tecnologías renovables como la biomasa consigue unos ahorros estimados anuales de hasta el 70% de la factura energética. 
 
En el marco de estas actuaciones de mejora de la eficiencia energética en las instalaciones de un edificio, queremos hacer una mención especial a los Sistemas de Gestión Energética. Según la asociación A3e, en los últimos años, estos sistemas se han convertido en “herramientas fundamentales para conducir a las organizaciones que los implantan a mejorar su eficiencia energética”.  
 
Los sistemas de gestión energética (SGE)  persiguen la mejora continua en el empleo de la energía mediante un uso más eficiente de la misma, reduciendo su consumo, los costes financieros asociados y las emisiones de gases de efecto invernadero, así como mediante el mejor aprovechamiento de las energías renovables. 
Los SGEs permiten reducir la factura energética progresivamente en una empresa desde su implementación, alcanzando en breve tiempo un ahorro energético superior al 20%, sin afectar a los servicios que ofrece a sus clientes.
 

Eficiencia energética en hoteles

España, como país turístico que es, no puede olvidar al sector hotelero como un gran nicho de consumo susceptible de mejorar sus niveles de ahorro energético.  El hotelero ha sido uno de los más recientes sectores en orientar su estrategia hacia la mejora de su eficiencia energética, sumándose al de la edificación, la industria y el transporte, de los que ya hablamos durante la celebración del Día Mundial de la Eficiencia de 2014.
 
Las motivaciones para incorporar la sostenibilidad y la eficiencia energética en un hotel pueden ser diversas: mejorar la estructura de gastos; cumplir unos criterios de responsabilidad social corporativa; o diferenciarse en el mercado del turismo. 
 
Conocedores de este punto, los organizadores del Congreso de eficiencia energética y sostenibilidad en el sector turístico_Smart Destination, aseguran que “el turista se decanta cada vez más por un turismo sostenible respetuoso con el medioambiente”.  El Congreso eeST que se celebró el 10 de marzo en Barcelona analizará las bases para construir un Destino Turístico Inteligente: convertir un destino turístico maduro en un destino turístico inteligente diferenciándolo y haciéndolo más competitivo es el objetivo de muchos destinos. 
 
Cada paso adelante en la línea de la eficiencia energética supone acercarnos a conseguir el objetivo europeo de alcanzar los protocolos internacionales de reducción de emisiones de CO2 y más en concreto lograr los objetivos del plan europeo 20/20/20 en el 2020. Una labor a la que debemos contribuir a nivel de usuario, fabricante, industria, pero sobre todo gubernamental. 
 

Noticia patrocinada por:

 
Wolf Sistemas para el ahorro de energía
 
Modificado por última vez enViernes, 18 Septiembre 2015 10:45
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes