Logotipo Caloryfrio
Menu

La calidad del aire interior en EEUU

Calidad del aire interior en EEUUDurante el pasado Congreso Internacional de Calidad del Aire Interior, celebrado en Madrid los días 22 y 23 de noviembre, una de las ponencias que más interés suscitó entre los asistentes fue la ofrecida por Mr. Ian Cull, ingeniero e higienista industrial, Vicepresidente de la AIQA (Indoor Air Quality Association) y dedicado a la formación en este ámbito desde hace más de 20 años.

La ponencia de Mr. Ian Cull se desarrolló en torno a tres partes fundamentales:

  • La sensibilización; en relación a lo que piensan los ciudadanos en Estados Unidos sobre la problemática de la calidad del aire interior Estudios sobre qué piensan los ciudadanos en Estados unidos sobre el tema de la calidad del aire interior.
  • La Normativa en EEUU con respecto a la calidad del aire interior
  • Prácticas típicas aplicadas en EEUU

Estudios realizados sobre la "sensibilización" en torno a la calidad del aire interior en EEUU 

Aunque según Ian Cull no existen o no se han realizado estudios a gran escala en Estados Unidos en relación a la visión de los ciudadanos estadounidenses sobre la calidad del aire interior, sí se dispone de información procedente de estudios realizados a pequeña escala que pueden servir de orientación para conocer el grado de sensibilización de la ciudadanía en relación a esta problemática.

Así, Ian Cull aludió concretamente a tres estudios; el primero fue un estudio realizado en el año 2012 centrado en la “Evolución de las condiciones de seguridad de las viviendas”, el segundo fue un estudio realizado por el Grupo Shelton en el año 2015 titulado “¿Cuánto le preocupa la calidad del aire interior de su hogar?; y por último un estudio realizado por M. Hamilton y otros en el año 2016 centrado en los edificios terciarios o comerciales y la importancia de la calidad del aire interior a la hora de alquilar un inmueble de estas características.

En el estudio del 2012 en el que se estudió a una parte de la población de una forma general, una primera conclusión fue que solo el 9% de los americanos considera que la calidad del aire interior es una amenaza para la salud mientras que al 70% no les preocupaba en absoluto este asunto ni lo consideraban un problema para la salud.
Además, el mismo estudio concluía que una cuarta parte de los encuestados afirmaban que nunca habían cambiado o limpiado el filtro de su caldera y la mitad admitían usar ambientadores, al menos una vez por semana, cuando detectaban cualquier problema relacionado con la calidad del aire.

Con respecto al estudio realizado en el año 2015 en relación al grado de preocupación de los estadounidenses con respecto a la calidad del aire interior en sus hogares, los resultados no fueron muy distintos ya que más de un tercio de la población encuestada respondió no estar preocupada en absoluto en relación a este tema, un 32% de los encuestados afirmó estarlo moderadamente y otro tercio declaró sentir una gran preocupación.

El último de los estudios presentados por Ian Cull, realizado en el año 2016, estaba relacionado con los edificios terciarios o comerciales y sus preguntas se dirigieron a empresas que en aquel momento habían alquilado o tenían previsto alquilar algún espacio u oficina para uso corporativo. Las preguntas estaban dirigidas a conocer hasta qué punto se había tenido en cuenta la calidad del aire de dichos espacios a la hora de valorar el alquiler.

El estudio reveló que alrededor del 26% de inquilinos comerciales aseguró haber tenido en cuenta la calidad del aire interior en sus compras o alquileres y, menos de la mitad, valoraron en algún momento el impacto positivo que tendría en la productividad (45%), en el absentismo (23%) o en la salud (39%) el hecho de modernizar los sistemas de ventilación y filtración por encima de los estándares mínimos actuales.

Tras la presentación de las principales conclusiones de los tres estudios Ian Cull habló sobre el tamaño del mercado estadounidense en el ámbito de la calidad del aire interior; un mercado que generó un volumen de negocio de 7,8 mil millones de dólares en el año 2015 en apartados como filtración de aire, equipos HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado), instrumentos relacionados con la calidad del aire interior además de consultorías, asesorías… estimando que pueda llegar a unas cifras de 10,8 mil millones de dólares para el año 2020.

Para Ian Cull, al igual que la población muestra cada vez mayor preocupación por su alimentación y mira las etiquetas de los productos que consume, también irá creciendo el interés por la calidad del aire que respiran. La conclusión es obvia, si cada vez nos preocupa más lo que comemos, no es menos importante lo que respiramos.

Normativa en EEUU

A día de hoy no existe en Estados Unidos ninguna normativa específica sobre la calidad del aire interior sino una serie de normas y directrices elaboradas por distintas instituciones y organismos y que son de aplicación en el sector de la construcción de este país.

En cuanto a las principales normas y estándares relacionados con la calidad del aire interior, Ian Cull aludió en primer lugar a ANSI (Amercian National Standards Institute) como la institución estadounidense que supervisa la creación, la promulgación y el uso de miles de normas y directrices que afectan directamente a las empresas en casi todos los sectores: desde dispositivos acústicos hasta equipos de construcción, distribución de energía… y que participa activamente en la acreditación, evaluando la competencia de las organizaciones que determinan el cumplimiento de las normas.

Las normas ANSI gozan de un gran reconocimiento en EEUU, se dictan por consenso y a pesar de no ser una institución gubernamental, esta norma tiene consideración oficial en los Estados Unidos frente a la norma ISO.

Durante su ponencia, Ian Cull mencionó a ASHRAE como una de las asociaciones más importantes, ya no sólo en EEUU sino a nivel internacional es ASHRAE, cuya primera norma sobre calidad del aire interior data de 1973.

Tal y como explicó Cull, Ashrae es una sociedad y una organización de redacción de normas, de carácter no gubernamental, que antes fue la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado, a la que se atribuye una de las normas más citadas en los EEUU (norma 62,1) sobre “Ventilación para una calidad aceptable del aire interior” en la que se basan muchos códigos y reglamentos a nivel local.

Ian Cull también mencionó en su ponencia otras organizaciones como ASTM International, antes Sociedad Americana de Ensayo de Materiales, que ha desarrollado varias normas técnicas consensuadas relacionadas con la calidad del aire interior; además de otras como ACCA (Air Conditioning Contractors of America), NADCA (The HVAC Inspection, Cleaning and Restoration Association) creadora de los estándares relacionados con la limpieza de los conductos de ventilación, IICRC (Institute of Inspection Cleaning and Restoration Certification) y RIA, que son asociaciones que tienen que ver más con problemas de la contaminación que se basan en hongos, combustión y filtración o la SMACNA, tiene que ver con las normas de construcción en los conductos de ventilación.

No hay por tanto única organización con su normativa y sí varias con diferentes estándares y normas distintas.

Prácticas de aplicación en EEUU 

Cómo experto y profesional dedicado a la asesoría en el ámbito de la calidad del aire interior, Ian Cull dedicó la última parte de su ponencia a exponer los procedimientos más habituales para la evaluación de la calidad del aire interior en EEUU y las tendencias o movimientos que se están experimentando en el país americano a raíz del auge de la arquitectura sostenible y la construcción de edificios verdes.

Y es que, a pesar de no existir ninguna normativa específica que obligue a realizar una valoración regular de los parámetros de la calidad el aire interior, existe una tendencia en la actualidad, especialmente en las nuevas construcciones sostenibles, a la instalación de sistemas de ventilación mecánica controlada que regulan la entrada de aire limpio en función de una serie de parámetros como la ocupación de un edificio y que se complementan con sensores de CO2 o dióxido de carbono que activan o incrementan los niveles de ventilación cuando detectan niveles de contaminación del aire interior superiores a los recomendados. Estos sistemas, permiten ajustar la demanda de ventilación a las necesidades del edificio en cada momento, contribuyendo de esta forma al ahorro de energía y de recursos.

A pesar de todo, para Ian Cull los procesos son aún reactivos y no proactivos. En EEUU sólo se toman medidas o se llevan a cabo actuaciones en el ámbito de la calidad del aire interior cuando se detectan problemas relacionados con la salubridad en ambientes interiores.

A la hora de diseñar y construir edificios aún priman valores como la eficiencia, la comodidad o el confort térmico sobre conceptos como la calidad del aire interior, olvidando en la mayoría de ocasiones, la importancia de generar un entorno sano y seguro para sus ocupantes.

Ian Cull aludió en este sentido y de cara a futuro a la creciente relevancia de los certificados de construcción sostenible o certificados de edificios que obligarán a poner un mayor énfasis en el control de la calidad del aire interior entre otros aspectos.

Tradicionalmente, los procesos de certificación de edificios tenían en cuenta los aspectos relacionados con el diseño de los edificios pero no con su funcionamiento, y en el futuro, estos modelos predecirán también el ahorro de costes.

Y aunque en el ámbito empresarial aún existen muchas reticencias en cuanto a los beneficios que proporciona trabajar en un ambiente saludable en cuanto a la calidad del aire, en el momento en el que se pueda medir la mejora de las cifras de productividad y absentismo en el entorno empresarial, demostrando que al respirar aire de buena calidad las personas son más productivas, no se pondrá en duda el hecho de que un ambiente limpio y de un nivel óptimo de salubridad puede contribuir a la situación financiera de una empresa.

 

 
Modificado por última vez enLunes, 24 Diciembre 2018 09:26
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes