Logotipo Caloryfrio
Menu
¿Cómo funciona un deshumidificador y para qué sirve?

¿Cómo funciona un deshumidificador y para qué sirve?

La humedad es uno de los aspectos que ta...

El hogar del futuro: viviendas más electrificadas y digitales

El hogar del futuro: viviendas más electrificadas y digitale…

Jesús Requena, Director de Marketing y D...

Digitalización e innovación en el sector de la ventilación: la construcción 4.0 llega a Siber

Digitalización e innovación en el sector de la ventilación: …

Las tecnologías desarrolladas en los últ...

Rhonatherm® estrena nueva web con más información y recursos de interés para técnicos y arquitectos

Rhonatherm® estrena nueva web con más información y recursos…

Rhonatherm® renueva parte de su imagen c...

Prev Next

¿Conocemos el aire que respiramos?

¿Conocemos el aire que respiramos?Nuestro estilo de vida está en constante evolución, pero la tendencia es a pasar cada vez más tiempo en nuestros hogares: la OMS calcula que pasamos el 90 % de nuestro tiempo en espacios interiores. A lo largo de este pasado 2020 hemos vivido en interiores hasta el 100% de nuestro tiempo, de ahí que muchas personas hayan sido conscientes de la importancia de una buena calidad de aire para la salud. Un objetivo que persigue Zehnder desde sus inicios, el de asegurar la calidad del aire y su salubridad.

Además, nuestras viviendas son cada vez más herméticas, los edificios cada vez están más preparados para tener un menor coste energético y una mayor eficiencia. Esta hermeticidad obliga a tener una buena ventilación para poder controlar la calidad del aire.

Nuestra presencia al respirar, ducharnos, cocinar o simplemente nuestra ocupación en una estancia genera contaminantes ambientales invisibles que puede provocar que el aire interior esté hasta siete veces más contaminado que el exterior. Por eso, es imprescindible garantizar la salubridad del aire y una correcta ventilación que favorezca el bienestar, el sueño, la concentración, el descanso, el rendimiento, etc.

Dichos compuestos que se encuentran en el aire, que pueden ser desde humedad a altas concentraciones de CO2, compuestos orgánicos volátiles o partículas finas, pueden tener un efecto directo en nuestra salud provocando problemas respiratorios o cardiovasculares, problemas de desconcentración o insomnio, y enfermedades alérgicas.

La cantidad de ácaros de polvo y polen que respiramos mientras estamos en nuestras viviendas hacen que se estime que en 2050 casi la mitad de la población mundial padecerá algún tipo de alergia (1). En Catalunya, las alergias afectan al 10,4% de los niños, siendo el segundo problema de salud en la franja de edad infantil. Además, según datos de la Encuesta de Salud en Catalunya 2015, en la franja de edad de 15 a 44 años, las alergias son el primer problema de salud en los hombres y el segundo en las mujeres.

Otros compuestos orgánicos volátiles que se generan en la vivienda (adhesivos, suelos de madera, pinturas, etc.) así como el gas radón o las concentraciones de humedad, son otros problemas que pueden solucionarse con una buena ventilación y filtraje.

Además de las posibles enfermedades, una mala calidad de aire nos afecta directamente en número de muertes: la contaminación ambiental causa 800.000 muertes al año en Europa y en el mundo esa cifra asciende a los 8,8 millones de personas (2).

Si contamos con un sistema de ventilación con filtraje podemos evitar que los contaminantes exteriores entren en el interior, además de controlar aquellos provocados por nuestra presencia. La ventilación permite obtener una vivienda saludable, que es aquella que alcanza condiciones de comodidad y confort necesarias para una alto nivel de calidad de vida. La ventilación es el principal medio para lograr higiene, limpieza y salud.

Estudio del efecto de CO2 en el descanso de un paciente de Alzheimer

Pero, ¿qué pasa cuando presentamos alguna patología o enfermedad y la calidad del aire interior no es la recomendable? Un estudio realizado por Zehnder Group en 2014 desveló que el descanso de los pacientes de Alzheimer mejora en habitaciones donde el nivel de CO2 no sobrepasa los 800 ppm (partes por millón). Para poder llegar a esta conclusión, se realiza una investigación que mide los niveles de CO2 en una habitación y el comportamiento de una paciente de Alzheimer diagnosticada en 2007.

La paciente, que vive en una casa naturalmente ventilada, tiene síntomas graduales de demencia y durante la noche muestra un comportamiento agitado que se manifiesta a través de ronquidos, apnea, sueño agitado y pánico al despertarse por la noche.

Un indicador mide la calidad del aire en la habitación, y almacena los datos registrados de CO2 cada 15 minutos (Wöhler type CDL 210). Este dispositivo, colocado en una mesita pequeña al lado de la cama donde duerme el marido, lo más alejada posible de la zona de respiración, mide simultáneamente la temperatura y la humedad relativa. Los indicadores de calidad del aire interior, así como el comportamiento de la paciente, se controlan del 5 de febrero al 13 de marzo del 2014.

Influencia de la posición de la ventana y la puerta en los niveles de CO2

Los valores de CO2 en la habitación se tomaron por un período de 5 semanas, es por ello que no pueden ser considerados estadísticos. Aun así, se pudo comprobar que los  niveles de CO2 aumentan con el número de ocupantes en la habitación y que las reducciones más grandes se alcanzan abriendo la ventana y dejando la puerta abierta. 

El eje horizontal muestra la posición de la ventana y la puerta interior

En la figura 1, las columnas de la primera fila corresponden a una habitación desocupada, las columnas de la segunda fila corresponden a una ocupación de una persona y la última fila a una ocupación de dos personas en la habitación. Además, el eje horizontal muestra la posición de la ventana y la puerta interior (cerrada o abierta).

Influencia del nivel de CO2 en la agitación nocturna de paciente de Alzheimer

En este estudio, el descanso agitado durante el sueño de una paciente de Alzheimer coincide con niveles elevados de CO2 en la habitación. Según observaciones del marido de la paciente durante y después del registro, el comportamiento agitado durante el sueño no se volvió a observar cuando los niveles de CO2 estaban por debajo de 800 ppm, por lo que se recomienda ventilar a través de la ventana.

Tras instalar un medidor permanente también en la sala de estar, se comprueba que durante el día el comportamiento agitado disminuye desde que los niveles de CO2 en la sala de estar estuvieron por debajo de 800 ppm, abriendo las ventanas y las puertas de vez en cuando.

El autor (Bart Cremers, Zehnder Group) del estudio explica que la gente sana tiene una respuesta adaptable a niveles altos de CO2, tanto física como mentalmente, sin sufrir comportamiento agitado. Pero las personas que sufren Alzheimer u otra forma de demencia, pueden haber perdido esta adaptabilidad a los niveles de CO2 y pueden desencadenar reacciones físicas más intensas.  

La figura 2 muestra los 5 primeros días del período de grabación, momento en el que el marido experimentó con la apertura y cierre de ventanas y puertas en el dormitorio

La figura 2 muestra los 5 primeros días del período de grabación, momento en el que el marido experimentó con la apertura y cierre de ventanas y puertas en el dormitorio. El comportamiento agitado de su esposa que fue descrito en el cuaderno, coincide con picos de niveles de CO2 en el dormitorio. Siempre que este comportamiento aparecía la ventana y/o la puerta se abrían para bajar nuevamente los niveles de CO2. Según las observaciones, aproximadamente 30 o 45 minutos después de abrir la puerta i/o ventana, su esposa volvía a dormir y respirar con normalidad.

Los niveles de CO2 eran bastante elevados cuando ventana y puerta se dejaban cerradas.

Después de un par de noches de experimentación el esposo de la paciente decidió observar el nivel de CO2  e intervenir abriendo la ventana y la puerta anticipadamente. La figura 3 muestra que el comportamiento agitado durante el sueño disminuye en algunos casos, excepto en noches en las que los niveles de CO2 eran bastante elevados cuando ventana y puerta se dejaban cerradas.

Como principales conclusiones, el estudio muestra que con picos elevados de CO2 en la habitación por encima de los 800 ppm la paciente de Alzheimer demuestra un comportamiento agitado, como ronquidos, fricción dental, apnea o pánico, y que este no se vuelve a con niveles de CO2 inferiores a 800 ppm.

Además, tras observar un pico de nivel elevado de CO2, que coincide con un momento de comportamiento agitado, se ventila y después de 30 - 45 minutos el sueño de la paciente vuelve a un estado tranquilo.

REFERENCIAS:

Logue JM, Price PN, Sherman MH, Singer BC (2011), Why We Ventilate; LBNL 5093E.

Strøm-Tejsen P, Wargocki P, Wyon DP and Kondracka A. (2014). The effect of air quality on sleep. In: Proceedings of the 13th International Conference on Indoor Air Quality and Climate – Indoor Air 2014, Hong Kong, Paper HP0506.

(1) Fuente: OMS

(2) Fuente: Estudio publicado en la revista European Heart Journal

Más información sobre los productos de Zehnder, haz clic en:
Logo Zehnder
 www.zehnder.es

Modificado por última vez enViernes, 29 Enero 2021 08:26

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

¿Cómo es el hogar del futuro? Mesa redonda con 5 profesionales de la construcción y la arquitectura

El mercado de la ventana y los cerramientos - VETECO 2022

Evolución de los materiales, procesos e instalaciones | Mesa Redonda Rebuild 2022

Hacia la demanda cero y el consumo nulo en edificios | Mesa Redonda Rebuild 2022

Solución integral para depuración y regeneración de aguas residuales: TECNOLOGÍA SYSTEM O))

El mercado de la construcción | Situación actual y retos 2023

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes