La Fundación Repsol presenta su indicador social de eficiencia energética 2013

Fundacion RepsolLa Fundación Repsol, concienciada sobre la importancia de impulsar el cambio de hábitos en la ciudadanía hacia un uso más eficiente de la energía, ha publicado el pasado día 26 de marzo, la tercera edición del Indicador Social Repsol de Eficiencia Energética (ISE²-R), que se ha presentado en la sede de la Fundación en Madrid.

Cesar Gallo, vicepresidente de Fundación Repsol ha expuesto las principales conclusiones del informe del Indicador Social de Eficiencia Energética Repsol 2013, acompañado por Gabriela Urosa, directora del área de Estudios Sociales y Comunicación.

Según palabras del propio vicepresidente de la Fundación, "El objetivo de este informe es medir, analizar y conocer la visión que la sociedad tiene de la eficiencia energética para introducir los cambios necesarios con el fin de conseguir una sociedad más sostenible".

El estudio, puesto en marcha a través del Observatorio de la Energía creado en 2009, profundiza en el sentir ciudadano, contempla tanto un análisis de la situación actual, basado en entrevistas a expertos y análisis bibliográfico, como un extenso trabajo sociológico de campo, a partir de la realización de una macro encuesta telefónica a 4.364 ciudadanos y contrastado por 10 focus groups y 14 entrevistas a consumidores tempranos (early adopters).

Este indicador es una herramienta de gran valor que cuantifica desde una perspectiva social cómo los ciudadanos perciben la eficiencia energética y permite, a partir del análisis y entendimiento de sus conocimientos, actitudes y comportamientos, diseñar los planes y medidas adecuados.

Leve mejoría en los resultados

Los resultados obtenidos en el estudio realizado en 2013 muestran que la sociedad comparte el interés por la eficiencia energética. Se observa una leve mejoría respecto a años anteriores, propiciada por un importante avance en conocimientos en estos 5 últimos años. Aunque todavía hay un largo camino por recorrer.

El ciudadano no percibe su responsabilidad en el consumo diario para la mejora de la eficiencia energética y sólo el 7% de los encuestados considera importante la búsqueda activa de información, mientras que una mayoría señala a las administraciones (63%) y a las compañías energéticas (47%) como responsables de facilitar información.

El ciudadano no tiene una visión global del impacto de sus acciones, y cada año menos personas consideran que el ahorro de energía tenga un efecto positivo (33% de los encuestados en 2013).

La situación económica también tiene su reflejo en este último informe ya que ha modificado comportamientos y actitudes respecto al uso de la energía, y según indica César Gallo, "la crisis ha afectado al consumo, de forma distinta, pero en todos los casos se ha buscado una reducción de factura, más por ahorro que por eficiencia energética."

La recesión económica tiene un efecto contradictorio en la ciudadanía. Por un lado, necesita recortar gastos de consumo; y por otro, las limitaciones económicas y la falta de financiación provocan que no se puedan tomar medidas que permitan reducir el consumo a la larga. Como consecuencia, el ahorro energético cobra mayor relevancia, por reducir el gasto a corto-medio plazo, y hace que el ciudadano vea la eficiencia energética como una cuestión de segundo nivel y vinculada a momentos de prosperidad.

En definitiva y como resultado del trabajo realizado, el Observatorio de Energía de Fundación Repsol propone una serie de recomendaciones con el objetivo de solicitar la colaboración de la Administración y los agentes sociales para la promoción del conocimiento y el impulso de cambios de hábitos en la ciudadanía hacia un uso más eficiente de la energía y un modelo más sostenible.

Se han presentado algunas de las 16 recomendaciones para contribuir a hacer frente al reto social de la eficiencia energética tales como la movilización e implicación de los ciudadanos que estimulen el uso responsable de los recursos energéticos; la ruptura de mitos y barreras para concienciar sobre los beneficios del uso de tecnologías más eficientes y el esfuerzo conjunto y coordinado de todos los agentes para que las propias empresas energéticas respondan a la demanda social y lideren la introducción y mantenimiento de medidas de ahorro.

Fundación Repsol lleva años realizando proyectos que recogen la esencia de algunas de las recomendaciones realizadas: trabajando para dar visibilidad al ciclo completo de la energía y concienciando sobre el reto de la eficiencia energética, que está en manos de todos, en los detalles más pequeños, conscientes de que la suma es lo que importa.

Más información:

http://fundacionrepsol.com/sites/default/files/publicaciones/estudio_indicador_social_2013.pdf

Modificado por última vez enJueves, 22 Mayo 2014 11:49
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes