Logotipo Caloryfrio
Menu
El Gobierno lanza una campaña de comunicación al ciudadano para impulsar la rehabilitación

El Gobierno lanza una campaña de comunicación al ciudadano p…

El Ministerio de Transportes, Movilidad ...

Compensar las emisiones de gasóleo para calefacción con proyectos de reforestación

Compensar las emisiones de gasóleo para calefacción con proy…

La compañía Cepsa compensará las emision...

Rafael Moral, nuevo Director General de Systemair España

Rafael Moral, nuevo Director General de Systemair España

Rafael Moral se ha incorporado a Systema...

Saca partido a tu aerotermia con Jaga Línea Plus

Saca partido a tu aerotermia con Jaga Línea Plus

El consumo eléctrico de la aer...

Prev Next

Instalador ¿Pérdida de valor?

instaladores perdida valor

Algo está cambiando. De hecho, ya comenzó a cambiar hace tiempo. El equilibrio de fuerzas del sector, cliente y producto final de la refrigeración, lleva tiempo sufriendo una transformación. Y en el centro de este cambio están todos los protagonistas: distribuidor, fabricante e instalador. Hablaremos sobre una apreciación bastante extendida de una serie de factores que, sumados, están haciendo que la profesión del instalador se devalúe. Factores que convendría atajar y corregir cuanto antes.

Antiguamente, era el instalador quien trataba directamente con el cliente final, administrando sus márgenes con distribuidores o fábrica: ganaba dinero, proveía calidad y recibía respeto. Pero actualmente existen obstáculos para que esa relación entre cliente e instalador fluya de una forma igual de satisfactoria para ambos.

Cliente/fábrica

Hoy en día surge un problema: el cliente compra directamente a la fábrica, y ese tándem directo ha roto el pacto no escrito de "no agresión", que se salta los canales de distribución y relega al instalador a la simple compra de mano de obra (la cual no genera IVA pero que al final es un problema). Además, también lleva al instalador a trabajar al precio que los clientes finales digan, condicionando su forma de proceder. Estos clientes marcan incluso precios de recambios o, en su defecto, los compran ellos mismos para que el técnico los instale, exigiendo garantías. Esto se da sobre todo en comercial.

Es importante que el instalador no pierda el valor como diseñador de la instalación. Alguien que dimensiona, compara y elige los equipos más apropiados para cada caso, y no únicamente la mano de obra que ejecuta una instalación que no le pertenece.

Distribuidores

Algo similar ocurre con los distribuidores de la cadena de suministros, que en algunos casos están vendiendo directamente a consumidores particulares. Es grave que esta gente inexperta reciba descuentos iguales, o incluso mayores que los que reciben los instaladores. Además, también se está suministrando a gente que trabaja sin las acreditaciones y cualificaciones necesarias, y que están ejerciendo de una forma ilegal. De la misma manera no se puede permitir gente ofreciéndose a las puertas de dichos centros, bien como montadores ilegales o legales ofreciendo su firma para el tema de los anexos.

El sector, para su profesionalización y puesta en valor debe alejarse del concepto de que prime la venta por encima de todo, incluso de las leyes. Es importante que los distribuidores premien y distribuyan a instaladores cualificados y acreditados para que el sector gane prestigio.

"Facilities"

Pasamos ahora al caso de las “facilities”, concepto de empresa en la jerga del instalador, que acaparan el concurso público y que por su fuerza y músculo financiero pueden bajar tanto los precios que ganan dichos concursos consiguiendo así una gran cartera clientelar con importantes presupuestos, sean mantenimientos o instalaciones. Estas empresas compensan esas bajadas de precio con el gran volumen de sus concursos integrales, en correctivos e instalaciones sucesivas o empleando a personal poco cualificado de bajo coste. Esto perjudica directamente a las empresas especializadas de la zona que tienen menos margen de maniobra para bajar precios.

En estos casos prima la cantidad sobre la calidad, relegando una serie de oficios y empresas locales que quedan descartadas por el cliente, o en su caso subcontratadas por estas grandes empresas.

La Administración hace mucho daño también en sus concursos porque incluso solicita fianzas para asegurarse el cumplimiento de la obra, y los pequeños muchas veces no pueden hacer frente al pago de dichas fianzas. Con todo esto, lo que nos encontramos es que luego la realización de la obra queda "manga por hombro" o funciona "renqueante".

Migración de oficios

Algunos oficios, como fontaneros o electricistas, ven abierta la cuota de mercado, y con un par de cursos sencillos (impartidos bien por fabricantes o distribuidores) se aventuran a un escenario que no es el suyo y en el que prima lo rápido y barato sobre un trabajo de calidad. En muchas ocasiones debe ser un técnico con una buena formación el que debe venir después a solucionar los problemas, incluido en garantías “consentidas”.

El sector de la climatización debe ser un sector especializado y con profesionales que de verdad puedan asegurar la confianza de una buena instalación a los usuarios finales.

Internet

Internet es una gran oportunidad para que los instaladores acreditados expongan su marca y se den a conocer. Es un medio con infinita cantidad de oportunidades en este sentido. Pero de la misma manera se da que, por las facilidades de adquisición del producto, surgen una gran cantidad de pseudo instaladores que machacan aún más al maltrecho sector que sí se preocupa de tenerlo todo en regla y cumpliendo la legalidad.

Una forma de consumir desbocada que todos terminamos potenciando, y que, en casos como estos, debemos medir ya que una empresa instaladora contrastada va a ser la única manera de que nuestra instalación tenga todas las garantías necesarias.

Conclusión

Todas estas prácticas están ocasionando una erosión económica y anímica en autónomos y pymes que hace difícil su prosperidad y pone en riesgo incluso su subsistencia.

Estos factores se están llevando por delante la credibilidad de las empresas instaladoras solventes y haciendo crecer su riesgo de desaparición del tablero de juego. O en su defecto, llegando a un grado de sumisión que acaba con esa ilusión por el trabajo bien hecho y que hace que los profesionales se vean obligados a tirar los precios en detrimento de su buen hacer: subsistencia pura y dura.

Una forma de explotación moderna que pudiera conllevar que el sector quedara huérfano (de hecho, ya está ocurriendo) de instaladores. Una lacra que nos puede hacer caer a todos en la mediocridad y acostumbrarnos a ella. Y la profesión del instalador es mucho más que eso.

Y, si me permitís, la unión en estos valores “hace la fuerza” y por ello debemos estar unidos y juntos en iniciativas como la #ComunidadInstalador, campaña de comunicación de Caloryfrio.com que pone su grano de arena y de divulgación para poner en valor la profesión.

Modificado por última vez enMartes, 09 Agosto 2022 12:42

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

FELIZ NAVIDAD 2022 🎅 👉 La comida de Navidad...

Novedades de Panasonic | Marc Díaz Director general España Panasonic Climatización

¿Por qué unirse a ASOFRÍO?

La revisión de la normativa F-Gas y el IGFEI a día de hoy | José Pedro García, Chemours

Beneficios y retos de la ventilación en Hostelería y Restauración - 1er Foro Ventilación y CAI

Soluciones de rehabilitación con fachada ventilada cerámica - José Manuel Grao - Faveker

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes