Energías renovables en España; informe impacto macroeconómico

energías renovables informe appaJosé Miguel Villarig, presidente de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), presentó la semana pasada en Madrid, la novena edición del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España correspondiente al pasado año 2016.

Este estudio trata de arrojar luz sobre los costes y beneficios que las energías renovables aportan a nuestra economía en un momento en el que se está debatiendo la velocidad de adopción de las mismas dentro de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Resumen anual

El pasado año 2016 se alcanzó un nuevo récord a nivel internacional con 138,5 GW instalados lo que supuso un 55% de toda la potencia instalada.

Además, se constató una evidente reducción de costes ya que el incremento del 9% de nueva potencia se consiguió con un 23% menos de inversión.

Sin embargo, y pesar de estos datos, en España tan solo se instalaron 43 nuevos megavatios renovables, dato que confirma la parálisis del sector un año más; una parálisis que comenzó en el año 2012 y que ha supuesto un grave golpe para el sector renovable español.

La subasta celebrada en 2016, de 500 MW de eólica y 200 de biomasa, supuso una buena noticia para el sector pero hay que tener en cuenta que estas cifras representan únicamente un 8% de la nueva potencia renovable que el Gobierno planteó en su Planificación Energética para alcanzar los objetivos de 2020. El cumplimiento de los compromisos, por lo tanto, queda diferido al esfuerzo que se realice en los años venideros, un muy corto espacio de tiempo.

En cuanto a los principales datos macroeconómicos, el estudio de APPA revela que sector de las energías renovables contribuyó con 8.511 millones de euros al PIB nacional, aportó 1.000 millones en fiscalidad neta y contribuyó a mejorar nuestra balanza comercial con un saldo exportador neto de 2.793 millones.

Además, las energías renovables en su conjunto emplearon a 74.566 trabajadores y produjeron ahorros de 5.989 millones de euros al evitar importaciones energéticas y de 279 millones en derechos de emisión. Las energías renovables eléctricas ahorraron 5.370 millones de euros en el mercado eléctrico.

Penetración de las energías renovables en España

El pasado año 2016 las energías renovables representaron el 13,1% de la energía primaria consumida en la Unión Europea y aumentaron su contribución un 1,2%, aunque a pesar de este incremento, el petróleo, el gas natural y el carbón continúan suponen aún hoy en día algo más de las tres cuartas partes (75,4%) de la energía primaria consumida en Europa, energía cuyo origen de fuentes de energía fósil provoca que los países de la UE continúen manteniendo una gran dependencia energética exterior, superior al 50%.

En España, sin embargo, las energías renovables disminuyeron su participación en el consumo de energía primaria un 0,2% en 2016, situándose de nuevo en el 13,9% del total y ocupando la tercera posición por detrás del petróleo, que fue la fuente de energía primaria más consumida en nuestro país con un 44,2% y del gas natural, que alcanzó una participación del 20,3%.

Por debajo de las renovables se situó la energía nuclear con un 12,4% de participación y el carbón con un 8,5%.

Consumo energía primaria 2016

En cuanto a la energía final consumida en España en 2016, las energías renovables representaron el 15% del total, porcentaje superior al 14,8% de 2015. El aumento se debe a una mayor generación eléctrica (fundamentalmente hidráulica), que fue del 8,8%, un 7,1% mayor que en 2015.

Las renovables térmicas se situaron en el 6,3%, con un incremento del 1,6% respecto al año anterior. Por su parte, la energía final bruta, valor de referencia para el cumplimiento del objetivo del 20% a 2020, alcanzó en 2015 el 17,4%, una décima por encima del valor registrado en 2014.

Con estos datos se constata una vez más la altísima dependencia que España tiene de los combustibles fósiles, dependencia que registró su máximo histórico en el año 2008 alcanzando un valor del 81,3% y que fue disminuyendo paulatinamente hasta 2013 pero que volvió a aumentar en 2014 y 2015 de nuevo debido a una menor generación renovable.

A pesar de que en 2016, España ha vuelto a disminuir dicha dependencia situándose en el 72,3%, hablamos de una cifra casi veinte puntos por encima de la media de la Unión Europea, que se encuentra en el 54% y que se ha mantenido estable durante los últimos años.

Sector eléctrico

En su conjunto, las energías renovables cubrieron en 2016 el 39,7% de la demanda eléctrica peninsular, 2,8 puntos porcentuales superior al 36,9% alcanzado en 2015.

La eólica, con un 19,2%, fue la tecnología renovable con una mayor contribución, seguida de la hidráulica con el 14,1%, la solar fotovoltaica con el 3% y la solar termoeléctrica con el 2%.

La biomasa, el biogás, la hidroeólica y las energías marinas, agrupadas dentro de “otras renovables”, aportaron el 1,4% restante.

cobertura demanda eléctrica 2016


En lo referente a la potencia instalada, la capacidad total de las energías renovables en España se situó en 2016 en 33.167 MW, con solamente 43 MW nuevos instalados en el año, lo que confirma la paralización del sector de las energías renovables, que de 2008 a 2013 tuvo una media de instalación de nueva potencia de más de 2.500 MW anuales.

Sector térmico

En cuanto a la valoración de las fuentes renovables para consumo térmico, el estudio de APPA muestra que, dichas fuentes se situaron en los 4.362,2 ktep en el consumo de energía final en 2016.

Después de dos descensos anuales consecutivos, el consumo de renovables térmicas aumentó en 2016 un 1,83%.

Durante los años 2011, 2012 y 2013 la aportación de las renovables térmicas había crecido un 3,71% de media anual.

La biomasa fue la fuente renovable térmica más consumida en nuestro país en el año 2016 con el 91,95% del total, seguida por la solar térmica con el 6,73%, el biogás con el 0,88% y la geotermia con el 0,45%.

En definitiva, el estudio sobre el “Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España” revela que la moratoria renovable sigue afectando muy negativamente al sector.

Así, continúa paralizada la instalación de nueva potencia renovable en nuestro país y ha vuelto a disminuir la electricidad vendida. Sin embargo, la subasta llevada a cabo a principios de año ha supuesto la dinamización de algunos sectores tecnológicos, lo que ha contribuido a que mejore levemente su aportación al PIB nacional.

Acceso al informe completo:

http://www.appa.es/descargas/2017/Estudio_APPA_2016.pdf
 

 
Modificado por última vez enMartes, 14 Noviembre 2017 13:44
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes