El mercado fotovoltaico en España: situación actual y retos

Energia fotovoltaica

El último informe “La energía solar fotovoltaica en España” publicado por UNEF en colaboración con la consultora Deloitte hace unos meses, realiza un análisis cuantitativo y cualitativo sobre la contribución del sector fotovoltaico a la economía y sociedad española.

El documento, incluye además una evaluación del impacto del Sector Solar Fotovoltaico en términos económicos para los horizontes 2025 y 2030 de acuerdo con diferentes escenarios de evolución de la penetración de esta tecnología a partir de tres escenarios diferentes.

En cifras generales, durante los últimos años, la generación de electricidad a partir de energía Solar Fotovoltaica se ha situado alrededor del 3% de la generación total de electricidad en España.

Según datos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), el pasado año se instalaron 135 MW de nueva potencia fotovoltaica en el país, una cifra significativa que supone un incremento del 145% con respecto a los 55 MW instalados en 2016 y los 49 MW de 2015. Estos datos auguran un buen camino en el sector.

Este mercado empleó, en 2015, a 7.165 profesionales de forma directa y a 4.326 por efecto arrastre de su actividad en otros sectores de la industria. Es importante destacar sus ventajas, pues contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En 2015, gracias a la potencia solar fotovoltaica instalada en el país, se evitaron 3.047 millones de toneladas de emisiones de CO2. Y la generación solar fotovoltaica evitó la importación de 16,5 TWh de gas natural.

Por sectores y comunidades

A pesar de las trabas en el país, como el Real Decreto 900/2015, para la tramitación administrativa de las instalaciones de autoconsumo, el informe elaborado por la consultora Deloitte para UNEF sobre el mercado fotovoltaico, desgrana que hay sectores que están aprovechando bien las ventajas del autoconsumo fotovoltaico para reducir la factura de su consumo energético. Así, uno de los sectores más activos es el agrícola, pero hay más como el alimentario o el de la hostelería.

En cuanto a las comunidades autónomas, a remarcar que la potencia existente se concentra en cinco, en las que está instalada más del 70% de la capacidad: Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Región de Murcia. En 2015, las comunidades que contaron con más instalaciones de autoconsumo fueron Cataluña, Galicia y Andalucía, por este orden.

Balanza comercial positiva con el exterior

Durante el año 2016, las empresas españolas tuvieron un papel muy importante en muchas de las subastas internacionales que se celebraron, especialmente en América Latina y Oriente Medio, donde se adjudicaron buena parte de la potencia o energía ofertada por los gobiernos de esos países.

Todo ello es resultado del importante proceso de internacionalización de las empresas españolas dedicadas al sector fotovoltaico en el país, fruto de la moratoria renovable en España. Los datos lo explican: en 2015, las exportaciones de bienes y servicios de sector ascendieron a 1.653 millones de €, frente a unas importaciones de 482 millones de €.

La mayor parte de las exportaciones fueron por actividades de los subsectores industriales: venta de equipos, componentes y servicios. La relevancia del sector en el extranjero queda de manifiesto al analizar, según el informe de la UNEF, el número de empresas con actividad fuera de España: más de 100 empresas del sector tienen negocio relevante en más de 80 países.

Una gran inversión en I+D

El sector fotovoltaico en España es uno de los que más valor crea en investigación y desarrollo, con generación real de empleo y aporte a la economía. Como dato, a destacar que este mercado invierte más de dos veces y media en I+D que la media de los demás sectores, lo que produce que el aporte al PIB sea significativamente mayor.

En este sentido, encontramos ahora diferentes programas abiertos a nivel europeo para el fomento de la investigación y el desarrollo de nuevos productos y servicios en el ámbito de las energías renovables que tienen, además, una línea específica dedicada a la I+D+i para la tecnología solar fotovoltaica. El esfuerzo en I+D del sector en 2015 fue de 76,0 millones euros (3,0% de la contribución sectorial al PIB).

Futuro: un escenario incierto

Como hemos visto, la potencia fotovoltaica instalada en el país crece año tras año. Pero hay limitaciones que dibujan un futuro incierto, pues la normativa y la inseguridad jurídica siguen impactando el marco en el que se mueve el sector. Esta incertidumbre sobre el régimen retributivo específico acerca de los mecanismos de apoyo a la fotovoltaica por parte del Gobierno, hacen que las empresas del sector opten por buscar nuevas vías de financiación y modelos de negocio para sus proyectos.

En este término, son importantes los requerimientos establecidos por el Gobierno. Concretamente, se trata de la instalación de 3.909 MW de potencia solar fotovoltaica que resultaron seleccionados en la subasta de energía renovable realizada en España por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital en julio de 2017, así como 1 MW que fue adjudicado en mayo de 2017 en la anterior subasta. Esta potencia debe entrar en funcionamiento antes de enero de 2020.

En base a esto, UNEF establece que un posible escenario de incremento de potencia superior a 1.000 MW (aprovechando la disponibilidad del recurso renovable), multiplicaría por 1,9 el número de profesionales empleados en el sector en 2025.

Durante 2016, la Comisión Europea publicó su Paquete de Invierno “Energía Limpia para todos los europeos”, un conjunto de medidas indicadas para sentar las bases para la transición energética que deberá llevar a Europa a la descarbonización de la economía en 2050. Los pilares claves son: dar prioridad a la eficiencia energética, aumentar el porcentaje de las energías renovables en el mix energético y convertir a los consumidores en agentes activos del mercado eléctrico, por ejemplo, a través del autoconsumo.

A pesar del repunte del sector, España todavía está lejos de otros países europeos como Alemania, que el pasado año instaló 1.750 MW de nueva potencia fotovoltaica, o Bélgica, donde se instalaron 264 MW fotovoltaicos. Y eso que la mayoría de esos países no pueden compararse a España, lugar que goza de muchas horas de sol, la principal fuente para la energía fotovoltaica.

Fuente: UNEF - Unión Española Fotovoltaica

Modificado por última vez enJueves, 03 Mayo 2018 11:34
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes