Logotipo Caloryfrio
Menu
Calderas de gas: ¿cómo elegir la caldera que necesitas?

Calderas de gas: ¿cómo elegir la caldera que necesitas?

Las calderas son el elemento principal d...

AIC Coilmaster: La opción para el máximo ahorro energético en soluciones de calefacción y preparación de ACS

AIC Coilmaster: La opción para el máximo ahorro energético e…

Dada la situación actual en la que el ah...

CGB-2 de WOLF, una caldera mural con la que mejorar la eficiencia energética en el hogar

CGB-2 de WOLF, una caldera mural con la que mejorar la efici…

En España, el 60% del consumo de energía...

Prev Next

Problemas de las calderas para calefacción: averías comunes y soluciones

Problemas con las calderas de gas para calefacciónTodos los equipos y sistemas de producción de ACS (agua caliente sanitaria) sufren un desgaste diario debido a su actividad esencial en las viviendas, oficinas o centros de servicio, causando averías por su uso, sobre todo en calderas antiguas o con un mantenimiento casi nulo. En este artículo repasaremos cuáles son los problemas o averías más frecuentes que puede tener una caldera de gas y cómo solucionarlos.

Aportando unos simples consejos podemos ser capaces de prolongar la vida útil de estos equipos. Mejorar el mantenimiento de tu caldera, evitará problemas y garantizará su correcto funcionamiento durante su vida útil prevista.

Algunos de los problemas o averías más comunes en calderas domésticas son:

No sale agua caliente (ACS) por el grifo

La caldera permite la circulación de agua, por tanto, vemos que llega agua al punto de consumo, pero no es caliente. Esto indica que no hay obstrucciones en las tuberías, pero puede fallar el dispositivo que abre la aportación de gas (electroválvula) a la cámara de combustión que no se activa por rotura o falta de electricidad.

Otra causa puede ser la falta de gas por corte de suministro. En todo caso, si se trata de una caldera actual, parpadeará un numero o símbolo de error el cual nos servirá para consultar con el manual de la marca.  

Desde Caloryfrio.com recomendamos contactar con un instalador de calefacción acreditado para revisar tu caldera.

La caldera pierde agua

Si la caldera pierde agua, hay que identificar cuál es el problema. En primer lugar, hay que buscar el más fácil, comprobando que la llave de entrada de agua y llenado esté cerrada. Si sigue la fuga de agua, se desconecta eléctricamente y se cierra la entrada de agua al aparato desde otra llave de paso parcial o general.

Cerrar la llave de entrada y de llenado completamente. Si entra agua es señal de que está averiada y es necesario que un técnico profesional la arregle o sustituya.

Periódicamente hay que purgar los radiadores en las instalaciones tradicionales con modelo mono- tubo y bi-tubo. Hay que sacar el aire del circuito cuando lo rellenamos de nuevo, eliminando el oxígeno que accede al mismo, en las instalaciones de suelo radiante no es tan necesaria esta operación. En este enlace, te explicamos cómo purgar los radiadores correctamente.

Si lo que falla es el vaso de expansión la reparación es costosa, ya que éste se suele situar en la parte trasera de las calderas y su sustitución requiere el despiece de la caldera, con mucha mano de obra del técnico. Igualmente sucede con el intercambiador de placas: si se trata de calderas algo antiguas compensa más cambiar la caldera que el intercambiador de placas, en sustitución de una tecnológicamente más avanzada y con un considerable ahorro energético que supone instalar una caldera de condensación de última generación.

Otros elementos que pueden desgastarse y fallar son válvulas, purgadores y el propio circuito, en cada caso el técnico debe evaluar la reparación, y la viabilidad de esta versus la sustitución por una nueva, previo presupuesto siempre por adelantado y con argumentos fundamentados en lo anteriormente citado.  

La caldera se apaga y enciende constantemente: el piloto se apaga o el panel parpadea

Si la caldera es de nueva generación, esta se bloquea cuando no recibe gas en el cuerpo de quemadores produciendo un parpadeo en el panel frontal de la caldera.  Si la caldera es antigua, veremos que la llama del piloto de testigo se apaga al demandarle que produzca agua caliente, por tanto en ambos casos hay que revisar la llave del gas y verificar que tenga electricidad el enchufe que conecta la caldera a la tensión de 230v (sin esta energía aunque residual, no funciona nada).

Los otros parpadeos de panel normalmente son por averías recurrentes y por mal diseño del circuito de la instalación de calefacción, las calderas “perse” no son problemáticas si cumplen los mínimos estándares de calidad CE. Cada fabricante edita una lista de posibles averías por numeración o signos y esto nos facilita encontrar o identificar el posible error fácilmente.

Siempre que sea persistente y no retorne la caldera a modo de funcionamiento normal una vez rearmado el bloqueo, es momento de avisar a un técnico acreditado para que nos revise e inspeccione la avería.

Bloqueo de la salida de humos y del tubo de condensados 

Es básico que un Instalador profesional acreditado efectúe la instalación de una caldera y genere la documentación para su legalización y posteriores inspecciones legales, además de ejecutar obligatoriamente las pruebas pertinentes que indica el RITE (reglamento de instalaciones térmicas en edificios). Esto se debe a que hay un componente de seguridad, sobre todo en la combustión de gas y la evacuación del CO2, ya que con una incorrecta instalación, los gases pueden verse revocados hacia el interior si los conductos no son los acordes en tamaño, medidas y salida hacia el exterior, por negligencia o mal diseño del técnico-montador. En el mejor de los casos se bloquearía la caldera pero en el peor, se intoxicaría el aire de la habitación donde se encuentre instalada la caldera, si es de cámara abierta todavía (cuya instalación está hoy prohibida).

Puede ocurrir también otro caso: si la caldera es de nueva generación y tiene una tubería de condensado que transporta el agua ácida, causada por el gas residual, lejos de la caldera. En algunos casos, esta tubería sale por un desagüe al exterior y corre el riesgo de congelarse durante los meses de invierno. En este caso, se bloquea la caldera también dejando sin servicio la instalación. Por tanto, es aconsejable calorifugar y proteger con aislamiento térmico esa tubería para avanzarse y evitar esa posible avería pasiva. 

Problema con el termostato

Los termostatos están calibrados para ejecutar ordenes desde el comedor o sala de estar, donde normalmente se instalan, hacia a la caldera encendiendo y apagando la calefacción cuando se supone que debería hacerlo.

Si notamos una alteración de temperatura, vale la pena hacer un par de verificaciones de sentido común, ya que a veces se puede pasar por alto fácilmente. Comprobar que está configurado correctamente, es decir, la hora y el día si es digital, tensión a 230v o tenga cargadas las baterías de las pilas; siempre es posible que se hayan agotado o una avería no alimente la corriente del aparato.

Hay que tener en cuenta que cada grado más o menos de temperatura es un gasto o ahorro directo de nuestra factura de gas, las temperaturas aconsejables para calefacción por los estándares de confort y salud son entre 18 y 21 grados en invierno y por tener en cuenta otro dato, se aconseja entre 23 a 26 grados en verano.

Un termostato encendiéndose continuamente cuando no es necesario es un mal instrumento que no ejecuta su uso natural de regular los excesos o defectos de temperatura. 

Sin presión de agua en la caldera

Si la presión de la caldera cae por debajo de 1, hay que revisar el manómetro. Es aconsejable revisar periodicamente el medidor de presión incorporado en la caldera. Todas las calderas incorporan uno analógico o digital en una zona visible (normalmente en su parte baja). 

Si la caldera se queda sin presión, ésta se bloquea automáticamente. Puede haber problema en el circuito de la calefacción central y no funciona correctamente. Puede estar sucediendo que tengamos una fuga de agua en el sistema por rotura o desgaste de alguna llave, detentor, tapón, purgador o manguito de unión que necesiten ser reemplazados.

Es posible que el agua caliente en todos los grifos de casa sea la adecuada, pero en uno en concreto, tenga problemas y apague la caldera aportando agua fría, por motivo del filtro o el aireador que estén obstruidos, es importante localizarlo regularmente si no queremos posibles paros y marchas con un gran gasto de agua, ya que sin una presión mínima la caldera no arranca su encendido, pudiendo aportar si es de nueva generación la micro acumulación que mantiene caliente pero no genera de nueva por baja presión de demanda. Desmontando el grifo y limpiando el filtro de arenillas o restos se termina el problema inicialmente.

Si la suciedad está incrustada hay que limpiar las piezas con una mezcla de vinagre con agua, deja a remojo un rato y limpia con un cepillito. En el caso del agua de la ducha sin presión, puede deberse a la suciedad que se acumula en la alcachofa.

Desde Caloryfrio.com recomendamos contactar con un instalador de calefacción acreditado para revisar tu caldera.

La caldera hace ruido de agua: golpes de ariete y ruidos en la salida de la caldera

El sistema de funcionamiento de un circuito de agua mediante el movimiento de agua constantemente entre la caldera y los emisores puede provocar golpes de arietes y ruidos por el aire que acompaña al agua dentro de las tuberías, es una causa común, puede ser que la presión del agua sea demasiado baja o que se esté calentando y dilate los materiales a su paso por el circuito de la casa o espacios por los que transcurre el recorrido hasta cada emisor. 

La bomba de circulación, particularmente en sistemas más antiguos, puede causar también ruido por desgaste y ser la responsable de ruidos.

Se puede averiguar el tipo de problema que tiene la caldera en función del tipo de ruido que está haciendo. En este sentido un técnico con experiencia y formación suficiente aportará la opción de mejora más oportuna, ya que es un tema usual y hay múltiples soluciones, qua afectan a diseño, materiales y el propio uso de la instalación. 

Los radiadores no se calientan

En el caso de que algunos de los radiadores no se estén calentando, podría ser debido a una acumulación de residuos o aire en el sistema. Si solo se calienta la parte inferior del radiador, entonces se tiene que purgar el radiador que esté frío. En este enlace, te explicamos cómo purgar los radiadores correctamente.

Hay que mirar que los radiadores estén un poco inclinados hacia el purgador, es decir el punto más alto, una vez que estén todos así, poner la caldera a 2,5 bares en marcha, cerrando los radiadores que, si calientan por su llave de paso y detentor y purgar el que no calentaba, sacando el aire, a no ser que tenga la instalación una bolsa de aire muy grande y la puede arrastrar, cuando baje la presión, volver a meterle agua y cuando acabe dejarla entre 1 o 1,5 bars.

Si con estas operaciones sigue estando frio hay que ponerse en manos de un instalador acreditado y que revise las conducciones del agua entre la cadera y el emisor de calor, ya que puede padecer una obstrucción oculta. 

Revisiones periódicas y mantenimiento

Para mantener y garantizar una perfecta conservación de la caldera, tenemos que hacer una revisión periódica anualmente. Con este modelo preventivo, el técnico revisa aquellas piezas que, por su uso y utilización continua, tienden estadísticamente a fatigarse antes que otras y por tanto a producir una avería mayor si no sustituimos o mantenemos.

Existen modelos de mantenimiento con las empresas SAT de las mismas marcas, así como técnicos instaladores especializados y acreditados ambos en acometer estos trabajos en plena garantía, ambos aplican modelos de tarifa plana, por visitas, y otras modalidades.

Una causa de mala praxis es dejar al margen esta tarea y que causa un fallo que puede desencadenar en la necesidad de sustitución completa del equipo, dado que económicamente es desaconsejable su reparación ante propuestas de nuevas calderas más eficientes y con amortización de su coste por el bajo consumo energético de gas.

Por tanto, siempre es más rentable mantener que reparar por causa de avería grave y casi in extremis  cuando es máxima temporada de uso (invierno) o inoportunamente sin previsión económica.

 
Modificado por última vez enMartes, 29 Marzo 2022 12:17

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

Curso de suelo radiante de agua para calefacción y climatización, impartido por Salvador Escoda

Curso de tuberías y sistemas de unión de agua, de Salvador Escoda

INIDENS, De Dietrich lanza su nueva caldera mural de gas de condensación

UPONOR ayuda a proyectar climatización invisible en los proyectos inmobiliarios - 20 años innovando

Suelo radiante y climatización Invisible de Uponor en pavimentos de madera - 20 años innovando

Curso sobre accesorios de calefacción de Salvador Escoda

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes