Logotipo Caloryfrio
Menu

Siber presenta dos novedosas alternativas para mejorar la regulación de los caudales de ventilación

Siber ventilación inteligenteSiber, empresa especializada en ventilación inteligente de edificios, revoluciona su red de conductos de ventilación de su sistema estrella Siber® Pure Air con dos novedades, únicas en el mercado, para una mayor calidad del aire y una instalación mucho más sencilla en pequeños edificios comerciales y residenciales.

Se trata del REGULAIR y del Regulador de Caudal mediante palanca. El primero destaca por ser un dispositivo integrado para medir y ajustar el flujo de aire de ventilación mecánica que utiliza, como método de medición de turbina mecánica, una válvula inteligente ajustable totalmente innovadora y patentada.

“La gran apuesta de Siber es regular el caudal de distribución de aire a través de dos sistemas completamente innovadores: mediante una válvula inteligente o una palanca. El objetivo es permitir que los instaladores ajusten en cualquier punto el caudal correcto a pesar de los cambios que se produzcan en la vida cotidiana de los habitantes de la vivienda y obtener el aire más limpio posible”, declara Santiago Pascual, director comercial de Siber.

Recordemos que los reguladores de caudal tienen la misión de establecer la tasa de flujo de aire requerida por cada recorrido del conducto colocándose directamente en las conexiones de la caja de distribución.

REGULAIR ajusta en cualquier punto el caudal correcto independientemente de las pérdidas de carga del propio conducto

La gran novedad de REGULAIR es su diseño que le permite ajustarse en cualquier punto al caudal correcto independientemente de las pérdidas de carga del propio conducto. Esta solución está formada por una turbina de medición, una lanceta de color y una escala graduada obtenida en el cuerpo transparente para la lectura inmediata del caudal en m3/h. 

REGULAIR ha sido específicamente diseñado para sistemas de ventilación mecánica controlada y entre sus ventajas destacan su medidor de flujo de turbina de aire para conductos DN75 con una incertidumbre de medición inferior al 10% y en cumplimiento con la norma EN 12599: 2012. 

Por otra parte, tiene pérdidas de carga inferiores a 1 Pa con un caudal de 30 m3/h y una escala graduada de 0 a 40 mc / hy con válvula de mariposa de control de flujo integrada. Finalmente, está equipado con clips de fijación rápida. 

Se instala de forma sencilla a lo largo del conducto de ventilación para leer de manera casi inmediata el flujo de aire y facilitar el ajuste y el balanceo de la red de ventilación. Evita así las pérdidas de carga ocasionadas por los conductos cómo sucede en el caso de la regulación por anillas.

Válvula inteligente

REGULAIR se convierte en una solución de ventilación inteligente gracias a su válvula de control ajustable con un destornillador y 4 clips de fijación que permiten un ajuste firme a lo largo del conducto corrugado.

La misión de esta válvula inteligente, colocada aguas debajo de la turbina para no interferir con la medición, es actuar directamente sobre el caudal hasta obtener el valor correcto. 

Regulador de caudal mediante palanca

El segundo lanzamiento de Siber es el regulador de caudal mediante palanca. Esta importante novedad ayuda a establecer la tasa de flujo de aire requerida por cada recorrido del conducto al colocarse directamente en las conexiones de la caja de distribución. Desde allí se puede conectar a todos los tipos de conductos utilizando sus adaptadores de caja de distribución.

Lo más importante es que el caudal de aire se puede controlar fácilmente con la palanca y está diseñado para todos los tipos de conductos.

Como todas las soluciones de Siber, tanto el REGULAIR como el Regulador de Caudal controlado con palanca, cumplen con los requisitos de la norma EN 12599: 2012 “Ventilación para edificios. Procedimientos de prueba y métodos de medición para el control de los sistemas de ventilación y aire acondicionado”.

Finalmente, todos los sistemas de ventilación mecánica con recuperador de calor de Siber consisten en expulsar el aire contaminado del interior del edificio –que contiene sustancias nocivas como CO2, compuestos químicos o alérgenos- y a su vez filtrar el que accede desde el exterior, eliminando sus elementos tóxicos, causados, por ejemplo, por la contaminación atmosférica.
 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes