Rehabilitación energética de viviendas. Informe de WWF

fachada edificio para rehabilitaciónLa organización internacional WWF, World Wildlife Fund for Nature o “Fondo Mundial para la Naturaleza, ha publicado recientemente un informe elaborado por las consultoras GEA21 y CC60, sobre la importancia de la rehabilitación energética de las viviendas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y contribuir al cambio climático.

Además, en un país como España, en el que durante años el sector de la edificación ha estado volcado en la construcción de nuevas viviendas con las consabidas consecuencias para la economía de nuestro país, se hace más necesario si cabe el apostar por la rehabilitación energética del parque de viviendas como eje fundamental de desarrollo del propio sector.

Por todas estas razones, y ante la necesidad de promover la transición energética, desde WWF España que se quiere poner de manifiesto la oportunidad de rehabilitar energéticamente los edificios residenciales para reducir el consumo energético y por tanto las emisiones de gases contaminantes (el residencial produce al año el 66% de las emisiones del sector de la edificación), pero también por el vínculo existente entre la mejora de la habitabilidad de las viviendas y la calidad de vida de las personas.

Situación de partida

Como punto de partida, el informe hace hincapié en una serie de factores determinantes en cuanto a salud, vivienda y cambio climático.

Además de ser uno de los países europeos más afectados por el cambio climático, España es un país que dispone de un parque residencial en su mayoría obsoleto en cuando a la calidad constructiva y la eficiencia energética.

Un 75% de las 18 millones de viviendas principales fueron construidas entre 1960 y 2007, lo que significa que no cumplen con ninguna regulación sobre eficiencia energética en los edificios (1961-1979) o bien cumplen con unos niveles de eficiencia y habitabilidad muy bajos en comparación con los estándares de confort actuales.

Este hecho y su correlación con la imposibilidad de casi 3,3 millones de hogares de mantener la temperatura de confort en invierno y de 4,5 millones en verano por razones socioeconómicas, nos lleva a unas condiciones de vida de mayor vulnerabilidad frente a las condiciones climáticas, algo que se agravará según avanza el impacto del cambio climático en nuestro país.

Además, la población española está cada vez más envejecida. En 2015 el porcentaje de la población de más de 65 años era de 16,5% del total, mientras que para el 2029 éste porcentaje alcanzará el 25% de la población total del país y en algunas provincias superará al 30%.

Así, para la organización WWF es evidente que la mejora de la habitabilidad a través de la rehabilitación energética de las viviendas puede ser el factor determinante que mejore el confort térmico de las viviendas con el consiguiente impacto, no solo en la salud de los ciudadanos sino también contribuyendo a la reducción del impacto ambiental de los edificios y a la mitigación del cambio climático.

Europa ya es consciente de esta necesidad y desde hace años se está apostando por políticas energéticas encaminadas a la mejora de la eficiencia energética de los edificios.

De hecho, la Directiva 2012/27/UE, relativa a eficiencia energética de edificios, refuerza el compromiso que los países miembros en relación al establecimiento de una estrategia de rehabilitación a largo plazo que además se concretaba con concretaba en la obligatoriedad de construir edificios de energía casi nula a partir de 31 de diciembre de 2020 (2018 para edificios públicos).

Situación en España

En el informe de WWF se calcula que en 2015 el parque de viviendas en España ascendía a unas 25.200.000 unidades, incluyendo viviendas principales, secundarias y vacías.

Además, se tiene en cuenta la antigüedad de este parque de viviendas como factor determinante en el comportamiento de las mismas en relación a su habitabilidad y en cuanto a su comportamiento energético.

En el caso de España, y según revela el documento, la aproximación al comportamiento energético de las viviendas de forma general se realiza en función del periodo en el que fueron construidas debido a las normativas vigentes y materiales disponibles en cada momento.

De esa manera, se puede establecer que las viviendas construidas antes de 1980, en general, tienen un peor comportamiento energético en el sentido de que la envolvente no tiene las limitaciones normativas que fueron obligatorias desde 1980 con la aprobación de la Norma Básica de la Edificación sobre Condiciones Térmicas.

A partir de esta fecha, la normativa técnica ha obligado a incrementar la calidad de envolvente para reducir la demanda energética.

En España aproximadamente el 50% de las viviendas principales fueron construidas antes de 1980, lo que supone más de 9 millones, distribuidas por todo el territorio y concentradas en su mayor parte, en las grandes zonas urbanas.

Actualmente, las tasas de rehabilitación en España siguen siendo muy bajas con respecto al total de viviendas. Hace tan solo unos meses, en declaraciones a Caloryfrio.com, Georgios Tragopoulos, técnico de Eficiencia Energética y Movilidad de WWF, en España, afirmaba que “”con una tasa anual de rehabilitación energética integral menor de 0,5% del parque existente estamos muy lejos de objetivos como la tasa anual del 2% que se propone en la “Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España””.

El pasado mes de julio, el Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, anunciaba el inicio de la tramitación del Real Decreto por el que se aprobará el nuevo Plan Vivienda 2018-2021, con el fin de que esté listo para entrar en vigor en enero de 2018.

En dicho Plan, el propio ministerio destaca como prioridades las ayudas al alquiler, la rehabilitación y la regeneración urbanas con el objetivo de llevar a cabo una política urbanística encaminada a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y en especial, la de aquellos con menores recursos.

En este sentido, el informe publicado por WWF concluye considerando que la rehabilitación debe ser parte del nuevo modelo de desarrollo que debemos construir y reclama a las distintas administraciones, universidades, centros de investigación y empresas su implicación en este proyecto.

Descarga del informe completo a través de este enlace:


 

Modificado por última vez enMartes, 26 Septiembre 2017 09:58
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes