Impacto de los refrigerantes en el medio ambiente: pasado, presente y futuro

impacto refrigerantes medio ambienteDesde la década de los años 70, aunque a regañadientes, la conciencia sobre los problemas medioambientales ha ido creciendo. Esta conciencia ambiental ha chocado durante muchos años con los intereses económicos y de producción, ya que las empresas han visto durante muchos años este tipo de medidas ambientales como trabas para el desarrollo. Pero con el tiempo, la conciencia ambiental ha ido arraigando en la sociedad, y la sostenibilidad se está convirtiendo poco a poco en uno de los pilares del propio mercado. Y esta tendencia también llegó en su día a los refrigerantes, y sigue presente hoy en día.

Refrigerantes y medio ambiente

La mayoría de los refrigerantes han sido conocidos por ser nocivos para el medio ambiente, ya sea porque contribuyen al calentamiento global o porque aceleran la destrucción de la capa de ozono. El 16 de septiembre del año 1987 tuvo lugar el Protocolo de Montreal, en el cual se prohibía el uso de los gases que utilizaban compuestos CFC a partir del año 2010. Gracias a esto, los refrigerantes actuales apenas afectan a la capa de ozono, pero siguen siendo muy nocivos para el calentamiento global, potenciando el efecto invernadero. Por ello están apareciendo nuevas normativas de cara a regular este tipo de refrigerantes, como la normativa F-Gas.

Efecto sobre la capa de ozono: ODP

Antes de la prohibición de los CFCs en el protocolo de Montreal, este tipo de compuestos estaban creando un agujero en la capa de ozono. Esta es una capa ubicada en la estratosfera que absorbe entre el 97 y el 99% de la radiación solar de alta frecuencia. Los compuestos CFC, en contacto con la luz ultravioleta, se disocian liberando radicales de cloro que reaccionan con las moléculas de ozono, deshaciéndolas. Este fenómeno estaba causando un gran agujero en la gran barrera protectora de la Tierra, permitiendo que la radiación ultravioleta dañina para las personas accediera hasta la superficie terrestre. Gracias a las prohibiciones de los CFC del protocolo de Montreal, los niveles de ozono ya se están recuperando.

El indicador ODP de los gases refrigerantes hace referencia a su poder de destrucción de la capa de ozono. El valor de este indicador es siempre una comparación con el refrigerante R-11, que tiene un valor de 1.0. Por suerte, la mayoría de refrigerantes de hoy en día tienen un ODP igual a cero, o con un valor mínimo.

Efecto invernadero y calentamiento global: PCA o GWP

Con los CFCs retirados del mercado, y el problema del agujero encaminado hacia su solución, el mercado de los refrigerantes se enfrenta en la actualidad a su siguiente reto medioambiental. El efecto invernadero es un fenómeno producido por una serie de gases que se acumulan en la atmósfera, y que causan que una parte de la radiación que emite la tierra sea reflejada de nuevo hacia la superficie del planeta. Este efecto está derivando en un aumento de las temperaturas de la superficie terrestre, conocido como calentamiento global. Y, por último, este aumento de las temperaturas está afectando a la climatología de la tierra, causando un cambio en el clima cuyos efectos podrían ser la desertización, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos o el aumento del nivel del mar.

Los gases refrigerantes utilizan el PCA (Potencial de Calentamiento Atmosférico), o GWP en inglés, para controlar cómo de nocivo es el refrigerante para el calentamiento global. El indicador se basa en lo nocivo que es el CO2 para este fenómeno, al que se le otorga un PCA de 1.0. Esto es un dato importante, ya que actualmente existen gases refrigerantes con PCAs superiores a 1500, es decir, 1500 veces más perjudiciales para el calentamiento global que el CO2.

Emisiones globales de refrigerantes

Según muestra un estudio de la Umwelt Bundes Amt, respaldado por la Agencia Federal del Medio Ambiente alemana, las emisiones de gases fluorados de los refrigerantes podrían haber llegado a 4 GT equivalentes de CO2 para el año 2050. Explicado de otra forma, si en el año 2004 los gases fluorados eran responsables del 1,3% del calentamiento global, para el año 2050 su contribución podría haber ascendido al 7,9%. Por ello, la legislación al respecto sirve para frenar este aumento progresivo y para convertir los refrigerantes en sostenibles. De hecho, en el siguiente gráfico del mismo estudio se puede observar el importante aumento previsto de los gases HFC de cara al futuro:

Gráfico aumento emisiones 2050

Para hacernos una idea también de las pérdidas reales de los circuitos de refrigeración, se van a exponer datos referentes a las pérdidas por recargas y recuperación de gas de los refrigerantes R-410A, R-134a y R-407-C, utilizados en aire acondicionado. Estos datos se expresan para los casos más favorables y los más desfavorables:

  • Ratio anual de fugas: entre un 0,5% y un 5%.
  • Ratio de recargas: entre un 0% y un 2,5%
  • Ratio de recuperación de la carga: entre un 70% y un 30%

Refrigerantes alternativos y naturales

Para finalizar, hay que mencionar que, gracias al reglamento F-Gas, se está prohibiendo el uso de los refrigerantes de mayor PCA. Esto está trayendo consigo un importante movimiento del mercado en busca de gases alternativos o sustitutos que mantengan el mercado competitivo y seguro, mientras también se preocupan por la eficiencia energética y la sostenibilidad. Una opción que también cobra fuerza dentro de los refrigerantes alternativos son los naturales, gases biodegradables presentes en la naturaleza.
 

 
Modificado por última vez enMartes, 13 Noviembre 2018 11:22
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes