Can Tanca, un referente mundial en edificación sostenible con certificación Passivhaus Premium

vivienda-can-tanca-ibiza

Can Tanca es una vivienda unifamiliar situada en el interior de isla de Ibiza, construida conforme la tradición arquitectónica ibicenca y que además de autoabastecerse de electricidad también se encuentra desconectada de la red de agua. Con todo ello, Can Tanca se ha convertido en el primer edificio en España con certificación Passivhaus Premium lo que le otorga la máxima calificación en cuanto a eficiencia energética y la convierte en un referente a nivel mundial en cuanto a edificación sostenible.

Un diseño de máxima eficiencia energética

Can Tanca, la casa de estilo ibicenco, desconectada de la red eléctrica y de agua, dispone de una instalación solar fotovoltaica sobre la cubierta y cuenta también con una pérgola que hace las funciones de aparcamiento y sobre la que se asientan doce placas fotovoltaicas que permiten, entre otras cosas, cargar vehículos eléctricos.

De cara a garantizar el suministro de electricidad ininterrumpido, la vivienda dispone de un sistema de acumulación capaz de abastecer a la vivienda incluso en los días poco soleados. Además, Can Tanca también está dotada de tecnología inteligente para automatizar y regular el gasto energético en función de las necesidades de cada momento. Adicionalmente, la vivienda carece de conexiones, o pozo de agua, y se autoabastece de agua mediante un sistema de recogida y tratamiento de aguas pluviales.

can-tanca-ibiza

Con respecto a su diseño, la casa cuenta con 210 m2 de superficie, distribuidos en tres volúmenes diferenciados y una pérgola exterior. Se distribuye en sala de estar, comedor y cocina en un solo espacio, tres dormitorios, dos baños, un estudio, distribuidor y sala técnica.

A través de diversas técnicas y sistemas constructivos, la empresa Terravita, ha conseguido que la edificación requiera niveles de demanda energética mínimos. Con la instalación de aislamiento de fibra de madera en su estructura, en la cubierta y la fachada, la reducción de puentes térmicos y la colocación de ventanas de doble y triple acristalamiento se consiguió un alto nivel de hermeticidad en la envolvente con un nivel de infiltraciones de aire muy bajo: 0,24 ren/h a 50 Pa, menos de la mitad del límite que exige el estándar Passivhaus de 0,6 ren/h (una vivienda convencional de nueva construcción en España tiene- típicamente- un nivel de infiltraciones superior a 10 ren/h a 50 Pa).

En verano, las persianas exteriores y la vegetación la protegerán del calor. La ventilación natural nocturna, permitirá mantener la casa fresca. Para la climatización, cuando sea necesaria, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperación de calor entálpica, una batería de frío y 14 m2 de techo refrescante. El sistema para la climatización de la vivienda elegido fue la aerotermia, un sistema de energía renovable que además proporciona agua caliente sanitaria.

Sobre el Certificado Passivhaus Premium

Passivhaus es un estándar de construcción de edificios energéticamente eficientes, con un elevado confort interior y económicamente asequibles. ES decir, no se trata de una marca comercial sino de un concepto de construcción internacional basado en un procedimiento exhaustivo en el desarrollo y ejecución de cualquier proyecto arquitectónico, cualquier estilo de construcción e incluso cualquier material utilizado con el fin de alcanzar los niveles deseados de eficiencia energética y consumo energético casi nulo.

Otorgado por el Passivhaus Institut de Alemania, es el certificado internacional más exigente en eficiencia energética. Las construcciones diseñadas bajo el estándar Passivhaus se caracterizan por necesitar una demanda de energía muy baja, que se acerca a la autosuficiencia energética. Este estándar no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específicos sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo un buen factor de forma, que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etc.

Así, los cinco principios básicos del estándar Passivhaus son:

  • Excelente aislamiento térmico; las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica y siempre se deberá tener en cuenta las condiciones climáticas del lugar en el que esté ubicada la vivienda con el fin de optimizar el espesor del aislamiento térmico.
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones: consideradas el punto débil de la envolvente, se debe cuidar su ubicación durante la fase de diseño y su correcta colocación durante la obra, utilizando carpinterías de baja transmitancia térmica y ventanas de doble o triple vidrio rellenas de un gas inerte.
  • Ausencia de puentes térmicos; la transmisión de energía no sólo se da en los elementos generales como paredes o techos, sino que también se da en las esquinas, ejes, juntas, etc. siendo fundamental la construcción sin puentes térmicos.
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor; las personas y los electrodomésticos generan calor, éste es reaprovechado por el sistema de ventilación, al precalentar el aire limpio entrante antes de expulsar el aire viciado.
  • Estanqueidad al aire; en un edificio Passivhaus, la envolvente es lo más estanca posible logrando una eficiencia elevada del sistema de ventilación mecánica. Esto se logra cuidando al máximo la ejecución de las juntas durante la construcción.

Desde mayo de 2015, el Passivhaus Institut estableció nuevos criterios energéticos de certificación Passivhaus adaptados a la Directiva Europea de edificios de consumo de energía casi nulo.

Surgieron así, tres categorías diferentes que introdujeron nuevos conceptos de demanda de energía primaria renovable (EPR) y de generación de energía primaria renovable (EPR).

El actual estándar Passivhaus se estructura en tres categorías según los resultados obtenidos en el proceso de certificación: Clásico, Plus y Premium, etiqueta que ha logrado la vivienda de Ibiza, porque conjuga ambos asepctos: por un lado, su demanda de energía primaria renovable está por debajo de los 30 kwh/m2 al año (el Passivhaus Plus requeriría no superar los 45 kwh/m2 y el Clásico los 60 kwh/m2) y por otro lado, la vivienda se autoabastece con energía renovable siendo capaz de generar una cantidad superior a los 120 kwh/m2, el doble de la requerida por las otras dos categorías.

Clásico requiere no superar la cifra de 60 y el Plus de 45). También porque la propia vivienda se abastece con energía renovable, que es capaz de generar en una cantidad superior a los 120 Kwh/m2 (el doble de la requerida por las otras dos categorías). Actualmente solo hay tres edificios Passivhaus Premiun en el mundo.

En la actualidad, las viviendas que cuentan con la calificación de Passivhaus Premium no llegan a la decena en todo el mundo y curiosamente, dos de ellas se encuentran ubicadas en las Islas Baleares.

Fuentes: Energiehaus, Terravita, Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP)


 

 
Modificado por última vez enJueves, 04 Mayo 2017 10:54
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes