Congreso Amascal 2018

Congreso Amascal 2018

La asociación AMASCAL, Asociac...

Prev Next

El 3º Congreso de Instaladores de Aislamiento apuesta por la homologación profesional

Congreso AislaUna de las patas sobre las que se sustenta la eficiencia energética es el aislamiento térmico. Un edificio de consumo energético casi nulo (EECN) cuenta necesariamente con sistemas de aislamiento adecuados que le permitan ahorrar energía y hacer un mejor uso de esta. Y cuando hablamos de aislamiento, no solo importan los materiales. De nada sirve que los productos utilizados cumplan todos los requisitos técnicos y posean las certificaciones pertinentes si no se instalan correctamente. De ahí que el papel de los instaladores de aislamiento sea fundamental en el actual panorama energético.

Para debatir acerca de esa labor y de los retos a los que se enfrentan hoy en día, la asociación profesional AISLA reunió a instaladores, fabricantes, distribuidores e instituciones en el 3º Congreso de Instaladores de Aislamiento, que tuvo lugar este jueves 12 de abril en Madrid. La entidad, que agrupa a instaladores de aislamiento térmico, acústico, impermeabilidad y protección pasiva contra incendios en edificación, organiza este encuentro cada dos años, haciéndolo coincidir con su asamblea general.

Novedades del CTE

Abrió el congreso el coordinador de la Unidad de Edificación Sostenible del Ministerio de Fomento, Luis Vega, para hablar de las modificaciones que incluirá el Código Técnico de la Edificación (CTE) tras la actualización del Documento Básico de Ahorro de Energía y de Protección frente al Radón, prevista para antes de septiembre de este año. Unos cambios con los que, según Vega, se pretende “reducir el consumo de energía primaria de manera sensible, así como las emisiones de CO2, intentando que los edificios sean robustos, es decir, que no tengan problemas de pobreza energética”.

Una de las principales novedades es que, tras la actualización, el CTE va a establecer que el 50 por ciento de la energía consumida, tanto en climatización como en agua caliente sanitaria, proceda de renovables. Ese porcentaje no tendrá que venir necesariamente de energía fotovoltaica en exclusiva.

En el nuevo desarrollo no se discrimina entre vivienda colectiva y unifamiliar, lo que implica que van a crecer “de manera muy significativa” las exigencias en materia de eficiencia energética para las viviendas unifamiliares, en palabras de Vega. Con todo esto, se espera una reducción del consumo energético en edificios de viviendas del 38 por ciento.

Aislamiento frente al radón

El representante del Ministerio de Fomento se refirió también a las obligaciones que va a incluir el CTE en relación a la protección frente al radón. El radón es un gas cancerígeno que se genera de forma natural en el suelo, especialmente en las zonas graníticas. A partir de este año, todos los edificios de nueva construcción, así como aquellos que se reformen o rehabiliten, deberán incorporar sistemas que eviten que el gas se concentre en exceso en el área habitable.

Las medidas que se están proponiendo son instalar membranas impermeabilizantes al radón entre los espacios habitables y el terreno y, en algunos casos más graves, colocar ventilación entre el terreno y la membrana impermeabilizante. Esta normativa, por tanto, crea una nueva exigencia que supone una oportunidad de negocio para los instaladores de aislamiento, tal y como subrayó Álvaro Pimentel, secretario general de AISLA.

La cualificación profesional

La siguiente ponencia corrió a cargo del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL), del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. AISLA invitó a Ignacio Pérez de Mier, jefe del área de Investigación Metodológica y Articulación del Sistema Nacional de Cualificaciones, y a Juan Luis Somavilla, coordinador metodológico de la Familia Profesional de Edificación y Obra Civil.

Ambos comentaron que la idea de crear una cualificación profesional para el instalador de aislamiento se la transmitió precisamente la asociación hace un año, que les convenció de que “no solo era algo necesario, sino imprescindible”, explicó Somavilla.

Una cualificación profesional es el documento que sirve de referencia para todo el sistema de formación profesional en España. En ella, por un lado, se describen las competencias que deben tener los trabajadores que se dediquen a esa actividad y, por el otro, la formación que han de recibir para poder realizarlas.

En esa fase de definición de las competencias, el INCUAL pidió la colaboración del sector, representado por los asistentes al evento, para elaborar el grupo de trabajo con el que se iniciará el proceso de creación de la cualificación. Esta podría estar aprobada dentro de un año y medio o dos y permitiría conceder acreditaciones a los profesionales de esta actividad y reducir así el intrusismo.

El control de la puesta en obra

El último en intervenir fue el secretario general de la Asociación de Empresas de Control de Calidad y Control Técnico Independientes (AECCTI), Santiago Parras, quien se refirió al control de la puesta en obra del aislamiento.

El ponente destacó que en la mayoría de las comunidades autónomas españolas (Madrid y Cataluña entre ellas, donde se certifica el mayor número de EECN) no se exige el control externo de la calidad de las instalaciones. “La Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) está incompleta sin los organismos de control técnico que permitan normalizar los riesgos de la edificación y hacer viable la suscripción de las pólizas de seguro”, aseguró Parras.

El secretario general de AECCTI manifestó su absoluto convencimiento de que esos seguros fomentarían el cumplimiento y expulsarían del mercado a las empresas que no lo hicieran. Para el secretario general de AECCTI, solo es posible cambiar los malos hábitos del sector con mayor control. “La cualificación redundará en una menor necesidad de control y, por tanto, en menor riesgo”, concluyó.

El instalador homologado

El congreso finalizó con un coloquio centrado en la homologación del instalador de aislamiento. AISLA lleva un año trabajando para lograr crear esta figura, acorde con su misión de mejorar la formación, competitividad y profesionalidad de este colectivo. Se trata de un sello profesional que acreditará que los instaladores de aislamiento térmico, acústico, de impermeabilización y de protección pasiva contra incendios cumplen determinados requisitos formativos, legales y de calidad que garantizan las prestaciones finales del aislamiento y aseguran la eficiencia energética del edificio.

En palabras del secretario general de la asociación: “Esta homologación mejorará la confianza y la valoración del cliente, lo que nos permitirá distinguirnos en el mercado y, en última instancia, conseguir el respaldo de la Administración”.

Cerró el encuentro el presidente de AISLA, Michel Zugadi, quien junto a Pimentel, subrayó la importancia del asociacionismo para dar visibilidad a los profesionales, tanto ante la Administración como ante el consumidor final.

Más información:

aisla logotipo

www.aisla.org
 

Modificado por última vez enViernes, 13 Abril 2018 12:32
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes