La Norma UNE 100030 de prevención y control de la legionela cumple su objetivo

Dos años después de su revisión, la Norma UNE 100030 de prevención y control de la legionela ha hecho frente a muchos de los retos a los que se enfrentaba, en especial en lo relativo al incremento de la seguridad socio-sanitaria y el ahorro de costes. El Grupo de Refrigeración Evaporativa de AEFYT colaboró en la actualización de la Norma, que logró ajustar sus especificaciones técnicas a las necesidades del mercado.

En 2017 se aprobó la revisión de la Norma Une 100030 de prevención y control de la proliferación y diseminación de Legionella en instalaciones, con el consenso del sector. La norma requería una actualización que permitiera adaptarla a los avances técnicos experimentados por los equipos de refrigeración evaporativa y, sobre todo, que extendiera las medidas de control a todo tipo de instalaciones susceptibles de albergar la bacteria, ofreciendo una clasificación completa.

Dos años después es el momento de hacer balance y comprobar si esta revisión ha cubierto las necesidades del sector en todos aquellos campos en los que se introdujeron mejoras: medidas de prevención, clasificación de los equipos y protocolos de actuación. Los objetivos pasaban, en todo momento, por el incremento de la seguridad y la agilización de los procesos.

Necesidad de un nuevo marco de prevención y control de la Legionella

La UNE 100030 de prevención y control de la proliferación y diseminación de Legionella en instalaciones demandaba una revisión que permitiera su actualización y adaptación a la realidad del mercado, con nuevos retos y necesidades.

Tras varios años de borradores de modificación del Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, que no llegaron a tomar forma, se pudo complementar la legislación vigente en materia de prevención y control de la legionelosis con esta norma publicada el 12 de abril de 2017.

El Grupo de Fabricantes de Equipos de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT (Asociación Española del Frío y sus Tecnologías) colaboró en la revisión de la Norma, con objeto de introducir los aspectos necesarios para ajustarla a las necesidades del mercado. La norma, más completa y exhaustiva, en la medida que contempla todos los aspectos relacionados con la prevención y control –desde el diseño y explotación del equipo, pasando por la solvencia técnica y la formación, hasta las revisiones y desinfecciones-, obtuvo el consenso del sector.

La participación de AEFYT permitió introducir en el texto definitivo muchas de las sugerencias que se apuntaban desde el Grupo, mereciendo especial mención el trabajo desarrollado a fin de promover la detección precisa y fiable de los niveles de Legionella a través de las muestras y la exhaustividad en la clasificación de los equipos de riesgo.

Los elementos más destacados que se han incorporado han sido:

  • Definición del Plan de Prevención y control de la diseminación de la bacteria en las instalaciones.
  • Tomas de muestras y análisis de la Legionella: toma y transporte de muestras, ensayos microbiológicos y fisioquímicos, métodos alternativos al cultivo para la diseminación de la legionella, generación de informes.
  • Inclusión de nuevas instalaciones de riesgo, de modo que, en la actualidad, la Norma contempla: agua fría de consumo (AFC), agua caliente sanitaria (ACS), torres de refrigeración y condensadores evaporativos, humidificadores, centrales humidificadores y enfriadores evaporativos, agua climatizada con agitación constante (SPA´S y bañeras hidromasaje), fuentes ornamentales y riego urbano por aspersión, nebulizadores y otras (por ejemplo, lavado de vehículos).
  • Nuevos protocolos de actuación y desinfección.
  • Definición de los requisitos del personal titular de la instalación: adecuada formación en mantenimiento, solvencia técnica, etcétera.

La norma dos años después: principales logros

Dos años después de su revisión, la Norma UNE 100030 no solo ha demostrado que su reforma era necesaria para ajustarse a los avances técnicos registrados en los equipos de enfriamiento evaporativo –torres de refrigeración y condensadores-, sino que resultaba prioritaria a fin de avanzar en la clasificación de los equipos de riesgo y en la previsión de los protocolos de detección de la bacteria.

Los principales retos a los que se ha conseguido dar respuesta pasan por:

  • Nuevos campos de investigación:la revisión permitió ampliar las instalaciones contempladas. Como consecuencia, las inspecciones llevadas a cabo por las autoridades sanitarias, así como las investigaciones de carácter ambiental y epidemiológico realizadas con motivo de la detección de brotes de legionela, se han extendido a todos estos equipos, abriéndose nuevos campos en lo que a la investigación de los factores condicionantes y epidemiológicos que provocan dichos casos se refiere.
  • Incremento de la seguridad:la reforma de la Norma incidió sobre todo en aspectos directamente relacionados con la prevención, detección y actuación frente a la legionela, acciones que, en su conjunto, han redundado en un incremento de la seguridad. En la actualidad la Norma cuenta con una clasificación exhaustiva, más allá de la clásica división entre equipos de alto o bajo riesgo, carente de rigor científico, habiéndose incorporado, por una parte, instalaciones que, en los últimos años, han sido causantes de diferentes brotes y, por otra, incluyéndose por primera vez como equipos susceptibles al control los humidificadores utilizados en bares y terrazas. Todas estas medidas aportan mayor seguridad a los ciudadanos y alejan a las torres del inmerecido punto de mira en que siempre se las ha situado cuando, en realidad, gracias al compromiso de los profesionales se ha incrementado la seguridad, no habiéndose registrados brotes vinculados a estos equipos durante los últimos tres años.
  • Mejora de los protocolos de actuación: con la actualización de la Norma se insistió en todo lo relativo a la toma y transporte de muestras, ensayos microbiológicos y fisioquímicos, métodos alternativos al cultivo para la detección y cuantificación de la legionela en las muestras, y la generación de informes. Las técnicas rápidas de detección de la legionela han permitido obtener los datos con gran inmediatez -apenas dos horas- y actuar en consecuencia. De este modo, es posible discernir rápidamente entre la necesidad de realizar la limpieza y desinfección de las instalaciones cuando sean potencialmente peligrosas, o por el contrario, evitar gran cantidad de intervenciones protocolarias e innecesarias cuando no lo sean, alargándose así la vida de los equipos, evitándose la clausura de la torre y limitándose el vertido de ingentes cantidades de productos químicos contaminantes. En resumen, se ha incrementado la seguridad socio-sanitaria y se han reducido los gastos, al poder iniciarse los tratamientos desinfectantes con mayor rapidez.
  • Eliminación de la obligatoriedad de establecer una distancia mínima entre el lugar en el que se ubican los equipos y los seres humanos, a cambio del desarrollo de instalaciones más completas, dotadas de separadores de gotas, que incrementan la seguridad.
  • Reforma de los niveles de legionela mínimos: los niveles de legionela para comenzar a realizar acciones se sitúan ahora en 1.000 UFC/l, frente a las 100 UFC/l de la anterior norma, un nivel muy común en cualquier acumulación de agua, que obligaba a hacer muchas actuaciones innecesarias. Esta medida es positiva ya que permite realizar actuaciones justificadas cuando se produce un incremento anormal de la presencia de bacterias en el equipo.

Artículo realizado por:
ACI
https://www.aefyt.es/

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes

¿Quieres recibir nuestro boletín de actualidad y contenido exclusivo para tí?

Suscríbete a nuestros boletines

Y recibe en tu email toda la actualidad del sector.

Por favor, indica tu nombre

Entrada no válida

Entrada no válida

Por favor, selecciona un país

Entrada no válida

Especifica un email válido

Debes aceptar la política de privacidad

Entrada no válida

¿Quieres recibir nuestro boletín de actualidad y contenido exclusivo para tí?