Logotipo Caloryfrio
Menu
Nueva tarifa de Mitsubishi Heavy Industries 2020

Nueva tarifa de Mitsubishi Heavy Industries 2020

Mitsubishi Heavy Industries, marca ja...

Soluciones de eficiencia energética de Orkli

Soluciones de eficiencia energética de Orkli

Si preguntáramos a un ni&ntild...

Paneles para aislamiento térmico y acústico de cubiertas ventiladas ISOVENT® de Isosystem

Paneles para aislamiento térmico y acústico de cubiertas ven…

Isosystem, líder italiano en aislamiento...

Prev Next

Sistemas de ventilación con recuperación de calor para viviendas

Ventilación-imagen

La ventilación en viviendas tiene como objetivo fundamental, garantizar la calidad del aire interior. Si además dicha ventilación incorpora mecanismos para garantizar un consumo responsable de la energía, entonces se cumple el doble objetivo de ahorrar en consumo energético garantizando a la vez el confort del usuario.

La normativa técnica que regula a la calidad del aire interior en viviendas considera dos tipos de ventilación:

  • Ventilación híbrida
  • Ventilación totalmente mecánica

No contempla la ventilación natural para viviendas, aunque sí lo hace para almacenes de residuos, trasteros y garajes. El Código Técnico de la Edificación (CTE), a través de su Documento Básico de Salubridad, en su sección HS3, deja fuera de su ámbito de aplicación a todo uso diferente del residencial privado y es el RITE (RD 1027/2007 de 20 de julio) en su lugar, el que establece las exigencias básicas para estos usos. El HS3 incluye las exigencias para la verificación de la calidad del aire interior en viviendas, almacenes de residuos, trasteros y garajes de edificios de uso residencial privado y como mucho en aparcamientos en edificios de otros usos.

Cómo se produce la ventilación en el interior de la vivienda para la renovación del aire

En lo que respecta a la ventilación en viviendas, el CTE propone un sistema de ventilación en el que el aire circula de los locales secos a los húmedos. Es decir, el aire exterior entra a través de aberturas de admisión, en los locales secos. Esto hace referencia a comedores, dormitorios y salas de estar. De los locales secos y a través de aberturas de paso el aire circula hasta los locales húmedos, baños, aseos y cocina. En estos últimos el aire es extraído por las aberturas de extracción, de forma siempre mecánica hacia el exterior. No obstante aquí se podría hacer una matización. Existe la posibilidad de contemplar la extracción natural cuando hay tiro, es decir, cuando se da el caudal requerido por diseño. Sólo cuando este caudal es insuficiente, el equipo motor se activa y el funcionamiento en este caso es totalmente mecánico. Este es el caso de un extractor estático-mecánico que facilita el tiro del aire extraído por locales húmedos hacia la cubierta del edificio donde se instala. Una solución habitual en sistemas centralizados de ventilación en edificios plurifamiliares.

Para el cumplimiento de las exigencias normativas las aberturas de admisión deben de comunicar directamente con el exterior y se deben de dimensionar con arreglo al caudal de ventilación exigido. Un caudal cuyo valor dependerá del número de dormitorios y que se calcula en función de la tabla 2.1 Caudales mínimos para ventilación de caudal constante en locales habitables.

Caudales mínimos para ventilación

Si la admisión de aire desde el exterior se produce de forma natural, hablamos de ventilación híbrida. En cambio, si la admisión se produce de forma mecánica, entonces la ventilación es totalmente mecánica. La diferencia entre uno y otro sistema consiste en que en el primer caso, sólo se conduce el aire de extracción (ventilación de simple flujo) mientras que en el segundo, el aire se conduce desde que entra hasta que sale de la vivienda (ventilación de doble flujo).

En los sistemas de simple flujo, la instalación se puede diseñar para que el caudal de extracción sea o bien constante o bien variable mediante bocas de extracción hidroregulables. En este último caso el caudal extraído dependerá de la humedad relativa ambiental en cada momento. La ventaja de este sistema consiste en que el caudal se adapta al nivel de actividad en el interior de la vivienda. Con este gesto se consigue aumentar la eficiencia energética del sistema con un ahorro potencial de consumo energético de hasta el 60% según la zona climática donde se localice el edificio. Ambos sistemas son de aplicación en edificios plurifamiliares con sistemas centralizados y en viviendas unifamiliares con sistemas individuales.

Otras estrategias para la mejora de la eficiencia energética consisten en la instalación de un recuperador de calor o un intercambiador geotérmico para reducir el consumo energético asociado a la climatización de los espacios interiores. En ambos casos el aire de admisión es pre-tratado consiguiendo reducir la demanda energética tanto en invierno como en verano.

Sistema de ventilación mecánica con recuperador de calor

En un sistema de ventilación mecánica (VMC) de doble flujo mientras un ventilador introduce el aire exterior en la vivienda, otro ventilador se encarga de empujarlo hacia el exterior para garantizar la renovación del aire interior. Si además se añade un recuperador de calor al sistema, esto significa que el calor contenido en el aire que se expulsa, se intercambia con el aire exterior nuevo que entra desde fuera, para su aprovechamiento.

Se puede decir que el recuperador de calor permite pre-tratar la temperatura del aire que entra, para que el salto térmico entre el exterior y el interior no sea tan elevado, reduciendo así la potencia necesaria de los equipos mecánicos de apoyo para su climatización. Un sistema especialmente eficiente por ejemplo, en los meses más fríos, en los que interesa reducir las pérdidas energéticas de calor para reducir la demanda de calefacción. En verano en cambio puede actuar para refrigerar el aire que entra más caliente, o cuando las condiciones exteriores son favorables, dejar entrar el aire directamente sin pre-tratar a través de un by-pass. Es lo que se conoce como ventilación nocturna o free-cooling.

La eficiencia energética de un recuperador de calor puede alcanzar el 90%, ahorrando así hasta un 50% de la energía asociada a la calefacción de la vivienda. Con una instalación de este tipo, las cargas internas se aprovechan para tratar el aire que entra. Un mecanismo especialmente eficiente en viviendas con una envolvente térmica muy aislada desde el punto de vista térmico, pero también muy hermética respecto de cualquier filtración de aire no deseada. Es lo que popularmente se conoce como viviendas pasivas construidas en relación a un estándar de construcción con criterios de la más alta eficiencia energética. Viviendas que incluso, la cantidad que requieren para acondicionar sus espacios es tan reducida, que se puede cubrir con una pequeña estufa. 

Conclusión

La normativa por un lado y el mercado, a través de estándares de construcción de alta eficiencia energética, por otro, establecen unos parámetros de diseño cada vez más exigentes que dan respuesta a las necesidades actuales. No hay que olvidar que el usuario busca la calidad construida y exige el ahorro energético sin renunciar al confort. Un concepto muy amplio que incluye también la calidad óptima del aire que se respira, la higiene, la reducción de contaminantes, la protección frente al ruido y cualquier otro parámetro que afecte a la salud de las personas.

Modificado por última vez enViernes, 27 Marzo 2020 11:06
volver arriba

Ventilación forzada de doble flujo EVO de Siber

La ventilación forzada para combatir la polución en las ciudades

Rehabilitación energética: conceptos clave - Entrevista a Oscar Del Rio (Knauf Insulation)

Consejos para aislamiento de fachada ventilada, SATE o morteros - Tabiraterm

Jaga Climate Designers: filosofía sostenible, climatización renovable y ventilación eficiente

Morteros autonivelantes de anhidrita para suelo radiante ANHIVEL

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes