Cómo reducir el gasto en calefacción central

radiador-para-calefaccion-central

Recientemente, FENERCOM (Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid) ha publicado en su página web la Guía para reducir el gasto en calefacción central manteniendo el confort, una publicación dirigida principalmente a los administradores de fincas y comunidades de propietarios con calefacción central, que estén interesados en realizar las reformas necesarias para gestionar su gasto energético  en calefacción a través de una serie de actuaciones dirigidas a maximizar el ahorro energético.

En España, y según datos de la OCU, existen alrededor de 1,7 millones de hogares españoles con calefacción central que deberán modificar sus instalaciones para poder contabilizar el consumo de calefacción de forma individual en el caso de que finalmente, se realice la transposición de la Directiva Europea de eficiencia energética en su totalidad, y se incluya la parte que hasta el momento ha quedado fuera y que afecta a la contabilización de consumos.

La Guía editada por FENERCOM, incluye información detallada acerca de los diferentes sistemas de calefacción central existentes así como de los sistemas disponibles para la determinación del consumo individual y global en función del tipo de red de distribución del sistema de calefacción ya que, será determinante para elegir la solución más adecuada.

Tal y como explica la Guía, existen principalmente dos sistemas de obtención de los datos de consumo para repartir los costes entre los usuarios: los contadores de energía térmica y los repartidores de costes. El primero de ellos mide realmente la energía que consume el sistema de calefacción de cada usuario, y el segundo estima la energía que emite el radiador sobre el que está montado. La utilización de uno u otro sistema dependerá, como ya hemos dicho, del tipo de red de distribución del sistema de calefacción que puede ser de dos tipos: calefacción central con distribución en anillo y calefacción central con distribución por columnas.

Calefacción central con distribución en anillo

En este sistema de calefacción central, el más habitual de los dos, las tuberías generales de distribución están dispuestas por plantas y en cada vivienda existe un circuito de calefacción independiente que conecta todos los radiadores, y a su vez está conectado con la general del edificio. Es decir, el agua entra en la vivienda, pasa por todos los radiadores y vuelve a incorporarse al circuito de retorno a la caldera.

La medición del consumo, en este caso, se realiza mediante un contador de energía que es necesario instalar en el circuito. Estos contadores, miden las temperaturas de entrada y de retorno y mediante un cabezal electrónico integran caudal y temperaturas dando como resultado la cantidad de calefacción (medida en kWh) consumida por la vivienda en un periodo de tiempo determinado.

grafico-sistema-calefaccion-anillo

Calefacción central con distribución por columnas

En los sistemas de calefacción central con distribución por columnas, las tuberías generales de distribución están configuradas por columnas verticales, que de abajo a arriba conectan los radiadores del edificio sin existir unión entre los distintos radiadores de cada vivienda. Es decir, el radiador de una estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente.

El consumo, en este caso, se obtiene con los repartidores de costes instalados en cada radiador, estimando así la cantidad de energía emitida por cada radiador ya que el uso de contadores individuales, en este caso, no es viable técnicamente.

grafico-sistemas-calefaccion-columnas

Además de lo anteriormente señalado, la Guía explica que desde 1984, en todos los edificios con varios usuarios, ya sean edificios existentes o de nueva construcción que dispongan de producción centralizada de agua caliente sanitaria (ACS), es obligatorio el uso de contadores individuales de ACS que permitan repartir los gastos de producción entre los diferentes usuarios en función del consumo individual. 

Otras medidas de ahorro

El gasto en calefacción, en la factura energética de una comunidad de propietarios, puede suponer hasta el 60% del total por lo que cualquier medida encaminada a reducir este gasto tiene un impacto importante. Algunas de estas medias adicionales serían:

  • Cambio de combustible y de caldera; el hecho de sustituir el gasóleo por el gas natural e instalar calderas de condensación redundaría en un mayor rendimiento y un menor consumo (entre el 20 y el 25%). Estas medidas unidas a la instalación en los radiadores de sistemas de regulación y de reparto de costes, supondrían importantes ventajas, no sólo a nivel económico y de confort, sino también técnico y medioambiental.
  • De forma complementaria, la Guía muestra la importancia de disponer de un sistema de control de la sala de calderas que permita optimizar el consumo de energía al disponer de datos de evolución de las temperaturas exteriores, funcionamiento de cada circuito, datos de presión, etc. En este sentido, las ventajas que aporta la telegestión por parte de las empresas de mantenimiento son importantes para evitar interrupciones o cortes de suministro.
  • Y por último, la mejora de la envolvente, bien mediante el refuerzo del aislamiento de la fachada, bien mediante la sustitución de las ventanas, podrá incrementar el ahorro energético. A través de la envolvente se producen fugas de calor en invierno y exceso de aportación solar en verano, que es necesario compensar gastando energía en calefacción o en aire acondicionado.

Fuente: FENERCOM: "Guía para reducir el gasto en calefacción central manteniendo el confort"

 

Modificado por última vez enMartes, 16 Agosto 2016 12:54
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes