Acuerdo de Paris COP21. Implicaciones para el sector energético español y hoja de ruta hacia Marrakech

jornada-sector-energeticoLa Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, inauguró ayer, la Jornada “Acuerdo de París: implicaciones para el sector energético español y hoja de ruta hacia Marrakech”, organizada por el Club Español de la Energía con la colaboración de la Universidad Pontificia Comillas, y con el patrocinio de BP e Iberdrola.

 

En el acto de inauguración han participado también el Director de la Fundación Ramón Areces, Raimundo Pérez-Hernández y Torra, el Presidente del Club Español de la Energía, Pedro Miró Roig, y Luis Aires Dupré, Presidente de BP España.

A lo largo de la mañana, los asistentes tuvieron la oportunidad de escuchar a diversos ponentes de diferentes ámbitos, todos ellos grandes conocedores de la materia analizada, lo que ha permitido tener una visión multidisciplinar de las implicaciones del Acuerdo resultado de la COP21 de París y de cuáles van a ser los siguientes pasos de cara a la próxima cita en Marrakech.

COP21: Un nuevo camino en el ámbito de la gobernanza de los bienes públicos globales

Pedro Miró, presidente del Club Español de la Energía, agradeció al Ministerio la oportunidad dada, año tras año, al reunirse con Enerclub. Además, resaltó, entre otros aspectos, la importancia del Acuerdo alcanzado en París con el que se ha emprendido un “nuevo camino en el ámbito de la gobernanza de los bienes públicos globales”.

“Europa ha jugado un papel clave en la COP 21”, destacando además que Europa ha llegado donde está con un gran esfuerzo y sacrificio. “Hemos visto que puede haber pérdida de competitividad de determinados sectores cuando se actúa de forma unilateral”.

Con el Acuerdo de Paris ha quedado clara la voluntad de combatir el cambio climático por parte de los gobiernos, empresas y resto de actores, pero, como apuntó, Luis Aires, tenemos que ser realistas porque no será fácil. La demanda global va a crecer en torno al 33%, y solamente si reconocemos la magnitud de los desafíos podremos hacerles frente.

Isabel García Tejerina, comenzó su charla indicando que nos encontramos en un momento histórico para el cambio climático resaltando el papel desempeñado por Francia en la COP de París, pero también del Comisario Miguel Arias Cañete.

Los países firmantes del acuerdo abarcan el 98% de las emisiones mundiales, se ha conseguido un hito histórico. En París, los países se han comprometido a unos objetivos, que ahora hay que integrar en las políticas nacionales, adaptando la planificación a corto, medio y largo plazo.

La Ministra también hizo referencia al papel del sector energético, un aliado de primer orden en este camino hacia un modelo más sostenible, y que también tiene que integrar la variable climática en sus estrategias. Según García Tejerina, el Acuerdo no sólo trae consigo obligaciones, sino que el cambio conlleva además oportunidades.

Necesidad de un marco coherente de política climática, energética y económica

Tras la sesión inaugural, llegó la intervención de la Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui, que estuvo acompañada por Pedro Linares, Catedrático en la Universidad Pontificia Comillas.

Valvanera, apuntó algunas de las señales que muestran que el movimiento de lucha contra el cambio climático es imparable y la importancia de que la transición sea ordenada. El compromiso de trabajar hacia una economía baja en carbono ha sido unánime en París y se ha entendido que dicho compromiso tiene que ser compatible con el resto de prioridades nacionales, que son distintas en cada país.

Será de vital importancia que ahora los países trabajen en las políticas y medidas para cumplir con sus compromisos, y al proceso de valoración y revisión que tendrá lugar cada 5 años ya que lo que tenemos nos lleva a un escenario de +3ºC. A medida que se avance en tecnologías y financiación, se fijarán nuevos objetivos, nunca dando un paso atrás en la ambición.

El marco de transparencia y rendición de cuentas, es otro de los elementos fundamentales de todo el proceso. Al final de su intervención, la Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático, se centró en España, y en la necesidad de tener un marco coherente de políticas (climática, energética, económica) y de que se haga la citada transición ordenada.

Por su parte, Pedro Linares, indicó que el Acuerdo de París es el más ambicioso que se podía alcanzar: “Los mimbres no son malos, pero no debemos caer en el triunfalismo”, añadiendo que, bajo su punto de vista, es fundamental preguntarse en qué medida debemos confiar en el Acuerdo y en qué medida tenemos que seguir trabajando.

Para finalizar, en la primera de las mesas redondas se debatió acerca del importante papel que tienen las relaciones diplomáticas en el contexto de las negociaciones y la colaboración público-privada, y durante la segunda se puso de manifiesto, cómo los sistemas energéticos irán cambiando en virtud de la evolución de las diferentes tecnologías y la manera en la que se vayan implementando.

La Clausura de la Jornada, centrada en el camino hacia Marrakech, contó con las intervenciones de Carlos Sallé (Iberdrola), Cyril Loisel (Comisión Europea), Cyrille Rogeau (Embajada de Francia), Mohamed FadelBenyaich (Embajador de Marruecos en España) y José Bogas (Vicepresidente del Club Español de la Energía).

Sallé destacó, entre otros temas, la importancia de concretar el Fondo Verde para el Clima, con el objetivo de movilizar 100.000 millones anuales hasta 2020. Loisel, por su parte, habló, entre otros asuntos, de la Comunicación de la CE del pasado 2 de marzo, que analiza las implicaciones del Acuerdo con vistas a su ratificación en Nueva York el próximo 21 de abril.

Rogeau destacó que, como franceses, se encuentran orgullosos de su trabajo y la importancia ahora de materializar el Acuerdo; Mohamed FadelBenyaich subrayó, el compromiso de Marruecos y que el Comité Directivo de la COP 22, nombrado por S.M El Rey Mohamed VI, se encuentra ya trabajando y para cerrar la Jornada, Jose Bogas terminó enfatizando el éxito del Acuerdo de París, la importancia de las contribuciones presentadas (las denominadas INDCs) y sus implicaciones, como, por ejemplo, en los grandes flujos financieros.
 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes