El Parlamento Europeo simplifica la etiqueta energética de los electrodomésticos

Nueva etiqueta energética de los electrodomésticos con clasificación de la A a la GLa sesión plenaria del Parlamento Europeo celebrada el pasado 5 de julio aprobó la simplificación de la etiqueta energética para aquellos productos que consumen energía, volviendo a una clasificación más sencilla de la A a la G, desapareciendo las actuales A+, A++ y A+++.

La etiqueta energética del aire acondicionado, de calderas y termos, también se verá afectada por esta modificación. La mayoría de los aparatos que hay en el mercado cumplen las exigencias de la clase A impuestas en 2010, por lo que han proliferado subcategorías (A+, A++, A+++). Los eurodiputados creen que al imponer requisitos más estrictos se incentivará la mejora de la eficiencia.

Según la Comisión Europea, el nuevo sistema podría ahorrar 200 TWh (teravatios-hora) o 200.000 millones de KWh de energía, el equivalente al consumo energético anual de los países bálticos (Estonia + Letonia + Lituania).

El Parlamento pide la introducción de las nuevas etiquetas para los grupos de productos existentes en un plazo de entre 21 meses y 6 años (dependiendo del producto), para garantizar una escala de A a G homogénea. Los futuros reajustes del etiquetado tendrán que tener una validez de al menos diez años y deberán llevarse a cabo cuando el 25% de los productos en el mercado de la UE entren en la categoría A, o cuando el 50% sea clasificado en la A y B.

En el momento de introducir un reajuste en las etiquetas, la clase A quedará vacía (en grupos de productos en los que el progreso tecnológico es muy rápido se dejarán vacías las clases A y B), según el acuerdo de los eurodiputados.
Cuando en un grupo de productos no se permita la introducción de aparatos de la clase F y G, estas categorías aparecerán en la etiqueta en color gris, reservando la habitual escala de colores de verde a rojo para las categorías de A a E. El etiquetado deberá incluir, además de la clase, información sobre el consumo absoluto en kWh en un determinado periodo de tiempo.

Pruebas en condiciones reales

Los métodos de prueba y de impacto medioambiental, tanto para los fabricantes como para las autoridades de vigilancia del mercado, deberán replicar de la mejor manera posible las condiciones reales de uso de un producto determinado por parte de un consumidor medio, recalca el Parlamento.

Transparencia en beneficio de los consumidores

Los eurodiputados proponen establecer una base de datos de productos, compuesta por una página web, destinada a los consumidores, con información sobre cada producto, y una interfaz centrada en el “cumplimiento”, por ejemplo, una plataforma electrónica para apoyar el trabajo de la autoridad nacional de vigilancia de los mercados, disponible en el idioma del país.
La normativa de etiquetado sobre rendimiento energético se aplica a todos los electrodomésticos que tienen un efecto significativo, directo o indirecto en el consume energético, como los equipos de aire acondicionado, las calderas o los termos eléctricos.

Fuente: Parlamento Europeo

Modificado por última vez enViernes, 08 Julio 2016 10:01
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes