Tribuna de opinión: Esther Estevez, Directora de Amascal: "La velocidad del cambio".

esther-estevez

¿Alguien puede imaginar comprar un ordenador con el requerimiento de que vaya “lentito”, porque mientras se carga, podemos tomar un café? Realmente da risa solo pensarlo, todo lo queremos más rápido, especialmente si hablamos de tecnología, las conexiones, el intercambio de datos, las descargas de datos, la interconectividad, el correo electrónico.

Resulta por tanto, cuando menos curioso, que los cambios empresariales en muchos sectores no se afronten desde la velocidad que exigimos a los sistemas informáticos.

La tecnología ha puesto en jaque a numerosos sectores, que han tenido que reinventarse y adaptarse: el transporte de viajeros, las agencias de viajes, la comunicación y el marketing, el sector bancario, las editoriales y un largo etcétera.

¿Es nuestro sector inmune al avance de las nuevas tecnologías y a su velocidad de mejora? La respuesta es un no rotundo. No debemos seguir creyendo que nuestros clientes prefieran el sistema tradicional de compra de productos y materiales. Los canales de información se han modificado, todo el mundo utiliza Internet para trabajar y obtener información casi permanentemente, las posibilidades de compra se han multiplicado hasta hacerse casi infinitas. Podemos adquirir casi cualquier servicio o producto y disponer de él en menos de 24 horas, las instrucciones de uso, la composición del producto, la resolución de posibles problemas, etc, todo está en Internet.

Estamos por tanto de acuerdo en que estamos ante una nueva revolución industrial, que a diario avanza con enormes pasos y no parece tener límite. Nuestra asociación es plenamente consciente de que debemos cambiar el paso y aumentar la velocidad.

No es suficiente tener una web y un sistema de gestión más o menos adaptado, un inventario que funciona casi siempre, o que nuestros comerciales lleven tabletas de empresa, los actuales sistemas han incorporado la inteligencia y están muy avanzados en el proceso de autoaprendizaje.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole, así que desde esta tribuna AMASCAL os emplaza a marcar objetivos prioritarios en el área tecnológica en el más amplio sentido. La recompensa será enorme y a muy corto plazo.

Debemos dejar de ser analfabetos tecnológicos, si no queremos morir. Es un reto estimulante en el que no debemos dar nada por supuesto, abramos los ojos al aprendizaje, a la innovación, en definitiva, a un mundo sin fronteras con enormes posibilidades de crecimiento empresarial y desde luego, personal.
 

Modificado por última vez enMartes, 04 Octubre 2016 09:56
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes