Logotipo Caloryfrio
Menu
Lola González, Directora de ePower&Building: "La sostenibilidad es ya una premisa ineludible en la construcción"

Lola González, Directora de ePower&Building: "La so…

Ante la próxima celebración de la feria ...

¿Cómo pedir las ayudas europeas para rehabilitación de vivienda? Mapa de Subvenciones

¿Cómo pedir las ayudas europeas para rehabilitación de vivie…

Los fondos europeos Next Generation ha s...

Calidad del aire interior en hoteles y restaurantes

Calidad del aire interior en hoteles y restaurantes

¿Sabías que ningún criterio para dar est...

Aislamiento térmico para ahorrar en calefacción

Aislamiento térmico para ahorrar en calefacción

La crisis energética actual, con una esc...

Prev Next

Aislamiento térmico de paredes

aislamiento térmico de paredesSi estás pensado en realizar una obra para mejorar el aislamiento térmico en tu vivienda, seguramente estarás decidiendo qué sistema o método de aislamiento es el más adecuado. La realidad es que existen múltiples soluciones adaptadas a cada una de las necesidades de aislamiento que tengamos en nuestra vivienda.

Una de las reformas más comunes es la de aislar térmicamente las paredes por el interior, ya que es una instalación sencilla y rápida que te permite aislar térmicamente la vivienda desde el interior y que no requiere de grandes obras ni del permiso de la comunidad.

Si pudiéramos ver con una imagen térmica o termografía, la fachada de nuestra vivienda, podríamos detectar las zonas frías por las que el calor está fluyendo hacia el exterior. En viviendas con una antigüedad mayor a 20 años, es común encontrar grandes deficiencias y perdidas de calor a través de las fachadas y ventanas. La renovación del parque de viviendas existente, así como las ayudas para ello, son herramientas que minimizan estos puentes térmicos que generan las pérdidas, mejorando la eficiencia energética de los edificios.A continuación te contamos las ventajas de realizar una instalación para mejorar el aislamiento térmico interior de paredes en una vivienda.

Ejemplo de termografía y puentes térmicos

Ventajas del aislamiento térmico de paredes

Ahorro energético

En primer lugar, la inversión realizada para llevar a cabo este tipo de reforma en el hogar se amortiza gracias al ahorro energético que conlleva, reflejado en la reducción de las facturas.. El consumo de calefacción y/o aire acondicionado se reducen gracias a la instalación de aislamiento.

El aislamiento permite que el calor de la vivienda permanezca en el interior en invierno, manteniendo temperaturas constantes y evitando que el sistema de calefacción trabaje más de la cuente. En verano, en cambio, el aislamiento mantiene el calor fuera de la vivienda, haciendo que la temperatura fresca de la vivienda no se vea afectada por este exceso de calor exterior. Se calcula que puede llegar a reducirse el uso de los sistemas de climatización en un 50%, aunque es verdad que este coeficiente de ahorro puede variar dependiendo de factores como el sistema de climatización o el tipo de vivienda.

Confort térmico y salud

Realizar una obra de aislamiento permitirá conservar mejor la energía térmica generada, mejorando las condiciones de confort y habitabilidad. Mantener una temperatura constante en el interior sin variaciones significativas, evitará que los usuarios sufran esas variaciones y su salud no se resienta por los cambios de temperatura.

Es importante también saber que aislar una vivienda reduce los flujos de aire entre el exterior y el interior. Por ello, para mejorar la habitabilidad también es importante la ventilación. Si la vivienda no cuenta con una ventilación mecánica controlada, es importante realizar rutinasde ventilación no muy extensas para que la casa no pierda mucho calor en la renovación de aire.

Aislamiento térmico y acústico

El aislamiento térmico, por las características de los materiales aislantes que se utilizan habitualmente, tiene también propiedades de aislamiento acústico. Por lo tanto, acometer esta obra ayudará también a aislar la vivienda de los ruidos del exterior, mejorando notablemente el confort acústico en la vivienda.

Obra rápida

Normalmente, el aislamiento térmico de las paredes interiores de la vivienda es una obra relativamente sencilla y fácil de aplicar. Esto implica que el técnico o técnicos que realicen la instalación, la tendrán lista en unos dos días. También es importante recordar que no es necesario marcharse de la vivienda ya que por la duración o suciedad generada, es un procedimiento que apenas incomoda.

¿Qué materiales usar como aislantes térmicos en las paredes?

Los tipos de actuaciones varían de unas empresas a otras, pero normalmente se realiza un estudio previo para analizar el estado de la fachada, de las cámaras de aire y los puentes térmicos. Puede utilizarse la termografía como herramienta para detectar dichos puentes térmicos y saber por dónde nuestra fachada pierde calor. Tras esa fase de estudio previa, se determina qué tipo de método y material aislante es el que mejor se adapta a las necesidades de la vivienda. También hay empresas especializadas en diferentes métodos de aislamiento: instalación de paneles aislantes, inyección de aislantes (ecológicos o sintéticos) en las cámaras de aire de la fachada, anclados o fijados a la fachada por el interior… Combiene dejarnos asesorar por un instalador profesional para encontrar el sistema más adecuado.

Métodos de aislamiento térmico de paredes

Fibra de madera

La fibra de madera es un aislante a tener en cuenta también a la hora de diseñar la envolvente de un edificio. Por un lado, este material tiene un origen natural y sostenible, ganando cada vez más importancia en la transición sostenible que estamos viviendo. Y, por otro lado, el material cuenta también con buenas prestaciones térmicas y acústicas, que sumadas a una buena ejecución de la hermeticidad (otro factor fundamental), logaremos unas condiciones idóneas que impida pérdidas de calor innecesarias.

Tabiquería

Otros métodos para aislar por el interior es la fijación de paneles de lana mineral o de lana de vidrio, o los anteriormente descritos de fibra de madera. De esta manera se establece desde el interior una especie de capas que recubren y aíslan la fachada desde el interior de la vivienda.

La fibra de vidrio y la lana mineral son dos materiales con muchos usos y aplicaciones en el sector del aislamiento, que bien pueden usarse desde el interior o el exterior, y que confieren una especie de abrigo a las paredes por sus propiedades aislantes térmicas y acústicas.

Instalación de paneles aislantes

También para aislar térmicamente las paredes se suele recurrir a la instalación de paneles, fijados a la pared y recubiertos posteriormente con placas de yeso o con otro tipo de revestimiento. Los materiales pueden ser de tipo sintético: paneles de poliestireno expandido, pladur, o de tipo ecológico como el corcho. Lanas minerales o de vidrio también son una de las soluciones más extendidas.

Inyección de aislante

Si es posible, se suele ver el estado de las cámaras de aire de la fachada y en ese caso, recurrir a una inyección de aislante que rellene esos huecos que se crean en la fachada y por los que se escapa el calor/frío. Los técnicos especialistas inyectan el material elegido en el interior de la cámara de aire de las paredes. Para ello, se  taladra la pared y se realizan una serie de orificios separados cada 50 cm para poder insertar la pistola de inyección e ir rellenando la fachada desde el interior de la vivienda.

En esta caso, influye mucho el grosor de las cámaras de aire, cuánto más grandes sean éstas más cantidad de material aislante se rellenará en las cámaras y por tanto, aumentará el grado de aislamiento. Al inyectarse el aislante térmico en la fachada, ésta se rellena y conserva mejor el calor/frio dentro de la vivienda, evitando que se escape y pierda la energía generada.

Los materiales en este caso también varían. Elegiremos normalmente entre aislantes de tipo ecológico o sintético. Los materiales aislantes que más se suelen utilizar en este tipo de actuaciones son espumas de poliuretano, de poliestireno extruido, el corcho triturado o la celulosa.

Reforzar el aislamiento de un edificio es una tarea que mejora la eficiencia energética, y que puede traducirse en un ahorro energético de entre un 30% y un 80%. 

Mejorar la hermeticidad y aislar la vivienda es positivo para evitar pérdidas energéticas, pero, tal y como se ha comentado, no debemos olvidarnos de que la vivienda necesita ventilación. Por esto, muchas veces cuando se mejora la estanqueidad de una vivienda se instala también ventilación forzada o ventilación mecánica, porque de esta forma se evitan pérdidas al abrir ventanas, y se evita también que el aire del interior no se renueve.

 
Modificado por última vez enLunes, 14 Febrero 2022 12:40

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

El mercado de la construcción | Situación actual y retos 2023

Impermeabilización de cubiertas: sistemas, materiales y características | PODCAST

Aislamiento para tabiquería interior ONDUTHERM® WALL de Onduline ¡Más eficiente y resistente!

UPONOR Soluciones sostenibles para la edificación

DAIKIN en la vivienda sostenible: Purificación, climatización, ventilación y aerotermia

Tecnología InCare de URSA que mejora la calidad del aire interior

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes