Logotipo Caloryfrio
Menu

Autoconsumo colectivo: los costes y la rentabilidad de las instalaciones, entre sus principales obstáculos

Autoconsumo colectivo en una azotea con placas solaresEl interés que despierta el sector fotovoltaico en nuestro país ha quedado patente durante la celebración de VI Foro Solar organizado por Unef en Madrid. El evento ha congregado durante dos días a más de 700 asistentes. Todo un récord de participación que le convierte en cita de referencia del sector. La Ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, destacó durante su intervención en el acto de apertura, “la madurez y creciente competitividad económica de la tecnología fotovoltaica”, de la que dijo “estar preparada para asumir el liderazgo de la transición energética”.

El autoconsumo solar centró la atención de algunas de las mesas de debate, una tecnología que, gracias a la nueva regulación, “permite a ciudadanos, empresas e instituciones participar activamente en la transición energética de nuestro país, al mismo tiempo que reducen su gasto energético”, señaló Jorge Barredo, presidente de Unef. A pesar de los avances conseguidos, indicó Barredo, “aún queda mucho por hacer”. En este sentido, señaló como pendiente “la finalización de la regulación de detalle de la compensación de excedentes y del autoconsumo colectivo, la regulación de la conexión a red para facilitar los trámites de las instalaciones de autoconsumo y, en especial, de aquellas sin excedentes”.

Precisamente, el autoconsumo colectivo fue uno de los temas de debate en el día de ayer. Se trata de un tipo de autoconsumo que permite que varios consumidores estén asociados a la misma instalación de generación, abriendo así la puerta a que las comunidades de propietarios y polígonos industriales compartan paneles solares, extendiendo el ámbito del autoconsumo. 

La modalidad más sencilla de autoconsumo colectivo es la de una instalación que cubra las necesidades energéticas de las zonas comunes de un edificio (iluminación de escaleras, rellanos, portales, garajes, trasteros, funcionamiento del ascensor, piscinas, etc). En este caso, se trata de una instalación básica y la titularidad corresponde a la comunidad de propietarios, única usuaria de la instalación.

Jorge Morales, Director de Geoatlanter, animó a las comunidades de propietarios a apostar por el autoconsumo colectivo. Durante su intervención en la mesa de debate moderada por el periodista de la Cadena Ser, Eladio Meizoso, Morales señaló que, a día de hoy, “tenemos una planificación mucho más favorable en autoconsumo que la que teníamos antes y, por tanto, se pueden hacer más cosas”. 

"Las comunidades de propietarios tienen “un tesoro” porque disponen de una cubierta con la que van a poder ahorrar en el recibo de la luz”

El ponente afirmó que las comunidades de propietarios tienen “un tesoro” porque disponen de una cubierta con la que van a poder ahorrar en el recibo de la luz”, de ahí que señalara que la gran ventaja del autoconsumo compartido son los costes: “Es más barato hacer una sola instalación compartida con todos los vecinos que el hecho de que cada vecino se reserve una parte del tejado; entre otras cosas, porque seguramente sería un desorden enorme”. 

Una de las cuestiones que más preocupa a las comunidades de vecinos a la hora de decidirse por una instalación de estas características es su coste. La inversión dependerá de los metros cuadrados que tenga la cubierta pero, en líneas generales, a nivel doméstico, “hablamos de un desembolso de unos 5.000 euros por cabeza”, manifestó Morales. La ventaja de todo esto, añadió, es que los propietarios “no tienen por qué desembolsar el importe, ya que hay muchas empresas del sector, como Geoatlanter, que financian la instalación”.

Una vez que se conocen los costes, otra de las cuestiones que también se plantean los propietarios es la rentabilidad, un parámetro que dependerá del uso y del perfil de los consumidores: “No es lo mismo que en la comunidad haya muchos jubilados que pasen la mañana en casa a que esté habitada por personas trabajadoras que salen a primera hora de la mañana y vuelven a última de la tarde”, especificó Morales. 

"Por cada 5.000 euros invertidos se pueden ahorrar unos 500 euros, con la tranquilidad de que la instalación tiene un periodo de duración de entre 20 y 30 años”

En este sentido, señaló, “podemos hablar de rentabilidades en torno al 10%, es decir, que por cada 5.000 euros invertidos se pueden ahorrar unos 500 euros, con la tranquilidad de que la instalación tiene un periodo de duración de entre 20 y 30 años”. El objetivo, afirmó Morales, “es maximizar el autoabastecimiento, es decir, que la mayor parte de la energía producida por esa instalación se consuma dentro de la comunidad, porque si bien es cierto que los excedentes se empiezan a retribuir, siempre van a tener un valor menor que el autoabastecimiento”. 

En el caso del autoconsumo a nivel industrial, Javier Vivanco, Director de Operaciones de Praxia Energy, explicó que existe un interés creciente por este tipo de autoconsumo, “pero más a nivel individual por lo que supone de ahorro para las empresas; no así, de momento, por el colectivo”. La excepción reside en el sector agrícola, sobre todo en las comunidades de regantes, que sí están apostando más por este tipo de autoconsumo. 

Gran potencial y apoyo de las administraciones


Momento del VI Foro Solar organizado por UNEFLa presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, Isabel Bajo Martínez, explicó durante su intervención el alto potencial de la Comunidad de Madrid en fotovoltaica. A este respecto, cifró en 13.000 las hectáreas de posibles tejados para instalar fotovoltaica, de las que entre 6.000 y 7.000 hectáreas serían energéticamente viables. 

La ponente señaló que el nivel de concienciación en todo lo referente a sostenibilidad ha crecido entre la población “y esto está favoreciendo la implementación de este tipo de instalaciones”. Sin embargo, hay cosas que limar. Además de salvar el escollo de la inversión, “que siempre está ahí”, uno de los principales problemas se centra en la toma de acuerdos en las comunidades de propietarios. “Aprobar la implementación de placas fotovoltaicas en cubierta requiere el acuerdo de un tercio de propietarios que represente un tercio de cuotas y, tal y como está la Ley de Propiedad Horizontal, es bastante complicado, de ahí que sea necesario modificar esta Ley”. “Dicho acuerdo –añadió- se tiene que tomar en la propia junta de la comunidad y, una vez aprobado, solo implica a los propietarios que han aceptado”. 

Isabel González Cuenca, Jefa del Servicio de Energía del Gobierno de Andalucía, señaló que esta Comunidad Autónoma lleva mucho tiempo apostando por el autoconsumo, “incluso cuando la normativa era menos favorable, con una estrategia diseñada y que hemos tenido que modificar en los dos últimos años para facilitar los trámites”, en especial de las instalaciones pequeñas (menos de 100 kW). 

Con el objetivo de facilitar la comunicación y el conocimiento, la comunidad andaluza cuenta con una Mesa para el Fomento del Autoconsumo, formada por tres grupos de trabajo: “uno de tramitación para simplificar y aclarar, uno de formación destinado a instaladores y otro de comunicación dirigido a la ciudadanía”. También se ha creado un cuarto grupo de trabajo para implicar a Ayuntamientos y entidades locales. 

La ponente destacó el alto potencial del autoconsumo para instalaciones colectivas en esta región, tanto a nivel residencial como industrial. Y al igual que en otras regiones, como la Comunidad de Madrid, Andalucía también ha puesto en marcha una serie de incentivos (cuyos fondos se han agotado) para instalaciones de autoconsumo, una de las cuales está destinada al autoconsumo compartido, diseñada específicamente para Ayuntamientos. 

El problema de los excedentes


Uno de los mecanismos que introduce la nueva normativa que regula las condiciones del autoconsumo es el mecanismo de compensación simplificada, que permitirá a los consumidores reducir su factura eléctrica, compensando sus excedentes de la energía producida y no autoconsumida. 

Según Jorge Morales, “esto sí supone una barrera en el caso de las comunidades de propietarios, porque cuando les explicas que más de la mitad de la energía no se va a consumir en el edificio, la gente empieza a temblar”. Lo que va a ocurrir, explicó en detalle, es que en la factura de la luz “a cada propietario se le compensarán sus excedentes, pero la compensación simplificada tiene un límite económico. Ninguna de las facturas mensuales puede exceder la valoración de esos excedentes de lo que es la compra de la energía deficitaria, de ahí que la cuestión clave sea tener un buen diseño de la instalación para que los excedentes no sean muy grandes”. 

Morales señalo que existe una tercera vía “que está anunciada pero no desarrollada”, que es la compensación dinámica. Esto permitiría intercambiar la energía, es decir, que el propietario pueda ceder la energía que no ha consumido al vecino y vicerversa.
 

Más información sobre UNEF y Foro Solar en:
UNEF
www.unef.es

Modificado por última vez enMartes, 29 Octubre 2019 09:08
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes